Este martes se cumple un año del asesinato de Diego Cagliero, un caso de gatillo fácil ocurrido en la localidad de Martín Coronado, partido de Tres de Febrero. El joven músico de 30 años fue muerto de un disparo en el pecho durante una persecución por un efectivo policial que será sometido a juicio por jurados.

Este martes por la mañana, la familia de Cagliero lo recuerda mediante un Facebook Live, el cual durará hasta las 18 horas con testimonios y reportajes sobre lo sucedido con la causa en el último año. Asimismo, también habrá música y videos recordatorios para homenajearlo.

Otro de los reclamos de los familiares y amigos será solicitarle al Consejo Deliberante de Tres de Febrero que declare el 19 de mayo como el Día en Contra de la Violencia Institucional en el municipio.

Cabe recordar que el oficial Rodrigo César Exequiel Canstatt será juzgado por el delito de “homicidio agravado por ser miembro de la fuerza de seguridad pública y por el uso de arma de fuego”. Además, su compañero, el subinspector Sergio Darío Montenegro será llevado a juicio bajo la carátula de “tentativa de homicidio agravado” de Mauro Tedesco, otro de los jóvenes que acompañaba a Cagliero en la camioneta perseguida por los patrulleros aquel día.

Los efectivos considerados culpables de gatillo fácil se encuentran actualmente detenidos y separados de la fuerza. Según la investigación reconstruida, el 19 de mayo pasado, un grupo de amigos, en el que formaba parte el joven asesinado, entró a un supermercado Día ubicado en Perón al 7300, en Martín Coronado, y salió del lugar con hamburguesas y bebidas que no quiso pagar. Ello generó un conflicto con personal de seguridad del comercio, de modo que los jóvenes dejaron parte de la mercadería pero se llevaron la bebida alcohólica.

Desde el supermercado se dio alerta al 911, por lo que los móviles policiales llegaron al lugar del hecho y comenzaron a perseguir al grupo. A 17 cuadras del Día, en la esquina de Campo de Mayo y avenida Márquez, interceptaron la camioneta donde iban los jóvenes.

Según indicaron los policías, escucharon disparos de manera que respondieron con tiros, uno de los cuales dio contra el pecho de Cagliero, quien murió al instante.

“El dominio y conocimiento que se le exige a un miembro de la fuerza, excede al de cualquier ciudadano común, no resultando prudente el accionar llevado a cabo por el imputado -Canstatt-“, afirmó el juez Grammático en su comunicado revelado por Télam.

Al momento de su muerte, la pareja de Cagliero estaba embaraza de cuatro meses. Hoy, su hijo Camilo ya tiene ocho meses de vida.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *