Con la reunión del Congreso partidario prevista para el próximo viernes 22, se pondrá en marcha una imprescindible etapa de reconstrucción del Partido Justicialista, tras el paso al costado que se vio obligado a dar Alberto Fernández como conductor de la fuerza.

De esta manera, el peronismo ya calienta motores de cara a ese encuentro que se realizará en el microestadio del club Ferro Carril Oeste, en la Ciudad de Buenos Aires, con la asistencia de los casi 900 congresales que, además de hacer un llamado a la conformación de una “gran mesa de acción política, deberán empezar a definir quién será el próximo conductor del partido en un momento tan complicado.

Desde distintos sectores indican que propondrán la realización de una interna “como las de antes”, para elegir las próximas autoridades partidarias y que, con ese fin, convocarán para que participen todos los sectores del peronismo, incluso a los que no forman parte de Unión por la Patria (UxP).

“La última interna de ese tipo fue la de Menem- Cafiero”, recuerdan. Dicen que es aventurado dar nombres propios, pero que quien gane esta pulseada “tendrá la legitimidad del voto mayoritario del afiliado”.

El objetivo es que el proceso se desarrolle con el suficiente tiempo como para que las elecciones recién ocurran cerca de fin de año, con el fin de que no se mezclen con las elecciones legislativas de 2025.

En la nueva etapa que se abrió con el desembarco de Javier Milei en la Casa Rosada, el PJ nacional buscará potenciar un perfil abiertamente opositor, con protagonismo de los sindicatos nucleados en la CGT, de los gobernadores, sobre todo el bonaerense Axel Kicillof, quien hoy por hoy se convirtió en el antagonista de mayor peso del presidente; y de los legisladores que se opusieron a la primera Ley Ómnibus, y se encaminan a rechazarla también en su nueva versión.

La mesa de acción política que se conformará el 22 servirá para repartir roles y salir a buscar a los peronistas que están disgregados y forman parte de otros espacios, como el cordobés Martín Llaryora, Miguel Ángel Pichetto, Guillermo Moreno y Juan Manuel Urtubey, entre otros.

Los gobernadores, unos de los grandes protagonistas del espacio, están concentrados, no solo en la gestión diaria, sino también en las negociaciones que sostienen con el gobierno nacional. Sin embargo, varios de ellos pueden llegar a pujar por la presidencia del partido. El que se vislumbra como posible candidato es el formoseño Gildo Insfrán.

La semana pasada, el gobernador -que ocupa el cargo de presidente del Congreso- se reunió e hizo un primer acercamiento con el titular del bloque de Hacemos Coalición Federal (HCF), el diputado Miguel Ángel Pichetto, y con el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Por ahora, desde el entorno de Pichetto dicen que el legislador no asistirá el 22.

Moreno, en tanto, salió a declarar que “es muy importante la convocatoria de Insfrán”, y que “el gobernador es un hombre muy querido por el peronismo de todo el país, que trabajó en muchos Congresos partidarios y se ganó el respeto de todos”. “Algo muy importante para quien conduce”, dejando entrever que, para él, es el formoseño el quien debe reemplazar a Fernández.

Dentro del PJ también hay quienes consideran que la amplitud de la convocatoria puede significar un peligro para la unidad del espacio, y que no es el momento de dar ese tipo de discusiones partidarias. Opinan que en el centro de la agenda tienen que estar las políticas de Milei y las consecuencias que van generando en las clases medias y bajas.

Algunos temen que “crezca una construcción anti k para quedarse con el PJ y que eso obligue al kirchnerismo a la conformación de otro espacio, como pasó con Unidad Ciudadana”. “Sería un error”, repiten.

Desde el kirchnerismo, sin embargo, desmienten esas versiones. Dicen que son ellos mismos los que propician la interna y que puertas adentro del PJ -Eduardo “Wado” de Pedro estuvo en todas las reuniones- vienen remarcando que es necesario dar una discusión abierta para que “jueguen todos y que sea lo que tenga que ser”.

“Incomodidad, riesgo a que haya una conducción distinta, a que se configuren alianzas internas que no nos gusten tanto, no hay. No hay miedo”, aseguran. Consideran, además, que “hay que volver a las bases y parar con las listas de unidad que después no representan a nadie”.

Analizan que desde que ganó Milei hay varios peronistas con “vocación de jugar”, pero que lo hacen desde espacios lejos del PJ porque critican al kirchnerismo o a La Cámpora. Es el caso de Llaryora, Moreno, Urtubey y tantos otros. “Si hay verdaderas internas abiertas y representativas, y sí los convocamos a todos con tiempo, nadie va a tener excusa para después abrirse. El que gana conduce y el que pierde acompaña”, remarcan en cuanto al armado partidario.

En esa línea, recuerdan que “alguien tiene que invitar a todos los actores”, y que la mesa de acción política se tratará, justamente, de eso: de conformar un espacio diverso dentro del PJ para salir a invitar a los que se fueron. “La idea es generar mucho diálogo previo y no apurar para que las internas sean genuinas y no testimoniales”. “Hay que abrir el debate, sin presionar, para que el PJ no sea noticia todos los días. Pero con el objetivo de que se puedan hacer las elecciones antes de fin de año”, puntualizan.

En una convocatoria ampliada tampoco sería para nada extraño que participe el excandidato a presidente de UxP, Sergio Massa, por más que sea presidente de otro partido, el Frente Renovador. Sin embargo, en su entorno adelantan que no irá el 22. Las cosas no están del todo bien entre él y Kicillof desde hace varios meses. El clima se tensó cuando el gobernador armó su gabinete y no le dio espacios clave que reclamaban desde el FR. Tanto Massa como Kicillof están interesados en la futura conducción del peronismo y eso, inevitablemente, generará chispazos y enfrentamientos.

El 22 de marzo tampoco irá al Congreso CFK y hay dudas sobre qué hará su hijo, el presidente del PJ bonaerense Máximo Kirchner. “Todo el que quiera competir por la presidencia del PJ lo podrá hacer. Máximo puede presentarse para presidir el PJ nacional y también Cristina si quiere”, arriesgan algunos dentro del PJ. Cerca de Kirchner, en tanto, recuerdan que aún le queda mandato como presidente del PJ bonaerense, que está concentrado en eso y que “el Congreso es para que vayan los congresales”. “El objetivo puntual es aceptar la licencia de AF y que se conforme una mesa de acción política”, repiten.

En esa línea, recuerdan que “alguien tiene que invitar a todos los actores”, y que la mesa de acción política se tratará, justamente, de eso: de conformar un espacio diverso dentro del PJ para salir a invitar a los que se fueron. “La idea es generar mucho diálogo previo y no apurar para que las internas sean genuinas y no testimoniales”. “Hay que abrir el debate, sin presionar, para que el pj no sea noticia todos los días. Pero con el objetivo de que se puedan hacer las elecciones antes de fin de año”, puntualizan.

Por admin