En su primer discurso desde la llegada de Javier Milei  a la Casa Rosada, la expresidenta Cristina Kirchner  criticó duramente la gestión del actual mandatario por el supuesto superávit fiscal “histórico” y recordó que en 2001 “se descontaron sueldos y jubilaciones, también tuvimos déficit cero y se cayó igual”; remarcando que la idea del superávit actual “no tiene sustento” y que el gobierno “no tiene plan de estabilización”. También se refirió al tratamiento de la Ley Bases y apuntó contra privatizaciones, reforma laboral y reducciones impositivas, entre otros. 

Una multitud se acercó a la inauguración del “Microestadio Néstor Kirchner dentro del Polideportivo Municipal Reinaldo Gorno”, en Quilmes, para presenciar el acto, del que también participan el gobernador bonaerense Axel Kicillof y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza. “Te puede haber votado el 60%, pero si cuando sos gobierno la gente se caga de hambre, pierde el trabajo, aumenta la desocupación, no llega a fin de mes… ¿De qué sirve? Esto es muy claro”, lanzó CFK.

Una multitud se acercó a la inauguración del “Microestadio Néstor Kirchner dentro del Polideportivo Municipal Reinaldo Gorno”, en Quilmes, para presenciar el acto, del que también participan el gobernador bonaerense Axel Kicillof, la vicegobernadora Verónica Magario, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza como anfitriona y la mayoría de los intendentes del Gran Buenos Aires. También se vio a legisladores nacionales como Wado de Pedro, Juliana Di Tullio y Máximo Kirchner entre otros, además de dirigentes sindicales y sociales.

Cristina en su discurso criticó con dureza la gestión actual al sostener que los argentinos “están siendo sometidos a un sacrificio inútil” y que “la gente se caga de hambre”.  Luego comparó la acutal gestión  con la administración de Carlos Menem, que se respaldó en el plan de convertibilidad y en el proceso de privatizaciones, subrayó que Milei “es muy dogmático y quiere acomodar la cabeza al sombrero”. “La economía no es solamente una cuestión técnica, sino una cuestión profundamente política y social: los agentes económicos, los empresarios y la sociedad tiene que creer en esto para que tenga efectividad. Esto no lo tiene, solamente hay un plan de ajuste”, analizó.

“Más que anarcocapitalismo, parece anarcocolonialismo”, dijo también respecto a que el foco del gobierno de Javier Milei está sobre el extractivismo de recursos naturales, pero sin industria. Advirtió que por delante viene mayor desempleo. “El gran drama que se avecina es el desempleo”, dijo y pidió “un golpe de timón”.

En lo que fue una crítica a algunos sectores del peronismo que en el 2019 critican los modos de Cristina,  dijo que “a nosotros en 2019 no nos votaron por los modales, nos votaron porque en 2015 vivían mejor”. “No me jodan con los modales, al lado de este (por Milei) soy la Condesa de Chikoff”, disparó. Asimismo, pidió a los dirigentes del PJ “dejar de discutir pelotudeces” y ocuparse de debatir “los problemas de la gente”, además de evitar las peleas entre sí. “No podemos salir a la bartola o ir a los canales de TV a putear a un compañero”, lanzó.

En un momento mostró una filmina sobre los beneficios impositivos que recibió la empresa Mercado Libre, propiedad de Marcos Galperín, y subrayó: “Con esos 103 millones de dólares (de beneficio) nos sobran para pagar los gastos de funcionamiento de las universidad y los hospitales“.

“¿Es normal que el más rico tenga estas exenciones?”, se preguntó Cristina Kirchner, que también aseguró que el “problema” del Presidente Milei es que es “dogmático”.

“El problema es que es dogmático y no entiende. Cuando el sombrero no entra, no achique la cabeza, agrande el sombrero y lo vamos a ayudar, porque si le va mal a usted, le va mal a todos los argentinos”, enfatizó la ex titular del Senado.

En ese punto, lanzó una advertencia: “Si quieren convertir a la Argentina en un país donde se extraigan sus riquezas, ahí me voy a declarar avatar celeste y azul, como la bandera, para defender a la patria. Avatares,de colonia otra vez, no”.

CRISTINA KIRCHNER

Nadie está desconociendo la legitimidad de origen del presidente, si hay algo que siempre he reconocido es la contundencia y lo inapelable que es el voto popular. Pero la legitimidad de origen necesita legitimarse también en la gestión y en los resultados de la gestión. Te puede haber votado el 60% de los argentinos, pero si cuando sos gobierno la gente se caga de hambre, pierde el trabajo, no puede llegar a fin de mes, ¿de qué sirve? Nosotros sabíamos que no íbamos a tener legitimidad de origen porque teníamos el 22% de los votos, pero íbamos a construir legitimidad en la gestión defendiendo los intereses de la sociedad y haciéndonos cargo de lo que había que hacer. Tan legitimado ese 22%, que Néstor se fue con 70% de imagen positiva cuando finalizó la primera presidencia. Cuando escuché congratularse sobre el superávit público del primer trimestre y resulta que no pagaste Cammesa, la energía, las obras públicas, lo que le debés a las provincias y las universidades… Es como ustedes en su casa después de no haber pagado la luz, el gas, el alquiler y las expensas digan “tengo superávit”. No hermano. Mirá todo lo que debés. No tenés superávit. En el año 2000 y 2001 tuvimos déficit cero y se cayó todo igual. En este país, en los seis años que hubo superávit fiscal gobernaba Néstor Kirchner y en el 2008, quien les habla.

Por admin