El mundo del fútbol quedó conmovido hace unos meses con el terrible accidente del que fue víctima el futbolista juvenil de Chacarita Rodrigo Gramajo, quien fue atropellado por un auto mientras transitaba con su moto camina hacia su casa. Este lunes Ernesto Gramajo padre del futbolista visito los estudios de FM 88.9 donde nos relato lo sucedido y como se encuentra hoy de salud su hijo para el programa “LA VOZ DE LOS CLUBES”.

“Está mejorando día a día, pero es un largo camino porque el va a pasar por una larga recuperación. Pero tiene una fuerza, una garra, unas ganas, yo no veo que no lo pueda pasar”

“Me impresiona cada día todo lo que le tocó vivir a él y de la forma en que lo lleva. No está en el papel de victima, siéndolo, está en un papel de héroe, de decir tengo que pasar por esto y voy a poder. Es un guerrero”.

“Este fin de semana cumplió 20 años”.

 

“Él está entero, por momentos es el Rodrigo que yo conozco desde chico y por momentos es otro, pero sigue siendo siempre él. Está en una etapa de agradecimiento”.

“Esto pasó el 28 de marzo a las diez y cuarto de la noche. Ese día llegue a casa lo más normal, rutinario. Ese domingo nos vamos a acostar. Rodrigo había venido de un partido que él había tenido, se bañó y salió de casa a eso de las ocho calculó, para llevar a la novia a la casa y cuando vuelve a casa le sucede esto”.

“Cuando nos acostamos a dormir, me llama mi suegra.: “Rodrigo y la moto”, yo ya me la veía venir, siempre reniego con esa moto. Cuando llego al lugar no entendía nada, había vecinos que me querían ayudar pero yo no entendía nada”.

“Cuando llego al lugar él ya estaba inconciente  pero veo un manchón en la pared, el pibe salió despedido contra el paredón y a los 20cm lo encuentro en el piso. Y ahí empezó una agonía que nunca jamás en mi vida la llegue a sentir, pero yo tenía que estar”.

 

“Todo el tiempo me encontré con gente buena que me quería ayudar”.

“Cuando estoy en la ambulancia del SAME, lo único que veo es la panza para ver si respiraba y todavía le sigo mirando la panza”.

“Cuando llegamos al hospital Castex, empieza a convulsionar, de ahí nos fuimos a otro hospital”.

“Hoy estoy pasando por un montón de emociones feas y un montón hermosísimas, todo junto”.

“Él estuvo desde el domingo hasta el viernes en coma inducido, nos dijeron que si pasaba las 72 horas teníamos chances. Si iba a despertar, no lo sabíamos”.

“A mi hijo no lo quisieron atender en el hospital cuando llegamos porque nos dijeron que no tenían camas, tuvo que intervenir un policía para que lo dejen ingresar”.

“Yo no quería ninguna bandera política, yo quería que lo atiendan bien y se haga un poco de justicia en cuanto a todo lo que sucedió en la parte policial, porque ni noticias. Hicimos lió y fuimos a parar al cuello de botella de la ruta 8 y había alrededor de 300 personas”. Escucha la primera parte de la entrevista.

 

 

Por

Abrir chat