La Casa Rosada recibirá hoy a los gobernadores de todo el país para comenzar a analizar el llamado Pacto de Mayo que el presidente ofreció a las provincias, siempre que le aprueben el DNU y la Ley Ómnibus. No todo será tan fácil, la mayoría de los jefes provinciales han decidido en primer lugar reclamar lo que les corresponde y que el ministro de Economía les quitó, como el fondo para los docentes y el subsidio para el transporte, y en el caso de la provincia de Buenos Aires, el dinero para los sueldos de la policía.

Por ahora serán recibidos por el ministro del Interior, Guillermo Francos, ya que el ministro de Economía, Luis Caputo, decidió un oportuno viaje. No se sabe si finalmente, el presidente Javier Milei estará presente, el mismo que hace unos días afirmó que “los voy a mear a todos”. Anoche, en un programa de televisión, afirmó que “el error que cometí en estos 90 días fue creer que podía negociar de buena fe con los gobernadores”.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, llevará una contrapropuesta de 7 puntos que presentará al gobierno nacional. Entre los más destacados está la inmediata reactivación de las obras públicas frenadas caprichosamente que afectan la vida de los argentinos. La devolución de los fondos del FONID para los salarios docentes y los fondos para las universidades y el transporte. El respeto al federalismo y la inmediata reposición de los fondos vengativamente birlados a las provincias. La urgente distribución de los recursos destinados a los comedores y los medicamentos que se interrumpieron de manera tan insensible como incomprensible, entre otros puntos.

Los seis gobernadores patagónicos se reunieron ayer y llevaran una serie de reclamos en conjunto. En el documento anunciaron la creación del Foro de Legisladores Nacionales “que va a tener el gran desafío de llevar al Congreso de la Nación, los 18 senadores nacionales y 30 diputados nacionales, la defensa de los intereses de las provincias patagónicas por encima de cualquier diferencia partidaria, en una discusión para refundar los valores y concepciones más básicas de un país federal”.

Luego  se recordó que «la Patagonia aporta a la economía nacional el 98 % del gas, el 87 % del petróleo, el 71% de la energía eólica y 27 % de energía hidroeléctrica», y se citó, por caso, que la región «concentra el grueso de las capturas pesqueras y, en sus puertos, la mayor parte de desembarcos en este recurso. Cuenta con los principales destinos turísticos del país, exportaciones diversificadas en recursos agrícolas, ganaderos y forestales».

El gobernador de Chubut, Ignacio Torres, afirmó: “Esta es una discusión más profunda que de recursos. Es de facultades, obligaciones y derechos. Quien quiera poner una falsa grieta de un estado nacional contra los provinciales no entiende nada. Esas son discusiones antiguas”. Claudio Vidal, de Santa Cruz, agregó que “somos democráticos, pero es difícil trabajar en conjunto con un gobierno que, no solo maltrata a sus gobernadores, sino también a los habitantes de las provincias, como vimos que pasó con Chubut”. “Cuando le faltan el respeto a un gobernador le faltan el respeto al pueblo”, disparó.

Además de los patagónicos, el gobernador de Córdoba, Martín Llaryora, se refirió a que si la pretensión de conseguir la aprobación de la ley Bases como condición previa a cualquier acuerdo se equivocan. “Si van a presentar lo mismo, ¿por qué los legisladores que están van a votar distinto? Van a tener que hacer algunas modificaciones”, avisó 

El santafesino Maximiliano Pullaro se mostró de acuerdo con los lineamientos generales del acuerdo de mayo pero imaginó que tenían que dialogar algo sobre el sistema productivo o qué pensaban hacer además de achicar el gasto. Por otro lado, subrayó que “el Gobierno nacional le debe a Santa Fe, a nosotros nos deben 600 mil millones de pesos, con lo cual también queremos poner arriba de la mesa porque hay provincias que ponemos mucho para sostener el federalismo y todo lo que es el sistema de nuestro país”.

Por admin