Un hombre de 33 años murió baleado y un policía resultó herido de arma blanca en un enfrentamiento frente a un hospital del partido bonaerense de San Martín y se investiga si el fallecido atacó primero al efectivo o si éste y otro oficial que también intervino cometieron algún exceso al disparar, informaron hoy fuentes de la fuerza y judiciales. Mira las imagenes

Todo comenzó el sábado a la noche, alrededor de las 22, cuando personal de la comisaría 8va. de dicho partido del noroeste del conurbano se trasladó hasta el Hospital Belgrano, ante la denuncia por el ingreso de una persona herida.

Según fuentes policiales y judiciales, en momentos en que uno de los efectivos se entrevistaba con los familiares de este paciente se escuchó un estruendo, por lo que los policías salieron a la avenida Constituyentes y advirtieron una tentativa de ilícito contra un vehículo, al que le rompieron uno de los vidrios.

Ante esta situación, los efectivos aprehendieron a un sospechoso al que trasladaron inmediatamente a la seccional, al tiempo que varias personas salieron de la lindera Villa Melo en defensa del apresado y una de ellas atacó con un arma blanca a uno de los policías, quien sufrió dos lesiones punzo cortantes en las piernas y varios cortes en las manos producto de defenderse del ataque, dijeron los informantes.

Siempre de acuerdo a la versión de los voceros policiales y judiciales, otro efectivo que estaba en el hospital intervino para defender a su compañero, le impartió la voz de alto al agresor y, como el hombre no cesaba con en el ataque, efectuó dos disparos.

Aún con las heridas de bala, el agresor no depuso su actitud, por ello es que el primer policía efectuó al menos un disparo contra el atacante con su pistola, la cual se le había caído al piso cuando lo apuñalaron inicialmente.

Voceros judiciales indicaron que si bien aguardan los resultados preliminares de la autopsia –que se realizará mañana en la morgue judicial de Lomas de Zamora-, se sabe que uno de los disparos fue a la altura de uno de los hombros, otro en el tórax y el restante en la zona costal.

Las fuentes consultadas señalaron que el sospechoso baleado fue ingresado por los propios efectivos policiales al hospital donde murió poco después.

«Tenía una fuerza y una adrenalina que no sentía lo tiros», aseguró a Télam una fuente vinculada a la investigación, quien agregó que se espera los resultados complementarios a la autopsia para establecer si se encontraba en estado de ebriedad o bajo el efecto de alguna sustancia.

Por su parte, el policía herido de arma blanca también lo asistieron en el mismo establecimiento y luego lo derivaron a una clínica en San Martín, donde le suturaron las heridas y finalmente le dieron el alta esta tarde.

En tanto, el hombre fallecido fue identificado luego por la Policía como José Luis González (33), quien residía en la Villa Melo.

«Él no roba, él es albañil, labura por su cuenta», contó esta mañana a Crónica TV Julia, la viuda de González.

«A mi hermano le dijeron que él cruzo con la mamá del detenido y parece ser que el policía le dijo algo o le llegó a pegar, entonces él reacciono y le pegó al policía y ahí es donde recibe dos tiros», relató la mujer.

Según Julia, su marido «no robó el auto, ni rompió el auto» sobre la avenida Constituyentes sino que «hay otro detenido por ese hecho».

«Él fue a avisarle a la madre del detenido que lo llevaban detenido», añadió.

A raíz de lo sucedido, la Policía inició actuaciones por «resistencia a la autoridad, lesiones y homicidio», y se abocó a preservar la escena del crimen y a relevar las cámaras de seguridad de la zona.

A su vez, al conocerse la muerte de González, esta madrugada se produjeron una serie de incidentes en la puerta del hospital y los alrededores entre vecinos y policías, en los que debió intervenir Infantería ya que entre los manifestantes había personas armadas y prendieron fuego dos contenedores de basura.

«Se tuvo que cortar el tránsito en la calle y se logró calmar la situación alrededor de las dos de la madrugada», explicó a Télam una fuente judicial.

Según fuentes con acceso al expediente, los investigadores procuran determinar si se trató de un caso de legítima defensa a partir de lo que se puede observar en los videos de las distintas cámaras de seguridad y por relatos de los testigos.

Los hechos son investigados por la fiscal Gabriela Disnan, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial San Martín, quien notificó a los dos policías que dispararon de la formulación de la causa y mañana les tomará declaración para determinar si cometieron algún exceso.

En tanto, en el lugar del hecho se secuestró un cuchillo que será analizado para saber si se trata del arma blanca que utilizó la víctima para atacar a los policías, uno de lo cuales estaba vestido de civil al momento del enfrentamiento.

Y como hay personal policial bajo investigación los peritajes de rigor serán llevados a cabo por personal de Gendarmería Nacional.

Además, la fiscal Disnan también le tomará declaración indagatoria al detenido minutos antes por «tentativa de robo agravado de vehículo dejado en la vía pública».

Por otro lado, el Hospital Zonal General Manuel Belgrano indicó esta mañana a través de un comunicado que tantos los pacientes como los empleados no se vieron afectados por lo ocurrido, y que las autoridades en contacto con el Ministerio de Salud provincial para garantizar su servicio de atención.

Mientras que esta tarde, vecinos reclamaban justicia en el lugar del hecho donde prendieron fuego un auto marca Peugeot 504 que se encontraba abandonado en la puerta del hospital, sobre avenida Constituyentes.

Por

Abrir chat