A solo 45 días de gobierno, más un millón y medio de argentinos colmaron las plazas de todo el país para protestar por las brutales políticas de ajuste del gobierno del presidente Javier Milei y en forma especial pidieron a los legisladores de todos los partidos que rechacen el DNU y la Ley Ómnibus que rifará todas las empresas argentinas, bajará las jubilaciones y los salarios  y quitará derechos consagrados a los trabajadores desde que en la década del 40 llegó el peronismo al gobierno.

Más allá de la soberbia del gobierno que anunció que “el paro fue un fracaso”, debió ordenar la suspensión de llevar al recinto el día de hoy el dictamen de mayoría ya que hubiera sido rechazado al negar cambios sustanciales. Hay que recordar que el dictamen tuvo 21 respaldo y 34 disidencias de la oposición que se opone al aumento de las retenciones, al sistema de actualización de jubilados, el financiamiento a las provincias y el mecanismo de las privatizaciones, entre otros temas del paquete.

Caputo enfureció y amenazó a todos los gobernadores si el paquete fiscal no sale como él quiere. En algunos tuit afirmó que “el déficit cero no se negocia  y que se recortaran todas las partidas provinciales”. En realidad, Caputo no se hizo el macho, sino que repitió lo que escuchó del presidente en la reunión de gabinete. Milei había dicho que  “nuestro objetivo no es sacar la ley, sino llegar al déficit cero. Por lo tanto, si no tenemos ley, lo lograremos ajustando a diestra y siniestra”.

Más allá de lo que diga el gobierno, el peronismo activo el tratamiento del DNU a través del Senado. El interbloque de UxP en el Senado resolvió pedir una sesión especial para el jueves 1 de febrero, cuando buscará obtener los 37 votos necesarios para el rechazo. Aunque sea una media reprobación -para que sea nulo deben rechazarlo las dos cámaras-, sería una primera derrota política para un Ejecutivo que empieza a percibir un clima social que se caldea y una oposición que se reacomoda.

Desde UxP señalaron que la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo que debía reunirse para emitir dictamen sobre el DNU nunca se conformó. En UxP interpretan que ya se cumplieron los plazos y que ahora el decreto puede ser tratado directamente en el recinto por el pleno de los legisladores. Hay varios senadores que no integran el interbloque de Unión por la Patria y podrían sumarse para el quórum y el rechazo. Los provinciales de Río Negro y Misiones y los peronistas disidentes de Unidad Federal -el entrerriano Edgardo Kueider, el correntino Camau Espínola y la cordobesa Alejandra Vigo- más el radical Martín Lousteau que en su momento rechazaron el DNU. 

El gobierno parece no escuchar pero los legisladores deberían hacerlo. Ayer miles y miles de ciudadanos comunes, más allá de las organizaciones gremiales y los movimientos sociales, salieron a la calle. Fue común escuchar que “al final la casta éramos nosotros”, “la Patria es el otro” o “Milei basura, vos sos la dictadura”, pero hubo una nueva consigna que estalló en todo el país: “La Patria no se vende”.

Por admin