El hombre detenido bajo la acusación de haber asesinado a puñaladas a su expareja delante de sus hijos de 5 y 3 años en una vivienda de la localidad bonaerense de Marcos Paz fue encontrado muerto esta tarde en el calabozo donde estaba alojado, y se investiga si se envenenó antes de ser capturado ayer, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Carlos Soruco Fernández (32), de nacionalidad boliviana, quien permanecía detenido en la comisaría 1ra. de Mercedes a la espera de ser indagado por el femicidio de Vanesa Carreño (29), asesinada de 13 puñaladas, según reveló la autopsia realizada esta tarde.

Voceros judiciales informaron a Télam que el hallazgo se produjo esta tarde en una de las celdas de la mencionada seccional, donde fue encontrado Soruco Fernández tirado boca arriba y sin signos vitales.

El hombre había sido trasladado esta mañana desde el destacamento de Mariano Acosta hacia la comisaría de Mercedes, donde permanecería alojado hasta ser indagado mañana por el fiscal el fiscal Pedro Illanes, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial Mercedes, quien le imputaba el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por ser cometido mediando violencia de género”, que prevé una pena de prisión perpetua.

Fuentes judiciales informaron que el acusado manifestó sentirse descompuesto esta mañana, tras lo cual fue atendido por personal médico del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) y luego regresó al calabozo, en el cual estaba solo.

De acuerdo con el médico legista que constató la muerte de Soruco Fernández y revisó el cadáver, no tenía signos de violencia, y el fiscal Illanes ordenó que se practique la operación de autopsia.

Es que los investigadores sospechan que el imputado puede haber ingerido algún tipo de veneno antes de ser capturado ayer por vecinos en un campo de la localidad bonaerense de Mariano Acosta, partido de Merlo.

En ese sentido, Soledad Carreño, una de las hermanas de la víctima, ayer dijo a la prensa: “»Mi tía me llamó de Mariano Acosta que mi cuñado la había llamado y le dijo ‘cuidame a mis hijos que yo voy a tomar veneno, ya no puedo más’».

El próximo lunes está previsto que se realice la necropsia al cuerpo de Soruco Fernández en la morgue judicial de Lomas de Zamora.

Por su parte, esta tarde también se conoció el informe preliminar de autopsia realizada en la localidad bonaerense de Chivilcoy al cadáver de la joven asesinada, en el cual los forenses determinaron que sufrió 13 puñaladas.

Fuentes judiciales informaron que 10 de las puñaladas fueron en espalda, tórax y abdomen, mientras que las 3 restantes se trataron de heridas de defensa de la víctima, en mano y brazos.

En tanto, los forenses no pudieron confirmar que Carreño estuviera embarazada, por lo que se deberán esperar el resultado de las pericias anatomopatológicas y de la muestra de sangre para determinarlo.

El hecho se registró ayer cerca de las 11.30 en El Malacara y Reilly, del barrio Santa Catalina, en jurisdicción de Marcos Paz, 48 kilómetros al oeste de la Ciudad de Buenos Aires, donde vivía la víctima.

Fuentes judiciales y policiales informaron que Carreño se había separado de su expareja hacía tres meses y el hombre concurrió ayer a la vivienda.

En ese marco, Carreño recibió varias puñaladas en su cuerpo que le causaron la muerte en el lugar, mientras que el agresor escapó y arrojó el arma homicida al techo de la vivienda, que luego fue encontrada por los peritos que trabajaron en la escena del crimen.

«El exmarido le traía zapatillas a los nenes de 5 y 3 años y la apuñaló, los nenes presenciaron ese momento horrible viendo cómo mataban a su mamá», publicaron en redes sociales conocidos de la víctima.

Vecinos que escucharon gritos alertaron al 911 y los efectivos comprobaron que la joven estaba fallecida por heridas de arma blanca.

Vanesa «estaba con mi hermana discapacitada y ella no tiene noción de lo que pasó. Estaba la nenita de cinco años que dijo ‘papá malo, la agarró a mamá con cuchillo’», contó a la prensa Soledad Carreño, otra hermana.

Tras el crimen, personal policial inició un operativo para detener al sospechoso, quien finalmente ayer a la tarde fue localizado por vecinos en un campo de Mariano Acosta.

Luego de ser reducido, Soruco Fernández fue aprehendido por los efectivos y trasladado al destacamento de Mariano Acosta.

Los voceros añadieron que no existían antecedentes de denuncias por «violencia de género».

Sin embargo, una mujer conocida de la familia dijo a Télam que el hombre «siempre le pegaba» y que ella se fue a vivir a la casa de sus padres tras haberse separado.

En tanto, familiares y amigos de la víctima se concentraron ayer a la tarde en la casa de Vanesa con imágenes suyas para pedir Justicia y desde las redes sociales convocaron a marchar a la plaza del centro de Marcos Paz.

Por otra parte, el 27 de julio de 2020, en esa misma casa, un grupo de delincuentes mató a balazos a Jorge Guadalajara (40), hermanastro de la joven e hirió a su padre Filomeno Carreño (67), durante un intento de robo.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat