El abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten solicitó que la investigación también se dirija contra otros dirigentes políticos que, según las crónicas que dieron cuenta del evento, participaron de la fiesta celebrada el 26 de diciembre del 2020.

El abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten amplió la denuncia contra la exdiputada Elisa Carrió por haber festejado su cumpleaños con unas 70 personas en diciembre pasado y pidió que sean identificados los mariachis que habrían animado el evento y se los cite a prestar declaración testimonial.

El letrado reclamó que la investigación también se dirija contra otros dirigentes políticos que, según las crónicas que dieron cuenta del evento, participaron de la fiesta celebrada el 26 de diciembre del 2020 en la casa de la fundadora de la Coalición Cívica-ARI y cofundadora de Juntos por el Cambio en el partido bonaerense de Exaltación de la Cruz.

Entre los dirigentes políticos enumerados en la denuncia aparecen el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el diputado nacional Mario Negri (UCR) y el primer precandidato a diputado nacional bonaerense de la alianza Juntos, Diego Santilli.

El abogado denunciante también reclamó que sea llamado a prestar testimonio el intendente de Exaltación de la Cruz, Diego Nanni, quien en los últimos días declaró en los medios que no autorizó la fiesta que Carrió realizó en plena pandemia de coronavirus en diciembre pasado.

Nanni tuvo que salir al cruce de las declaraciones de la propia Carrió, quien había asegurado que previo a la realización de la celebración había mantenido un diálogo con el intendente y había dejado a entrever que de allí surgía que el evento estaba formalmente habilitado.

“No es procedente el argumento del llamado telefónico porque no hubo más que eso. Un llamado telefónico en el que (Carrió) me manifestó que era un evento de su círculo íntimo, con los más allegados”, dijo Nanni en declaraciones televisivas sobre la conversación que mantuvo con la exlegisladora.

En la misma serie de entrevistas que concedió, Nanni afirmó que cuando se llevó a cabo la fiesta en Exaltación de la Cruz regía la “fase 4, donde las reuniones se autorizaban al aire libre con un máximo de 20 personas” y no de 70, como relatan las crónicas periodísticas sobre el festejo.

La ampliación de la acusación fue presentada por correo electrónico ante el juzgado federal de Sebastián Casanello quien deberá correr vista al fiscal Ramiro González, el acusador que debe definir si impulsa o no la acción penal o si manda la denuncia a sorteo.

Por

Abrir chat