El Frente de Todos se prepara para la última batalla legislativa antes de las elecciones del domingo 22: el martes próximo la Cámara de Diputados volverá a sesionar para tratar otro de los caballitos de batalla de Sergio Massa, como lo es el proyecto que busca convertir en ley el decreto que devuelve el IVA de los alimentos.

Y tal como ocurrió con la reforma de Ganancias, la bancada oficialista buscará así matar dos pájaros de un tiro: embanderar al ministro de Economía y candidato presidencial con un anuncio en favor de la recomposición del ingreso a pocos días de las elecciones y, de paso, poner contra las cuerdas a la oposición de Juntos por el Cambio.

De esta manera, la sesión se convertirá en la última gran apuesta del oficialismo antes de los comicios, a donde quieren arribar habiendo convertido en ley los dos principales anuncios económicos que Massa anunció en el último mes: la eliminación de la cuarta categoría de Ganancias y la devolución del 21 % del IVA del consumo de alimentos.

El proyecto beneficiará a jubilados, pensionados, monotributistas y a todos los trabajadores que cobren por debajo de seis salarios mínimos. “Beneficia a 20 millones de personas, no es como Ganancias: ¿quién va a votar en contra?”, chicanea un legislador oficialista, confiado en que tendrá el número para la media sanción.

El temario, sin embargo, no termina ahí, sino que incluirá también la reforma de la Ley de Alquileres. Y, a diferencia de lo que ocurre con Compre Sin IVA, el FdT está lejos de tener garantizado el número para aprobar su dictamen (que es la ley que se aprobó en el Senado). La incertidumbre es total y tanto el FdT como JxC están pegados al teléfono, en un poroteo intenso que no termina de anticipar cuál de las dos coaliciones terminará saliendo victoriosa.

En cuanto a la reforma de Ganancias, la reciente decisión de no dar quórum y votar en contra de esa iniciativa, dejó masticando bronca a varios radicales, que no coincidían en la estrategia y decidieron acatar como gesto de obediencia a la campaña de la candidata Patricia Bullrich. Sin embargo, esta vez muchos dudan y se resisten a adoptar la misma postura para el caso de Compre Sin IVA, por lo que en el FdT planean aprovechar esas diferencias internas.

En principio, todo parecería indicar que el interbloque cambiemita optará por la abstención. De ser así, el FdT – con los votos del Interbloque Federal, Provincias Unidas, la izquierda y los otros monobloques – no tendrá problema en aprobar la iniciativa. El objetivo, después, será convertirla en ley en el Senado la semana siguiente, antes de las elecciones.

Compre Sin IVA no es, sin embargo, el único guiño electoral. También se incluyen proyectos como el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030 – respaldado por un sector del radicalismo, pero rechazado por parte del PRO -, así como la creación de tres universidades nacionales. Una de ellas – la de Saladillo – es impulsada por Emiliano Yacobitti (Evolución Radical), por lo que será todo un gesto en un contexto en el que Massa está en tratativas para conformar “un gobierno de unidad nacional” que incluirá, afirman en su entorno, a varios radicales.

Por admin