En un clima enrarecido y de gran hermetismo, la vicepresidenta Victoria Villarruel viajó en las últimas horas a Bariloche para visitar la sede de la empresa estatal Invap, y mantener una reunión con el intendente de esa ciudad patagónica, Walter Cortes.

La visita no habría llamado la atención, salvo por un detalle no menor: ocurre en medio de los crecientes rumores sobre un encuentro con Mauricio Macri en el exclusivo Country Club Cumelén, ubicado apenas a unos 72 kilómetros del Invap.

Según reveló el portal LaPolíticaOnline, en esa reunión el ex presidente le volvió a preguntar a Villarruel si está preparada para hacerse cargo del Ejecutivo si Milei no puede sostenerse. Ella habría esquivado una respuesta directa, y le reiteró que está en condiciones de garantizar la institucionalidad.

Hay que recordar que Macri ya se había reunido con Villarruel en privado antes del ballotage, justo cuando la ahora vice empezó a mostrar gestos de autonomía e incluso lanzó su propia marca.

El fundador del PRO está muy preocupado por la minoría absoluta que tiene Milei en el Congreso y por eso le pide a María Eugenia Vidal, Cristian Ritondo y Diego Santilli que lo apoyen. “Si fracasa Milei nos arrastra con él”, les dice.

Los dirigentes de su riñón le responden que no son recibidos en La Libertad Avanza. “No hay ni una mesa de diálogo”, reclaman. El puente con la Rosada a través del ministro del Interior, Guillermo Francos, está completamente roto. La decisión de nombrar al mendocino Omar de Marchi como “enlace” con el Congreso agravó la tensión con el PRO, donde lo ven como un traidor que abandonó el partido y con los radicales a los que casi les gana Mendoza.

La ruptura de Milei con su vice se dio durante la campaña por dos hechos: una reunión a solas con Macri, y un encuentro también a solas con el embajador de Estados Unidos, Marc Stanley. En ambos casos Milei se enteró de esas reuniones por terceros y luego de ocurridas.

La vice viene demostrando una solidez política inesperada: le ganó a Milei la pulseada por el presidente provisional del Senado, Bartolomé Abdala, en una jugada con el peronista formoseño José Mayans, y mantiene un silencio atronador sobre las iniciativas más polémicas de la Casa Rosada. Se alejó de los medios y casi no se la escucha defender ni el decreto ni la ley ómnibus, ni las subas de tarifas u otras medidas de ajuste.

Mientras tanto, en las últimas horas Juan Grabois salió a denunciar un intento de golpe institucional de Macri y Villarruel contra Milei. El dirigente aseguró que el ex presidente y la vicepresidenta “están conspirando abiertamente” con la premisa de que habrá una crisis social a fines de febrero a partir de una eventual nueva devaluación.

“Los que están preparando el golpe son Villarruel y Macri. Se los digo a los votantes de Milei que van a ir viendo en las próximas semanas cómo preparan un golpe institucional”, agregó.

Quien le salió al cruce fue el legislador porteño de La Libertad Avanza, Ramiro Marra, al desmentir todo tipo de tensión entre el presidente y su vice: “Victoria es la vicepresidente, fundadora de La Libertad Avanza, está acompañando todo este proceso que es importante para la Argentina”, dijo.

Marra habló además sobre el papel de Macri en el gobierno libertario, y dijo que se trata de un “apoyo institucional, el que tiene que dar cualquier ex presidente que quiere que Argentina salga adelante, o cualquier argentino, mejor dicho. Es un papel de apoyo que es lógico”.

Por admin