Junto al cepo, ahora llega la persecución del Gobierno a quienes hayan comprado más de 10.000 dólares. La administración que llegó haciendo alarde de permitir la libre compraventa de divisas, ahora escracha públicamente, dando a conocer nombre, apellido y DNI de los argentinos que adquirieron más de 10.000 dólares, dejándolos también expuestos a que la AFIP los investigue. La Ley Penal Cambiaria dispone de 6 meses a 8 años de prisión para algunos casos. Todo esto ocurre mientras los grandes fondos de inversión lograron fugas de capitales récord y el gabinete de ministros y quien encabeza el Poder Ejecutivo Nacional tienen gran parte de sus ahorros en divisas y en el exterior.

La entidad conducida por Guido Sandleris, el Banco Central de la República Argentina, comenzó a abrir sumarios a los argentinos que pudieron comprar más de 10.000 dólares, a pesar del límite dispuesto por el cepo.

Las personas involucradas quedarán inhabilitadas para operar en el mercado cambiario y serán pasibles de las penas dispuestas por la Ley Penal Cambiaria, las que van de 6 meses a 8 años, según la gravedad del caso, reincidencia, etc.

El BCRA puede observar en tiempo real las operaciones y cruzar la información con la AFIP.

Se cuestiona si la entidad no viola con su publicación de nombres y apellidos el secreto bancario, al que solo se podría acceder mediante fallo judicial. También se pone en peligro la seguridad de quienes ahora ya todo el mundo sabe que están en posesión de una buena cantidad de dólares.

FUENTE: Kontra Info.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat