El conjunto cordobés derrotó a San Lorenzo por 3-1 en el marco de los tradicionales encuentros de entrenamiento de verano en San Juan. Komar, Valoyes y Pochettino convirtieron para la “T”, mientras que Palacios descontó en el Ciclón.

San Lorenzo empezó el 2020 con una derrota 3-1 ante Talleres de Córdoba en el estadio “Bicentenario”, en San Juan, en el marco de un partido amistoso previo al inicio de la Superliga.

Le fue mejor al equipo cordobés que inauguró el marcador Juan Cruz Komar, a los 11 minutos del primer tiempo. Diego Valoyes, a los 28 del mismo período, alargó las cifras.

Ya en el complemento, Tomás Pochettino, a los 27 minutos, elevó aún más la cuenta para la formación de Alexander Medina, mientras que Julián Palacios, a los 40 y por intermedio de un penal, achicó la diferencia para el elenco de Diego Monarriz.

El resultado final reflejó en forma clara la disparidad de equivalencias entre una “T” conformada con titulares y que solo se privó de la presencia de Nahuel Bustos (con el Sub23) y un “Ciclón” que sopló muy bajo en tierras cuyanas al decidir su confirmado entrenador a colocar a una pléyade de jugadores juveniles que en la mayoría de los casos no se encontraron a la altura de las circunstancias.

San Lorenzo sufrió la primera caída tras un cabezazo de Komar que vulneró la resistencia de Torrico.

Justamente el arquero “santo” resultó partícipe necesario de la segunda conquista al oponer débil resistencia a un remate de Valoyes.

Un tiro libre del ingresado Pochettino le daba una exagerada cifra de goleada a una victoria cordobesa incuestionable, circunstancia que encontró un paliativo en el justo descuento de la formación de Boedo a través de un penal convertido por Julián Palacios, que al menos a San Lorenzo le sirvió de consuelo. MIRA EL RESUMEN

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat