El dato se dio a conocer en un relevamiento privado. Por estos episodios, murieron ocho personales.

El robo de cables no es un fenómeno aislado, ya que los hechos se reiteran de manera cotidiana, con cifras que preocupan. Una estudio reveló que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se registraron 16.000 robos de cables en lo que va del año, que dieron lugar a ocho muertos en el marco de episodios dramáticos.

El dato fue dado a conocer gracias a una nueva Encuesta Mensual sobre Delitos, Inseguridad y Violencia desarrollada por la ONG Defendamos Buenos Aires que, con la asistencia de la Consultora Javier Miglino y Asociados tomó como punto de partida las causas que se investigan en la justicia Nacional de Instrucción en lo Criminal, más las causas penales de los juzgados de Lomas de Zamora, Quilmes, La Matanza, San Martín, San Isidro, Morón y Moreno; donde quedó acreditado que “la mafia de los ladrones de ‘cobre manchado con sangre’ está atacando cada vez más fuerte en la Ciudad de Buenos Aires y en el Conurbano bonaerense”.

“En lo que va de 2024, hubo al menos 16.000 robos, con un saldo de ocho muertos al momento de perpetrar los saqueos. La enorme mayoría se perpetran en la Ciudad, pero también en el Conurbano y en particular en Lomas de Zamora, Morón y Quilmes”, indicó el informe.

Asimismo, el director de la citada ONG, Javier Miglino, rememoró: “En las últimas horas se incendió un edificio que albergaba una estación de servicio, ubicado en la esquina de Avenida Corrientes y Pringles, en el barrio de Almagro. El complejo, fuera de uso hace varios años, había sido usurpado por personas que solían pasar ahí sus noches. Es vox populi en el barrio que los habitantes de esta mega ranchada roban en la zona, desde teléfonos celulares a ruedas de autos. A fines de 2023 empezaron a robar cables de cobre de todo tipo, desde cables de teléfonos hasta cables de corriente alterna”.

“No escatiman en destrozar las costosas torres telefónicas de la zona para extraer los cables, dejando en el camino a 250 clientes sin servicio. Una vez robados los cables, los guardan en bolsas negras y los llevan al aguantadero de Corrientes y Pringles. A altas horas de la noche y para evitar denuncias, prenden fuego a los cables de plástico para tener por la mañana el cobre listo para vender. Esta vez se les fue la mano e incendiaron el lugar, lo que nos habla de bandas muy peligrosas, capaces de matar y con un nivel de impunidad del 100 por ciento”, afirmó el director de la ONG Defendamos Buenos Aire.

Asimismo, Miglino hizo hincapié en otro caso y expresó que “personal de Gendarmería Nacional secuestró en el mes de marzo un cargamento de más de 28.000 kilos de alambre de cobre que eran transportados en un camión desde Buenos Aires hacia la provincia de Misiones sin aval legal”.

“Efectivos de la Sección Núcleo dependiente del Escuadrón 7 Paso de los Libres ‘Cabo Misael Pereyra’ detuvieron en el kilómetro 536 de la ruta nacional 14 a un camión, procedente de Buenos Aires y Santa Fe con destino a la provincia de Misiones, más precisamente a la localidad de Puerto Iguazú. Al revisar la carga los agentes se percataron que la misma no coincidía con lo declarado en los papeles presentados por el conductor que respondía a chatarra. Una inspección más detallada reveló que transportaba un importante cargamento de alambre de cobre ilegal, con un peso total de 28.305 kilos”, puntualizó Miglino.

Y agregó: “El mencionado camión era acompañado a forma de puntero por un automóvil que también se detuvo y cuyo conductor, al darse cuenta del descubrimiento de los gendarmes, intentó sobornarlos ofreciéndoles dinero para conseguir continuar la marcha. El sujeto también resultó detenido. El Juzgado Federal de Paso de los Libres intervinientes en la causa, confirmó a Defendamos Buenos Aires que se ordenaron la detención de los dos ciudadanos, el secuestro de la mercadería, de ambos vehículos y dinero en efectivo hallado. En total más de 2.000 millones de pesos”.

Por admin