La fiscal federal Paloma Ochoa pidió investigar el accionar del Gobierno cuando dejó subir el dólar por encima de los $60 el día posterior a las PASO, como forma de aleccionar al electorado. 

El mismo 12 de agosto quedó claro para muchos que la acción había sido deliberada: el Banco Central se abstuvo de intervenir en el mercado, los bancos públicos y bancos cercanos a Macri salieron a vender el dólar incluso a $65, con la intención de promover la corrida cambiaria; se pautó una conferencia de prensa para las 15:30, o sea, cuando la jornada bancaria ya hubiera terminado, y Macri usó ese espacio para culpar a los votantes por la fuerte devaluación de la moneda. A los pocos días se supo a través de Martín Redrado que fuentes del Banco Central efectivamente afirmaban off the record que hubo una órden desde la Casa Rosada para dejar subir sin control al dólar. Un hecho gravísimo que empobreció aún más a los argentinos, con una finalidad puramente de venganza y de tinte especulativo electoral.

La denuncia en sede judicial fue realizada el 16 de agosto y ratificada el 29 del mismo mes por Fernando Miguez, titular de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático. En la misma, se acusa al gobierno nacional de instrumentar un «plan sistémico para afectar al servicio financiero argentino», se sostiene que el BCRA actuó de forma «anormal, extraño e inusual», para así permitir «que la divisa subiera hasta un techo insospechado». También recoge las declaraciones del ex presidente del Banco Central: «Martin Redrado aseguró hoy que el presidente Mauricio Macri ordenó no frenar el aumento del dólar del último lunes, cuando la cotización tocó los $57,30 y empezó una escalada hasta llegar a los $62 el miércoles. Según declaró Redrado en Mitre, el presidente dijo `que el dólar se vaya a donde se tenga que ir y que los argentinos aprendan a votar’».

Otra irregularidad denunciada es el haber incumplido con la Carta Orgánica del BCRA, toda vez que «el banco no estará sujeto a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo nacional».

La investigación puede terminar complicando tanto a Mauricio Macri como al presidente de la institución financiera de marras, Guido Sandleris y a quien fuera el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El caso quedó radicado en el juzgado federal 12, actualmente a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral, quien deberá decidir si hace lugar al pedido de investigación de la fiscal, si bien ha trascendido a la prensa que se estarían preparando oficios que serán enviados al BCRA, a la Comisión Nacional de Valores y a la Jefatura de Gabinete.

La corrida cambiaria sin control hizo que el dólar pasara en un día de $46 a $60. Una devaluación de alrededor del 30% que empobreció a la inmensa mayoría de los argentinos. No a todos: Macri y buena parte de su gabinete tienen sus ahorros en dólares y en el exterior.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat