El diputado Facundo Suárez Lastra fue entrevistado en el programa “MÁS QUE PALABRAS” por FM 88.9 donde se refirió a su proyecto.

Es una pena que una región tan vital como el AMBA, donde hay tanta hiperconectividad, tanta identidad socio económica, y circulación, no tenga quién la piense, no tenga un ámbito de reflexión, de planificación, que asigne los recursos más racionalmente, que ordene mejor el gasto.

Hablé sobre este proyecto con Diego Valenzuela. Es una persona que está muy consustanciada con este proyecto porque ha trabajado, antes de ser intendente, en el tema de la organización del AMBA. 

La idea es una agencia metropolitana que se ocupe de los temas regionales y que tengamos algo parecido a lo que hay en Barcelona, San Pablo, Santiago de Chile, Berlín, Nueva York, París, es decir, las ciudades grandes del mundo que son metrópolis que unifican municipios, todas tienen una gobernanza y nosotros no la tenemos. 

La agencia sería un consejo de planeamiento de políticas, con recursos y participación de la Ciudad, la Nación y la Provincia y dentro de la Provincia, de los Municipios. Las funciones tienen que ver con lo sanitario. 

Es ridículo que el sistema subterráneo no cruce la General Paz. Eso lo miran los planificadores de transporte del mundo y les parece ridículo. 

Estamos proponiendo una lógica de buen gobierno para tener buenas políticas metropolitanas. Creemos que este es un buen momento porque la gente está viendo la dimensión metropolitana en esta pandemia y nos pareció que es un buen momento para despertar la atención.

Hay universidades del Gran Buenos Aires que tienen muchos trabajos sobre esto, que participan de estos criterios y que podrían acercarles a los diputados del Frente de Todos proyectos parecidos a este. Tenemos los brazos y cabezas abiertos para trabajar en forma conjunta con toda la representación política del Gran Buenos Aires y lograr un proyecto que salga y que se necesita. 

Para gobernar bien la región metropolitana se requiere que haya otra cabeza, que sea inteligente, que ponga buenos recursos, que no sea una superestructura onerosa, que sea una cosa chica, firme, inteligente, con vigor, que permita desandar políticas públicas, inversiones y ordenar las prioridades porque se están asignando mal los recursos. 

La política le debe a la sociedad sobriedad y autoridad . La virtud de la política es la austeridad. No da más una política gorda, fofa, que genera empleos de todo tipo y que no son de calidad. 

Son muy malos ejemplos para la ciudadanía estas señales que se han dado. Hay que construir puentes y no cavar grietas. Cuando el ministro de Salud bonaerense hace un plano donde da la sensación de que el problema es la Ciudad de Buenos Aires, cuando Berni dice ‘vamos a cerrar la movilidad’, están dando malas señales. 

Hay que cuidar la circulación, el flujo de transporte público, hay que ser cuidadoso pero no extremista. Si nos vamos a los extremos, vamos a matar la actividad económica, vamos hacer que la pase muy mal mucha gente. Tenemos que sacarnos de la cabeza que es incompatible cuidar la salud y cuidar la economía. Estamos llamados a ser inteligentes.  

Hay que ser firme en el cuidado de la salud, en las pautas de distanciamiento social, hay que mantenerse muy atentos, la pandemia está en crecimiento, tenemos que ser solidarios y responsables. Pero también tenemos que creer en la inteligencia de nuestro pueblo, no la podemos subestimar. Confiemos en nosotros mismos.

Cayó muy mal lo de Boudou en la sociedad por dos cosas. Primero, porque está condenado. En segunda instancia, por querer quedarse con la Casa de la Moneda y está detenido. 

Cuando el delito es contra el Estado e implica situaciones de corrupción y lo que está recibiendo no es una jubilación, sino que es una pensión especifica por la función política, cuando cometen un delito contra el Estado, de ninguna manera debieran poder cobrar una jubilación de privilegio.

Lo que es notable es que el procurador general de la Nación que es un amigo de la política, asociado a Cristina y de Boudou, Carlos Zanini, tome la decisión, cuando hay tantas demandas judiciales, a un delincuente le haga el favor de apuro exprés que no le hacen a los ciudadanos comunes. 

En el banderazo hubo influencia de esta sensación de atropello a la justicia, de colonización de la justicia por parte del Gobierno Nacional, hay todo un malestar que se expresó en esto. No fue apoyo de los argentinos a una empresa. Hubo sí una preocupación por, lo que se llama en política, una regresión, en pensar que el Estado puede apropiarse de una empresa sin una expropiación previa. Esto fue mucho peor que la 125. 

El presidente tiene que ser moderado con las propuestas que hace en términos de su mensaje a la sociedad. Probablemente, haya sido una cosa de Cristina pero la responsabilidad absoluta es del presidente. Ganó las elecciones pero se va devaluando en su poder. Nosotros tendríamos disposición para acompañarlo. Escucha la entrevista completa

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *