El presidente macrista del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), Andrés Chambouleyron, presentó el jueves pasado la renuncia a su cargo, antes de que el Gobierno designe formalmente a un nuevo interventor. Belen Ennis, la directora del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), realizó un informe sobre el rol del ex funcionario macrista en lo que fue el irregular traspaso a CABA y Buenos Aires de las distribuidoras propiedad de Pampa Energía (Mindlin) y ENEL, por una suma de nada menos que 637 millones de dólares para ambas empresas.

Desde este Observatorio advirtieron que la operación se trató de «una vergonzosa transferencia de recursos desde el Tesoro Nacional a estas dos distribuidoras por 29.284 millones de pesos o 637 millones de dólares (al tipo de cambio promedio para el acumulado a septiembre) en concepto de compensación por supuestos «incumplimientos del Estado Nacional durante 10 años del Período Tarifario de Transición (2006 – 2016)» (¡sic!), diversos ajustes de pasivos y cancelación de deudas comerciales con CAMMESA. Va de suyo que dichos montos serán casi con total seguridad destinados a reservas facultativas (ergo, dividendos), cuando no a dividendos de forma directa».

OETEC encontró que el resultado operativo al mes de septiembre de Edenor fue de 4.184 millones de pesos (91 millones de dólares), mientras que la ganancia integral de 12.425 millones de pesos (270 millones de dólares). En concepto de «Acuerdo de Regularización de Obligaciones», consecuencia de la transferencia de las concesionarias a las jurisdicciones bonaerense y porteña, el Estado nacional depositó indirectamente en las cuentas de Edenor 15.295 millones de pesos. (1)

En igual dirección, sobre Edesur encontró que su resultado operativo al mes de septiembre fue de 12.130 millones de pesos (264 millones de dólares), mientras que la ganancia integral de 10.858 millones de pesos (236 millones de dólares). En concepto de «Acuerdo de Regularización de Obligaciones», consecuencia de la transferencia de las concesionarias a las jurisdicciones bonaerense y porteña, el Estado nacional depositó indirectamente en las cuentas de Edesur 13.989 millones de pesos. (2)

A propósito, Belen Ennis, Directora General del OETEC, explicó que «Si bien los montos no fueron cobrados en efectivo en su totalidad, el traspaso de jurisdicción del servicio público de distribución de energía eléctrica implicó ingresos lisos y llanos (ganancias) para Edenor por 15.295 millones y para Edesur por 13.989 millones. Esto es así porque es requisito del traspaso la resolución de las deudas desde que las jurisdicciones locales no pueden asumir un servicio público con deudas o cuestiones litigiosas«.

Para Ennis, «El regalo de 637 millones de dólares fue avalado por el ENRE presidido por Andrés Chambouleyron, ex subsecretario de Coordinación de Política Tarifaria de Juan José Aranguren y, antes de asumir esta función, al menos diez veces testigo de parte de energéticas del gas y la electricidad en sus demandas contra la República Argentina ante el CIADI. Además de investigar si no violó la Ley de Ética Pública por su función como testigo de parte, la Justicia debe investigar por qué avaló desde el ENRE semejante multimillonario obsequio a Edenor y Edesur incluido en el traspaso, hoy como sabemos revertido».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *