Falleció en Ramallo, a los 73 años, de una grave enfermedad. Fue campeón de múltiples categorías, una leyenda con carácter y pasión. Sus anédotas y frases

Por Guillermina Fossati

a noticia empezó a trascender el sábado por la tarde y la tristeza fue general. Se fue el Flaco, el hombre que dejará para siempre su huella en la historia del automovilismo nacional. 

Hace un tiempo que una grave enfermedad empezó a alejarlo de la escena pública, y ya casi no salía de su casa de Ramallo, su ciudad natal, allá donde fue recibido por ciento de personas en la segunda carrera que disputó y obtuvo su primer triunfo, empezando a sembrar lo que sería una trayectoria llena de gloria.

En 34 años de carrera, Juan María Traverso cruzó más de 700 veces la línea de largada; ganó 16 campeonatos; y obtuvo 7 subcampeonatos.

También dejó su impronta en cada una de las categorías en las que participó, con un manejo audaz y con un carácter fuerte y frontal. En más, muchas de sus anécdotas y frases son recordadas cada tanto y vuelven a llamar la atención.

La vida de Juan María Traverso

Juan María Traverso nació el 28 de diciembre de 1950, y en 1971 debutó en Turismo Carretera, en la Vuelta de Pergamino.

Un año después ganó por primera vez una carrera en el premio Supernafta YPF en el autódromo de 25 de Mayo. Fue ahí cuando regresó a su pueblo y lo recibieron con mucha euforia.

Juan María Traverso fue campeón 16 veces.

Juan María Traverso fue campeón 16 veces.

Un tiempo después se integró al equipo oficial Ford y en 1977 logró su primer campeonato de Turismo Carretera. Al año siguiente se consagró nuevamente campeón.

Después de un paso por Europa, en 1980 regresó para ayudar a su padre con problemas económicos y tres años después se sumó nuevamente al TC y TC 2000.

En 1985 pasó al equipo de TC 2000 con un Renault 18, y en 1986, con Oreste Berta como preparador de los Renault oficiales, empezó una serie de victorias interminables con la coupé Fuego. Entonces fue campeón en 1986, 1988, 1990, 1991, 1992 y 1993.

En 1994 se pasó a Peugeot y se subió a un 405 para competir enel  TC 2000. A mediados de año volvió al TC y fue nuevamente ganador con un Chevrolet. Un año después, era campeón del Turismo Carretera y del TC 2000.

KODAK Digital Still Camera

En 1997 fue ganador del campeonato de TC. En 1999 se apoderó de otra corona.

En el año 2000 se retiró del Turismo Carretera y con Toyota fue al TC 2000. Fue campeón del Top Race con un BMW 320i y así obtuvo su tercer título en la categoría y el 16º campeonatos nacionales: 6 de Turismo Carretera, 7 de TC2000 y 3 de Top Race. Fue un grande con todas las letras, con un espíritu que muchas veces fue controvertido, pero siempre llegó a la pista con ganas de ganar.

Las frases más recordadas de Traverso

El Flaco dejó tantas anécdotas en la pista y al volante como cuando se bajaba y declaraba después de una carrera, o en una entrevista. Una que siempre repetía era su cumpleaños, el día de los Inocentes.

Traverso tras su primer triunfo, en 1971.

Traverso tras su primer triunfo, en 1972.

“Nacer el Día de los Inocentes nunca me favoreció. Cumpleaños, Navidad, Año Nuevo y Reyes con un solo regalo, que encima es una cagada”.

Sobre su conducta, reconocía que desde chico tenía algunos problemas: “En la escuela fallaba un poco en conducta. Un día me pusieron 20 amonestaciones porque le pegué un pelotazo a un cura… Era la época en que se pegaba con el puntero. Pero aclaro que fui todos los días a misa entre los 6 y 16 años”. 

Su creencia en Dios siempre la mencionaba: “Creo en Dios… Y no sabés la cantidad de veces que me manejó el auto. Además, soy devoto de la Virgen de Luján”.

Sobre su experiencia en el automovilismo decía: “El mío es un caso insólito. Llegué al TC sin ninguna experiencia previa. Antes no había corrido ni en monopatín”.

También se refería a cómo manejaba: “No lo pongas porque van a decir que soy un fanfarrón, pero te aseguro que al conducir el auto de TC no encontré ninguna diferencia con el manejo habitual del coche de calle”.

Arriesgado, siempre iba al límite: “Siempre mantuve un estilo, desde mi debut a los 20 años con un Torino en Pergamino, cuando andaba 50 metros de costado, doblaba cruzado y le pegaba a los guardarrail”.

Y también buscaba a sus rivales: “Soy polémico porque soy vigente. Fijate que desde que empezó el TC 2000 siempre estuve en los primeros planos y, en cambio, mis rivales fueron cambiando”.

Juan María Traverso, con el buzo de Oca.

Juan María Traverso, con el buzo de Oca.

“Ser subcampeón es lo peor que hay. Quedás como un zapallo. Si salís tercero o cuarto no se acuerda nadie”.

Y para hacerla corta: “Para mí la puteada es acortar la charla y que no queden dudas. Por ejemplo: ‘usted es una persona que a lo mejor no coincide conmigo, usted se equivoca en esto o en lo otro…’ Prefiero decir ‘usted es un pelotudo’. Listo ¿cuánto tardaste? Cinco segundos”.

Sobre la muerte ha dicho: “Nunca pensé que me podía matar. Sufrí grandes accidentes, pero siempre creí que no me podía pasar nada”.

Por admin