El consultor psicológico, Sergio Posse, brindó una entrevista para el programa “EL MENOS COMÚN DE LOS SENTIDOS”, que se emite por FM 88.9, y analizó los efectos emocionales que puede generar el aislamiento social. Asimismo, recomendó qué actividades podrían realizarse en medio de la cuarentena para el bienestar del cuerpo y la mente.

Salir andar en bicicleta o a caminar a veces puede ser el remedio para cualquier tipo de enfermedad emocional. Si descuidamos el cuerpo, también descuidamos el alma y también nuestra mente. 

El primer consejo para una buena salud emocional es estar bien físicamente. Y lo importante no es ser atletas, sino que simplemente nuestro cuerpo nos pide movimiento. Caminar ya solamente nos protege.

Para los adolescentes hay que tener una doble mirada. Por un lado, están mirando el futuro, algo muy importante. Sin embargo, también están queriendo ver sus amigos, quieren disfrutar, quieren tener el viaje de egresados que quizás no va a llegar. Ahí hay un momento de tristeza. Pero a su vez, tienen el aliciente del futuro, que quizá la gente grande se lo autolimita. Los jóvenes tienen una reserva de energía especial que los hace mirar un futuro promisorio. 

Las situaciones vulnerables pueden estar en la mediana edad porque ven el futuro más corto y pueden llegar a preguntarse ‘bueno, ahora qué hago’. Todo eso genera ansiedad, tristeza y momentos de mucha incertidumbre. 

Esta pandemia vino para enseñarnos un montón de cosas y creo que es importante que la gente se dé cuenta que vino a enseñarnos sobre todo a ser más creativos y a ser muy críticos con esa vida perfecta que imaginamos. Todos imaginamos una vida perfecta, controlada y en armonía, y la vida es así, por momentos es perfecta y por momentos es imperfecta. Hay que saberla disfrutar. 

Una vida sin desafíos, es una vida aburrida. 

Los síntomas por los cuales más me consultan son la angustia y la tristeza. Angustia por el tema de no poder resolver y tristeza porque la gente se siente sola.

Este es el momento de la naturaleza que nos puso a prueba y nos dice ‘muchachos, ¿qué van hacer ahora con lo que viene?’. Una naturaleza que está imponiendo una mirada mucho más humana,  social y más equitativa. Todos tenemos que ser más responsables que nunca por el prójimo. Ese es el gran desafío. Fijate que no podemos ver a la gente y lo que más deseamos es ver a la gente. 

Es la gran oportunidad de darnos cuenta qué era lo que yo buscaba cuando buscaba a alguien. 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *