Las fotos de los encuentros con sus hijos cuando Imad Shaban se los llevó a Jordania: Una foto vale más que mil palabras. Lo dice el dicho, y lo confirma Gabriela Arias Uriburu (58) al abrir uno de sus álbumes más íntimos. Se trata de una serie de fotos, publicadas hace décadas por Revista GENTE, en donde quedaron inmortalizados los encuentros que mantuvo con sus hijos cuando viajaba a Jordania en tiempos en donde ella no tenía la tenencia de Karim (31), Zahira (30) y Shariff (27).

Su causa de lucha fue tema nacional e internacional. Hoy la vida le dio la oportunidad de transformar ese dolor en una ayuda hacia otras personas, sanando y brindando herramientas para quienes viven situaciones similares de vínculos conflictivos.

Una de las imágenes de Karim, Zahira y Sharif cuando vivían en Jordania.

En diálogo con Revista GENTE, la escritora que el año pasado presentó Vínculos II recuerda algunas de las postales tomadas entre los años 1997 y 2005.

“Yo llevé a la Argentina en mis valijas, llevé a nuestro país al Medio Oriente cada vez que estuve allí de visita. Cuando viajaba llevaba sábanas con algodón de acá, ropa confeccionada en el país y un montón de cosas como para que sientan lo mismo que nosotros”, recuerda sobre esos viajes de revinculación.

5 fotos que marcaron a Gabriela Arias Uriburu

1997. “Última foto juntos con ellos. La sacamos unos meses antes de que Imad se los llevara. Amo esta foto: así éramos de unidos. Yo iba con ellos a todos lados. Los chicos aprendieron a disfrutar del sol y del agua por mi disfrute. Hasta el día de hoy lo hacen. Esta foto transmite muchísimo de lo que seguimos teniendo cuando estamos todos juntos”.

2001. “Esta fue una visita muy difícil porque pasamos por situaciones muy complicadas que relato en mi libro ‘Después de todo’. En un costadito (margen izquierdo) está mi papá filmándonos así llevaba a la familia grabados los encuentros y veían cuánto había crecido los chicos. Casi todas las visitas están filmadas. Hace poco le lleve a Sharif un pen drive con todas las grabaciónes. Las visitas hasta el 2006 eran así como lo muestra la foto. En el living de una casa con vigilancia estaba la terapeuta de los chicos y en otra silla en padre…”

2001. “Lo increíble de esta foto es que, más allá de todo el grado de tensión, se generaba en los chicos nuestro espacio de juego amor y contención donde nos abríamos a través del juego a sus corazones y dolores. Fíjate cómo alrededor de ellos están los juegues, papel para dibujar y gracias a todo esto es que entrábamos como en nuestra cápsula de amor lo que llame “Vinculos” y de allí su libro. Los hijos no son los culpables de lo que pasa. Yo no utilizaba nuestros encuentros para hablar de lo que estaba pasando sino para curar sus corazones abrazarnos tocarnos reírnos consolar sostener. Mi gran tesoro las valijas que llevaban de todo argentino”.

2005. “Cuando ya puede entrar a su casa entre de lleno a la cocina y allí pasaron cosas increíbles. La cocina ayudó muchísimo a curar las nanas del alma. Desde el 2005 las visitarás comenzaron a ser en la casa de ellos. A esta foto haciendo panqueques con Zahira le habíamos puesto a nuestro “restaurante Ma-Za linda”. Los sabores argentinos recorrieron por años toda la casa jordana. Otra manera maravillosa de curar sanar alquimizar tanto dolor. Hasta el día de hoy amigos se los chicos recuerdan los panqueques y las pizzas”.

2005. “Cuando ya puede entrar a su casa entre de lleno a la cocina y allí pasaron cosas increíbles. La cocina ayudó muchísimo a curar las nanas del alma. Desde el 2005 las visitarás comenzaron a ser en la casa de ellos. A esta foto haciendo panqueques con Zahira le habíamos puesto a nuestro “restaurante Ma-Za linda”. Los sabores argentinos recorrieron por años toda la casa jordana. Otra manera maravillosa de curar sanar alquimizar tanto dolor. Hasta el día de hoy amigos se los chicos recuerdan los panqueques y las pizzas”.

2005. “Yo preparaba toda mi ropa desde Argentina ni bien acordaba las visitas. Era fundamental que los chicos me vieran bien y que cuando me abrazaran en la ropa encontraran confianza, amabilidad, amor y por sobre todo, elegía colores y texturas. Los varones vestidos con las camisetas del Real Madrid ya eran fanáticos del fútbol: tienen camisetas firmadas de muchos jugadores argentinos. De esta forma acercaba nuestra pasión y hoy la viven y se mostró de forma asombrosa para muchos cuando fueron la Mundial. El mate fue y es mi gran compañero de mis viajes Karim cuando vino hace poco se llevó uno porque le encanta. Allí iba llevando el mate del hotel a la casa de ellos”.

Gabriela Arias Uriburu habla del perdón a Imad Shaban

“El perdón es algo que queda chico. Necesité mucho trabajo personal que lo llamé ‘redención’. Fue algo espiritual donde acepté todo como fue, un proceso alquímico que aún no termina. De esto va a trata mi nuevo libro Vínculos II. Trae toda la síntesis de mi trabajo durante 25 años, con los temas más difíciles”, destaca sobre lo que tuvo que trabajar para poder superar el mal momento que le hizo vivir Imad Shaban.

La familia reunida en el casamiento de Karim Shaban en 2022.

“No me alcanzó la psicología de Freud, necesité mucho más. Por eso hice un trabajo transpersonal. Para mí fue eso lo que me ayudó a generar vida en el infierno, la paz en las noches oscuras. El mensaje es que la labor la tiene que hacer cada uno. Es un camino de autoconocimiento. Qué hago con lo que me pasó y si me voy a quedar del lado de la víctima o voy a accionar para hacer el gran hito de mi vida”, agrega.

Y cierra: “La relación que tenemos hoy va y viene. Hay momentos en donde estamos más comunicados que en otros. No es fácil ni para él ni para mi porque venimos de dos culturas diferentes. He tenido que ceder mucho y todavía no se compensó todo eso que he cedido, por eso no está bueno”.

De qué trata Vínculos II, el último libro de Gabriela Arias Uriburu

“Este libro es una suerte de oráculo que va a estar alumbrándonos en noche oscuras. Viene a traer compañía. Estamos un momento en donde los vínculos están transformándose y las transformaciones duelen porque nos queda cómodo permanecer en lo desconocido y no ir a lo desconocido. La vida nos empuja a algo con más potencial que va a hacer cambiar la forma de vincularnos”, explicó a Revista GENTE.

“Una de las herramientas que trae es la de las constelaciones familiares ya que en este tiempo me fui formando como consteladora y todo sobre El viaje del héroe de Joseph Campbell que, para mí, ha sido una guía. Todo lo que nos está pasando es que necesitamos encontrar esa sabiduría, ese héroe que tenemos dentro. Es una invitación a un camino interior en donde tenes que matar el ego y a transitar pruebas. Hay un capítulo muy importante con la muerte, que nos enseña a vivir”, destacó.

La escritora el año pasado en la presentación de su libro en la Fería Internacional del Libro.

Al invitar a la reflexión, Arias Uriburu relató que “la dificultad hay que saber cómo transitarla. Hay que contar con la fuerza interior. Si la dificultad llegó a tu vida, hay que transitarla. Es un momento incómodo. No hay nada que hacer. Hay que pasarlo y es posible. El primer vínculo con el que tenemos que resolver las cosas es con uno mismo”.

“Si estás vivo, se puede”

“La frase me la regaló mi terapeuta, que también falleció hace unos años. El libro va y viene enfocando todos los aspectos vinculares que experimenté. Tiene mucho de mis anteriores trabajos, Enemigo íntimo, de Al encuentro del corazón, de Vínculos. Vínculos II ingresa en las capas de los traumas, de los dolores profundos. Incluso relata el testimonio de una mujer que empezó un trabajo de autoconocimiento, y en medio de este camino vivió una historia muy difícil de violencia y recibió un diagnóstico de cáncer. Y ahí empieza todo un trabajo con la enfermedad, la muerte, la vida… Es un libro que contiene mucha fuerza de reconciliación, de resiliencia, y también sobre constelaciones familiares. Es un libro, te sintetizaría, que me pone muy feliz”, reveló.

Archivo Grupo Atlántida: Mónica Banyik.

Por admin