El ministro de Economía, Sergio Massa, convocó a sus pares de Trabajo, Raquel «Kelly» Olmos, y de Transporte, Diego Giuliano, a una reunión de urgencia con los empresarios de los colectivos en medio del paro que afectó a miles de pasajeros. En ese marco, se anunció que se levantaba la medida de fuerza y el servicio volvía a la normalidad a las 17:30 horas del propio viernes.En una conferencia de prensa en el Ministerio deEconomía, el titular de la cartera consideró que «hoy es un día muy triste» porque «por una discusión con respecto a una parte del subsidio, que no tiene que ver con el salario de los trabajadores porque el Estado los depositó en tiempo y forma a las empresas a partir de una resolución conjunta entre el Ministerio de Transporte y de Trabajo. Pero, a pesar de eso, 4 millones de personas perdieron el presentismo o algún turno en un hospital».Además, Sergio Massa sostuvo que los funcionarios del Gobierno están «acostumbrados al diálogo, a buscar consensos y a agotar la búsqueda de soluciones» y no a consensuar «desde la extorsión, con un revólver en la mesa ni tomando de rehén a los pasajeros ni a los trabajadores. Eso no lo podemos permitir». «$85 de cada $100 del costo del transporte hoy lo paga el Estado. Entonces tenemos que trabajar juntos», detalló.Luego de anunciar que se levantaba la medida de fuerza, prometió desde el lunes «una mesa extendida para que empiece a haber una solución a los problemas que tienen las empresas de transporte. Queremos empresas fuertes, servicios públicos que la gente pueda pagar, trabajadores con buenos salarios y queremos que todo sea fruto del consenso y el diálogo, no de la extorsión ni de la presión»Además, el precandidato presidencial de Unión por la Patria pidió al gobierno porteño «que asuma su parte de responsabilidad y se siente también a la mesa desde el lunes para que todos podamos garantizar que esto no vuelva a pasar y que nunca más la gente quede de rehén por un conflicto de plata entre empresas y Estado». En ese sentido lamentó la ausencia «del ministro de Transporte de la Ciudad porque el sistema involucra a cuatro millones de pasajeros del AMBA, de Capital y Provincia»

«El Gobierno nacional hace un esfuerzo enorme, de más de $500 millones de este año en sostener el sistema de transporte público de pasajeros», precisó y agregó: «Nos hubiese gustado que la Ciudad esté en la mesa, ponga el cuerpo, haga inversión y cuide el bolsillo de los vecinos de Capital y del Gran Buenos Aires».

El funcionario calificó más temprano a algunos empresarios de las cámaras de autotransporte de pasajeros como «parásitos del Estado que pretenden extorsionar« y sostuvo que buscan que el Gobierno «les garantice la rentabilidad» de sus ganancias, en tanto que calificó a la retención de tareas que realiza la Unión Tranviario Automotor (UTA) en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) y algunas provincias como «un paro extraño porque lo forzaron los empresarios«.

El ministro además mencionó directamente a los empresarios cuestionados: «Acá hay dos grupos empresarios, un tal Faijá y un señor Zbikosky, que lo que pretenden es tomar de rehenes a los trabajadores para discutir el sistema de compras de carrocerías porque fabrican carrocerías, para discutir el mark up empresario porque pretenden que el Estado le garantice la rentabilidad«.

Se trata de Andrés José Faija, los mayoritarios dueños de la empresa DOTA, que concentra gran parte de las líneas de colectivos del AMBA. También mencionó a Javier ZbikoskyCEO del grupo Metropol«. La retención de tareas por 24 horas que desarrolló la UTA afectó al servicio de colectivos del AMBA, la ciudad de La Plata y las provincias de Tucumán, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Formosa y Misiones.

Por admin