En un encuentro apretado en el comienzo, pero con un Gimnasia que quiso más desde el arranque, el que abrió el marcador fue River. Scocco armó una jugada excepcional y dejó mano a mano a Carrascal que no falló. A partir de allí, todo fue del Lobo que convirtió a Bologna en figura, con varias atajadas.

En el segundo tiempo, Gimnasia mantuvo el ritmo del cierre de los primeros 45 y probó al arquero ex Banfield que respondió. Gallardo metió mano en su equipo con Paulo Díaz y Exequiel Palacios, y a los 28 minutos, Scocco tomó un rebote picando en el área y no perdonó a Arias para el 2 a 0 final.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat