Tras el comunicado de Javier Milei contra el periodismo, la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa repudió sus constantes ataques. «En una nueva escalada, el mandatario agredió a una periodista por declaraciones realizadas durante una entrevista, deseó la quiebra de un grupo de medios que dejaría a 630 trabajadores en la calle y, más grave aún, publicó un extenso texto plagado de agravios y ataques a la labor periodística. Esta nueva arremetida se da mientras se conoce que el presidente se informaba con un bot de precios de supermercados de la red social X que, en realidad, era falso. Ésta es la demostración más cabal que el reemplazo de trabajadores de prensa por plataformas digitales sin regulación alguna termina en una multiplicación escandalosa de la información falsa, en la que cae el propio gabinete nacional», remarcó FATPREN. La hostilidad gubernamental hacia la prensa se hizo carne este miércoles 10 en la policía, la cual en medio de la brutal represión hacia movimientos sociales, también atacó a trabajadores de prensa con balas de goma, gases lacrimógenos, rompiendo sus cámaras fotográficas e, incluso, deteniendo a un comunicador. Por ANRed.


La respuesta de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), a través de un comunicado titulado «El presidente Milei ataca la libertad de expresión y el derecho a la información para encubrir los resultados de sus políticas«, se da luego de que Javier Milei publicara este miércoles 10 un comunicado en su cuenta de X, titulado «Libertad de expresión. Para todos«, en la que ataca al periodismo en general, asegurando que «se ha corrompido, ensuciado y prostituido al calor de los sobres y la pauta oficial», donde «la extorsión es moneda corriente» y «la mentira, la difamación, la calumnia son algo frecuente también».

«Primero te pegan, y después te pasan la factura – señala Milei en su comunicado – Cifras siderales. Pero como la mayoría de los políticos son los que pagan, quedan presos de su propia trampa, ya que nunca pueden contestar los ataques a riesgo de que expongan sus negocios. El problema de muchos periodistas con los que integramos La Libertad Avanza es que no le debemos nada a nadie. No tenemos negocios con nadie. Y no nos vamos a quedar callados frente a las operaciones, la mentira, la calumnia, la injuria o la difamación. Vamos a contestar. Vamos a decir nuestra verdad. Vamos a bajarlos de esa Torre de Marfil en la que creen que viven. Porque libertad de expresión significa que nadie puede evitar que hablemos. Ni siquiera los sagrados periodistas».

Ante esta nueva avanzada de Milei hacia el periodismo, la FATPREN expresó: «desde el comienzo de su mandato, el Gobierno nacional dejó en claro su hostilidad al trabajo de la prensa, con la suspensión de la Pauta Oficial, las limitaciones inéditas en la cobertura de actos oficiales, la intervención de los medios públicos y la represión a trabajadores de prensa durante el tratamiento de la Ley Ómnibus. Luego intentó avanzar con el cierre ilegal de la Agencia Télam sin pasar por el Congreso, cuyos trabajadores resisten con un acampe que supera el mes, y el silenciamiento de TV Pública y Radio Nacional que, por primera vez en democracia, no pudieron informar sobre el Día Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia que conmemora el golpe genocida», enumera el comunicado de FATPREN.

En la misma línea, señala: «ahora, en una nueva escalada, el mandatario agredió a una periodista por declaraciones realizadas durante una entrevista, deseó la quiebra de un grupo de medios que dejaría a 630 trabajadores en la calle y, más grave aún, publicó un extenso texto plagado de agravios y ataques a la labor periodística. Milei habla de ‘una libertad de expresión para todos’ pero su ataque a los medios de comunicación y a la tarea de prensa sólo socava el verdadero derecho a la información para la población y, por tanto, de una verdadera libertad de expresión. En el mismo sentido, afirma que ‘nadie puede evitar que hablemos’; lo invitamos a que lo haga en todos los medios, no solamente en los que él elija», le responde la FATPREN a Milei.

«Esta nueva arremetida contra la prensa se da mientras se conoce que el presidente se informaba con un bot de precios de supermercados de la red social X que, en realidad, era falso – destaca la federación nacional de prensa – Ésta es la demostración más cabal de que el reemplazo de lxs trabajadorxs de prensa por plataformas digitales sin regulación alguna termina en una multiplicación escandalosa de la información falsa, en la que cae el propio gabinete nacional», remarcó FATPREN.

Asimismo, la federación de prensa señala que «todo esto ocurre en el marco de un fuerte ajuste sobre la población con una inflación superior a los dos dígitos mensuales, aumentos de tarifas, suspensión de la ayuda a comedores, despidos masivos de estatales y salarios que quedaron en su mayoría bajo niveles de pobreza. Es inocultable que el gobierno quiere atacar a la prensa para evitar que se informe sobre la dramática situación que se está desarrollando en el pueblo producto de las políticas oficiales», sentenció la FATPREN.

Para finalizar, la federación expresó: «llamamos al presidente Javier Milei a cesar sus agresiones a la prensa, que además son caldo de cultivo y validan futuros ataques a trabajadores de prensa, y a respetar la labor periodística. Lo convocamos también a que cumpla con sus obligaciones de funcionario público y denuncie en la justicia los actos de los que tuviera conocimiento que pudieran constituir un delito. Rechazamos la censura en los medios públicos y el intento de cierre de la Agencia Télam. Por el respeto irrestricto al Estatuto del Periodista Profesional y los Convenios Colectivos de Trabajo. Por salarios por encima de la línea de pobreza. Investigación y castigo de los responsables de la represión a trabajadores de prensa», finaliza el comunicado.

El discurso de Milei se hizo carne en la policía, que gaseó, golpeó y baleó a comunicadores

Lo que señala FATPREN sobre que las agresiones de Milei a la prensa son caldo de cultivo y validan futuros ataques a trabajadores de prensa está lejos de ser sólo una consigna: así como las fuerzas policiales reprimieron a trabajadores de prensa durante el tratamiento de la Ley Ómnibus, este miércoles 10, en el marco de la brutal represión policial contra una protesta de movimientos sociales en reclamo de alimentos para los comedores y merenderos barriales, varios periodistas y fotógrafos fueron gaseados y recibieron impactos de bala de goma en sus cuerpos y en sus cámaras fotográficas. Asimismo, otros fueron detenidos arbitrariamente mientras ejercían su profesión y registraban los hechos. 

Carlos Guerra, quien estaba cubriendo los hechos para el área de prensa de la Unión de Trabajadorxs de la Economía Popular (UTEP), registró el video publicado arriba y hasta el momento se encuentra detenido de forma arbitraria.

A su vez, Diego Ricciardi, movilero del canal de noticias Crónica, recibió una herida en el mentón producto de un perdigón de goma disparada por la policía. Lo mismo le sucedió al reportero gráfico Antú Divito Trejo, que estaba cubriendo fotográficamente para La Retaguardia los hechos.

En el caso de nuestra agencia, nuestro compañero Antonio Becerra sufrió la rotura de su herramienta de trabajo, su cámara fotográfica, producto de impacto de una de las tantas balas de goma disparadas por la policía.

Por admin