El intelectual, filósofo y poeta, Vicente Zito Lema, pasó por el programa “SUR SUR, EL EJE DE LOS PUEBLOS”, que se emite por FM 88.9, y analizó la actualidad nacional. Además, habló de su nuevo libro y de la filosofía que caracteriza a la Argentina.

Estamos ante una complejidad de acontecimientos que nos mueven y nos conmueven de diferentes formas. 

No siempre uno logra la objetividad para analizar la situación porque uno no está en un lugar neutral, sino comprometido. 

Sobre una época reciente de destrucción de la vida, de la economía, de la cultura, de los afectos, de los vínculos, se une una pandemia y a la vez, el salir a flote, una estructura social, económica y cultural donde, desde hace muchas décadas, me atrevo a decir, desde la fundación desde este país, los vínculos y los bienes materiales y espirituales no han sido parejos para todos. 

Este país se edificó sobre mucho dolor, exclusión y prejuicio. 

En el transcurso de la historia, hubo luces y sombras. Y hubo momentos donde las noches parecían eternas. Hablo de las dictaduras y, sin ponerlo en el nivel de dictadura, pero cercano en su catástrofe social, el gobierno anterior que más que recibido, hemos padecido.

Mi amigo Osvaldo Bayer tenía, en lengua filosófica, una mirada trágica de la historia. En cambio, yo tengo una mirada dramática. La diferencia es que una mirada trágica acepta que las situaciones están marcadas por fuerzas tan potentes que el destino ya jugó lo suyo y eso ya es irreversible. Yo tengo otra mirada, que es dramática, es decir, yo creo que el destino no está marcado, ni para bien, ni para mal, porque no creo que todo vaya a salir mal ni que la historia dé la razón a los que luchan. Es un drama en el cual cada generación tendrá que hacerse cargo de la historia. Y desde allí dar la batalla.

Cuando uno alienta a los estudiantes y cumple con su responsabilidad en defensa de la educación pública, que no solo es dar discursos, sino trabajar y enfrentar las dificultades, la gente joven te responde. Veo que hay una militancia que tiene amor por la construcción de un mundo más justo. 

La relación entre pobreza y belleza existe. Es una relación absolutamente compleja porque no está claro cuando hablamos de pobreza, aunque pareciera que todos sabemos de qué hablamos. 

Pareciera que hablamos de lo mismo y no hablamos de lo mismo. No puedo aceptar que exista la pobreza por fuera de la riqueza. Llegará algún tiempo en que se hable no tanto de pobreza y sí del despojamiento de los excesos. 

La riqueza inexorablemente necesita de la pobreza. 

Pareciera que todos estamos de acuerdo cuando hablamos de belleza. Pero no todos estamos de acuerdo de qué hablamos cuando hablamos de belleza. Como cuando hablamos de amor, de democracia, de revolución. Son gigantescas palabras o conceptos que cuando uno los desnuda, empieza a notar que tienen una apariencia que confunde y una esencia que desnuda posturas muchas veces contrarias sobre lo que en la apariencia es lo mismo.


Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *