Tras el informe de Amnistía Internacional Chile sobre violaciones a los derechos humanos «generalizadas» por parte de las fuerzas represivas – tras el cual su directora ejecutiva, Ana Piquer, recibió una amenaza de muerte – ahora se suma un lapidario informe de Human Rights Watch, que denuncia «graves violaciones a derechos humanos» en Chile y pide una reforma policial urgente al gobierno de Sebastián Piñera. El informe detalla «preocupantes denuncias sobre uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos contra detenidos tales como golpizas brutales y abusos sexuales, que no pueden quedar impunes, y deben ser pronta y rigurosamente investigadas y sancionadas», expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. Por ANRed.


En primer informe internacional contra el gobierno chileno fue el de Amnistía Internacional Chile, donde el organismo denuncia que hay violaciones a los Derechos Humanos «generalizadas» y «uso innecesario y excesivo de la fuerza» por parte de las fuerzas represivas (Carabineros y el Ejército chileno) a cargo del gobierno de Sebastián Piñera, durante la crisis social y protestas constantes que vive el país. El informe fue rechazado “categóricamente” por el gobierno de Piñera, que acusó al organismo de incurrir en “aseveraciones irresponsables”.

Luego de ese informe, este lunes la directora ejecutiva del organismo, Ana Piquer, denunció, además, ante la comisión revisora por la acusación constitucional contra el presidente Piñera, haber recibido amenazas de muerte. «Recibí a mi correo electrónico un correo con contenido amenazante. Dice que si sigo haciendo lo que estoy haciendo, puedo terminar en un ataúd». Hasta aquí ha sido el único incidente», detalló la abogada y referenta del organismo.

Hoy por la mañana, cinco días después de ese primer informe internacional, el segundo informe lapidario provino de Human Rights Watch (HRW), que denunció «graves violaciones a derechos humanos» en Chile por parte de Carabineros, una fuerza propensa a desnudar mujeres y niñas luego de detenciones, y pide una reforma policial urgente al Gobierno de Piñera. La previa al informe fue un video que el mismo organismo de DD.HH. subió en su página web esta mañana. El material hacía énfasis en las más de 200 personas heridas por daño ocular severo, producto de las escopetas antidisturbios que Carabineros ha usado indiscriminadamente.

El informe, de 18 páginas, detalla «preocupantes denuncias sobre uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos contra detenidos tales como golpizas brutales y abusos sexuales, que no pueden quedar impunes, y deben ser pronta y rigurosamente investigadas y sancionadas», expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

«HRW recabó pruebas consistentes de que Carabineros utilizó la fuerza de manera excesiva en respuesta a las protestas e hirió a miles de personas, con independencia de si habían participado en hechos violentos o no. Los servicios de urgencias médicas del país atendieron a 11.564 personas heridas relacionadas a las manifestaciones entre el 18 de octubre y el 22 de noviembre, informó a Human Rights Watch el Ministerio de Salud. De estas, más de 1.100 presentaban lesiones moderadas o graves«, detalla el informe.

La denuncia del organismo internacional, además, le da un lugar detacado a la violencia sexual de Carabineros: «los carabineros parecen ser más propensos a obligar a desnudarse a mujeres y niñas que a hombres, según estadísticas del INDH y entrevistas realizadas por Human Rights Watch. Una abogada chilena de derechos humanos nos contó de un caso en donde, a pesar de que hombres y mujeres habían sido detenidos en las mismas circunstancias, carabineros obligaron a desvestirse únicamente a las mujeres. También mencionó otros casos en que Carabineros tocaron los genitales de las mujeres tras obligarlas a quitarse la ropa. Los abusos durante el período de detención y las graves lesiones sufridas por cientos de manifestantes ocurrieron en gran medida debido a falencias estructurales para asegurar una adecuada supervisión y rendición de cuentas por las actuaciones de carabineros, que ya existían antes de las manifestaciones del último mes», detalla el informe.

Este nuevo informe se da en un contexto donde hoy diversas organizaciones chilenas convocan a una nueva huelga general, en un país donde a pesar del anuncio de reformas las protestas en las calles de Santiago no paran. La respuesta de Piñera sigue siendo mas represión, con el anuncio del envío de un proyecto de ley para llevar acabo un estado de sitio encubierto. Mientras, el gobierno niega las denuncias por violación de los derechos humanos y recluta nuevos y retirados carabineros para lograr controlar las calles. Pero en los barrios continúa la auto organización, los cabildos y las asambleas populares.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat