Por primera vez en la historia, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires compró 80 mil comprimidos de Misoprostol para garantizar la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en todo el territorio bonaerense.
Con una inversión de 15 millones de pesos, este lote de medicamentos se compró en el Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (FIL) de Santa Fe. Por tratarse de un productor público de medicamentos, ese monto significa un ahorro de 18.343.400 pesos, en comparación con el valor de mercado.
El ministro de Salud de la Provincia, Daniel Gollan, explicó que “es la primera vez que se realiza una compra planificada de esta magnitud para garantizar el derecho a la ILE en el sistema de salud provincial”. El misoprostol, cuyas indicaciones de uso figuran en el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”, es una medicamento esencial para la salud sexual y reproductiva, incluido bajo esa denominación en la lista de fármacos de la Organización Mundial de la Salud por sus aplicaciones para abortos seguros, atención posaborto, parto y posparto.
Si bien hasta ahora la cartera sanitaria y los efectores de salud realizaban compras esporádicas de esta medicación, en esta oportunidad se hizo un diagnóstico de situación y una planificación a seis meses para asegurar que no haya faltante de este insumo, de modo tal que quede garantizado el derecho a la ILE en hospitales y centros de atención primaria.
Las autoridades del ministerio de Salud bonaerense explicaron que, al asumir la actual gestión, no encontró datos estadísticos precisos ni confiables sobre la cantidad de interrupciones legales del embarazo en el sector público, ni antecedentes de compras recientes de misoprostol.
Desde la cartera sanitaria provincial, explicaron a su vez, que la elección del FIL de Santa Fe para la adquisición de este insumo posibilitó un ostensible ahorro para la Provincia si se compara con el costo de la misma cantidad de comprimidos en un laboratorio privado. En ese sentido, se precisó que el valor por comprimido en ese laboratorio es de 188,50 pesos contra los 417,83 pesos correspondiente al costo del mismo producto en el mercado farmacéutico. De esta manera, el precio por los 80 mil comprimidos en el laboratorio público de Santa Fe fue de 15.080.000 frente a los 33.426.400 pesos que se hubieran necesitado para la misma compra en el sector privado. De esta manera, se logró un ahorro de 18.346.400 pesos.
A partir de ahora, el ministerio de Salud bonaerense realizará una tarea de contralor, es decir, solicitará periódicamente una rendición del consumo de la medicación distribuida en los establecimientos de salud para garantizar el seguimiento de las situaciones asistidas en cada hospital o centro de salud que realice este tipo de prácticas.

Fuente: ReddeRadios.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat