Periodista y conductor, da el salto de la televisión y la radio, al streaming. Cómo manejar un panel y tips para hacer entrevistas.

LEONARDO MARTINELLI

Luego de casi dos décadas de éxito ininterrumpido al frente de “Bendita”, Beto Casella se ha convertido en uno de los conductores más representativos y respetados de la actualidad, símbolo de autenticidad y credibilidad. 

Hombre que sabe administrar muy bien su tiempo, divide el día entre la radio, la televisión y una nueva pasión mezclada con ciertas dosis de curiosidad y desafío despertada por el atractivo universo del streaming, una tierra fértil en la que todo parece estar por hacerse o descubrirse.

La imponente librería en la que Beto Casella recibe a NOTICIAS invita a la charla cadenciosa, reflexiva, café de por medio, en una tarde lluviosa. Postal ideal para un otoño porteño y melancólico.

Noticias: Su nombre es Bautista, ¿cómo pasó a ser Beto?

Beto Casella: Mis viejos tenían un vecino que se llamaba Beto y les gustó, era algo corto y más argentino. Bautista venía de mi abuelo Battista que era un tano detestable, indeseable, maltratador de sus hijos, pero por esta cosa rara de que cuando uno crece y tuvo un padre déspota a veces construye una extraña devoción, mi viejo decidió ponerme ese nombre. A mi abuelo no lo conocí y tampoco me perdí nada, aparentemente.

Noticias: Como hincha de River coincidió con la mejor época de Alonso, ¿ahí estaba bueno llamarse Beto?

Casella: Sí, claro. Así como cuando yo era chico y me hablaban de Corbatta, Perdenera y Labruna yo ahora puedo hablar del Beto de los 70, el de los 80 ya era otro. De ese eléctrico y mágico de los 70 me apena que no haya más registro fílmico subido a YouTube para que los chicos puedan disfrutarlo. En mi pirámide de preferidos yo tengo arriba de todo a Alonso, en una segunda línea a Maradona y Messi y ya en una tercera desparramados a Riquelme, Francescoli, Bochini y al payaso Aimar, pero arriba siempre el Beto.

Noticias: “Bendita” ya está transcurriendo su temporada 19. La pregunta del millón, cuál es el secreto de su vigencia?

Casella: Yo me lo pregunto todos los días, porque la verdad claramente no es un formato recontra original, los que lo hacemos no somos especialmente brillantes… no lo sé. Me parece que nos anticipamos un poquito a la cultura del meme, creamos de alguna manera el meme televisivo con los separadores y las frases, creo que terminamos armando un ámbito de familiaridad, pero esas cosas salen de suerte, no porque uno las busque. Tampoco podemos hablar de gran éxito, es un éxito módico para el canal en el que está, aunque es verdad que esa permanencia no es tan común en la tele. La respuesta por el éxito no la tengo ni para mí.

Noticias: Pero a esta altura usted es considerado uno de los mejores conductores de la televisión argentina…

Casella: Nunca hice terapia y creo que ya no la voy a hacer, pero yo ando por la vida pensando que todo es un gran malentendido. Hoy justo vino el psicólogo Cartañá a la radio y hablábamos de esto mismo que decís. Cartañá me dijo: “Cuando vos relativizás tus virtudes es porque en el fondo creés que no sos merecedor”. ¡Y sí! ¿Cuál es el problema si creo que no me lo merezco? Así que todos los días de mi vida voy para el canal y pienso: “Hoy se van a dar cuenta”.

Noticias: Usted está haciendo radio, “Bendita” y ahora se mete en el streaming diario en Bondi. Es un  montón de tiempo al aire, ¿es un adicto al trabajo o le gusta mucho lo que hace?

Casella: Cero adicto al trabajo, disfruto muchísimo del tiempo de ocio, lo aprovecho, hay gente que me dice: “Te escucho en la radio, te veo en la tele, ¿cuándo descansás?” Todo el resto del tiempo. Termino la radio a la una y voy a la tele a las 8, llego sobre la hora porque no hago reuniones de producción, organizo mis equipos de trabajo para que cada uno sepa lo que tiene que hacer, por lo cual ni necesitamos hablarnos antes de empezar. Me mandan un mail con la rutina, yo en todo caso hago los zócalos y nada más. Tampoco me reúno con gerentes, no me gustan los almuerzos con gente del ambiente, cuando alguien me llama para comer porque tiene una idea le sugiero que mejor tomemos un café, es más breve. Para reuniones prefiero que sean con amigos. Si soy adicto a algo es al entretenimiento, al ocio, a los bares, a las juntadas con amigos. Me gusta mucho el circuito barcito, café, tablet, lectura o sino amigotes para hablar del mundo, eso no me puede faltar. Harvard hizo un estudio sobre la felicidad que duró más de 70 años, los hijos continuaron a los que lo empezaron. Una de las conclusiones más rotundas a las que llegó fue que para ser feliz hay que tener amigos, no se puede ser feliz sin tener un grupo de pertenencia.

Noticias: Usted transita a diario dos formatos tradicionales como la radio y la televisión. ¿Qué lo sedujo del streaming?

Casella: No encontré absolutamente nada en el streaming que lo diferencie de la tele o de la radio, si puedo ofreceré algo yo, pero en principio por qué alguien que pudo mantenerse con cierta perdurabilidad en la tele y en la radio no debería hacer streaming con cierta fortuna, ¿no? 

Noticias: Hay cierto prejuicio con que en lugares como Luzu, Olga o Gelatina se hacen cosas de jóvenes para jóvenes. ¿Se está abriendo un poco el juego?

Casella: Y, tiene que abrirse el juego, no pueden quedarse los chicos con el monopolio del streaming, tenemos que venir los mayores a poner un poco de orden, de cordura y de buen castellano (risas). 

Noticias: Hace un rato mencionó a Riquelme y a Bochini, dos grandes distribuidores de juego. En “Bendita” usted tiene seis panelistas, ¿cómo logra que todos tengan su momento y no se pisen?

Casella: Todo conductor necesita ser un poco Riquelme o Bochini porque tanto en la tele como en la radio son cinco o seis egos rodeándote. A mí me preocupa que no se pisen porque sino no se entienden, pero además que hablen todos, hay que ser justo con eso, no es que me da lo mismo. Quiero que el que labura conmigo disfrute. La otra vez surgió el tema del conflicto entre Cabak y Jujuy Jiménez, mirá, yo puedo trabajar con alguien que no sea tan talentoso, pero le voy a buscar su costado amable y divertido para que se destaque de alguna manera. Esa es mi tarea, no solo saludar, presentar las notas y los informes sino hacer que brillen. La prueba está en que se nos han llevado mucha gente, “Bendita” ha sido un lugar de exposición importante, desde Santiago del Moro hasta Juariu o Lola Cordero pasaron por el programa. En general se van porque les pagan más, es imposible ser más feliz que en “Bendita” que es un cumpleaños todos los días.

Noticias: Usted formó parte del programa “Buenos muchachos” donde tenía una presencia relevante Guillermo Coppola que ahora tuvo su propia serie. ¿Qué piensa de este revival de los 90?

Casella: Los 90 fueron muy floridos, hubo una diversión de pizza con champagne capaz en estos tiempos de cierta angustia económica e incertidumbre salir un poco a buscar eso es comprensible. Yo a veces reivindico lo que hicimos en “Buenos muchachos”, pero no puede volver. Estamos todos más viejos, Cacho se murió, Veira está cancelado y Coco Basile está metido dentro de la casa. Pero vos ponés “Buenos muchachos” en YouTube y soporta el tiempo aunque ves cosas de un humor que hoy serían inviables. Ya en esa época me cuidaba muy bien de no derrapar y de respetar a las mujeres porque siempre estaba el tema de todo lo que ellos habían hecho con las minas, los cuidaba de no machirulear exageradamente. Por supuesto que aprovechaba mucho su trayectoria sin ser amigo de ellos porque había una diferencia generacional. 

Noticias: Publicó un libro con sus mejores entrevistas. Si estuviéramos rodeados por estudiantes de periodismo, ¿qué tips les daría para hacer una buena entrevista?

Casella: Supongamos que es una nota televisiva. Llegue siempre antes que el entrevistado. Y no solo llegue antes, invítele algo para tomar como si fuera su casa, la hospitalidad es lo primero. El peor pecado que podés cometer es no saber bastante del personaje, decir: “¿Cuándo vas a hacer televisión?” y que te conteste: “Estoy haciendo un programa en el cable”, ahí chau, se murió la química.

Noticias: Es interesante lo que dice sobre la preparación porque, por ejemplo, Julián Weich ha dicho que cuando él entrevistaba en “Vivo para vos” le gustaba llegar y no saber nada del personaje.

Casella: La preparación es fundamental. ¿Julián Weich es periodista? No, es actor, ahí está el tema. Hay que saber todo lo posible si vos tenés un interés periodístico, si voy a charlar con un actor tengo que saber como mínimo cuántas películas hizo, en cuáles ficciones trabajó, qué le gusta en la vida y de qué equipo es hincha. No puedo no saberlo, ojo la otra punta es el exceso de Wikipedia. Otro pecado es cuando la pregunta es más larga que la respuesta, hay que dejar hablar al entrevistado. La entrevista que mejor me salió en mi vida fue en la que menos hablé,  con Facundo Cabral. Tenés ahí a un trovador, poeta, decidor, compositor, ¿cómo lo vas a estar interrumpiendo? Le gustó tanto que pidió volver al viernes siguiente. También a veces salen las notas que salen en el afán de buscar un titular y ser levantado por otros medios, el entrevistado se da cuenta de eso y se pone a la defensiva. Hay que buscar la empatía, los temas de interés, no el título.

Credito Revista Noticias

Por admin