Esa decisión, combinada con el relajamiento de otras medidas, no pudo evitar el estadillo de brotes en la mayoría de los planteles de la primera división, lo que se tradujo en situaciones de claro impacto deportivo como la que vivió River Plate hace una semana.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) avanzará sobre un endurecimiento de sus protocolos sanitarios para facilitar la conclusión de la Copa de la Liga Profesional (LPF) en el primer semestre del año, después de la suspensión por 9 días de todas sus competencias como respuesta al crecimiento de los contagios de coronavirus en el país.

El eje central de la nueva estrategia sanitaria será elevar la calidad de los testeos y aumentar su periodicidad sobre los cuatro planteles que se mantienen en competencia para luego implementar otras medidas que mantengan a salvo la burbuja.

Desde el regreso a la actividad en el segundo semestre del año pasado, la AFA aplicó una política de testeos serológicos basada en razones económicas, que fue cuestionada por los especialistas médicos debido a su ineficacia.

Esa decisión, combinada con el relajamiento de otras medidas, no pudo evitar el estadillo de brotes en la mayoría de los planteles de la primera división, lo que se tradujo en situaciones de claro impacto deportivo como la que vivió River Plate hace una semana a un día de afrontar el superclásico con Boca Juniors por los cuartos de final de la Copa LPF.

“La AFA tiene un protocolo que no es presentable”
ROBERTO DEBBAGA lo largo de la temporada también experimentaron momentos similares los planteles de Sarmiento de Junín -su DT Mario Sciacqua estuvo internado-, Gimnasia y Esgrima La Plata, Racing Club, Banfield e Independiente entre los casos más notorios.

“La AFA tiene un protocolo que no es presentable. En la mayoría de los clubes se hacen antígenos en vez de una PCR isotérmica o alguna PCR barata. Y los antígenos no detectan los casos asintomáticos, por lo tanto, un jugador asintomático va al campo, se entrena o juega y contagia. Por eso lo que se debe hacer es PCR”, explicó a Télam Roberto Debbag, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica.

En adelante, la AFA tiene pensado volcarse a los exámenes PCR como realiza la Conmebol y controlar a los futbolistas cada menos de 48 horas durante el período de concentración necesario para terminar la Copa de la Liga.

Las semifinales del torneo debían comenzar esta tarde con el partido entre Independiente y Colón de Santa Fe y continuar mañana con el clásico Boca-Racing, ambos en el estadio Bicentenario de San Juan. El partido decisivo por el título estaba previsto en el Estadio Único Madre de Ciudades de Santiago del Estero el domingo 30, día en el que concluyen las nuevas medidas tomadas por el Gobierno Nacional y acompañadas por la AFA.

Semifinales y la suspensión del fútbol
La suspensión del fútbol decidida este viernes abrió un enorme interrogante sobre el momento de conclusión de la Copa LPF en medio de un calendario saturado de partidos y monopolizado el próximo mes por la Eliminatorias Sudamericanas para Qatar 2022 y la Copa América, que de momento tiene a Argentina como único país organizador tras la baja de Colombia.

La voluntad de la Liga Profesional es jugar los tres partidos que restan durante junio, lo que supone una seria afectación para equipos como Boca y Racing que proveen de futbolistas a los seleccionados sudamericanos.

El “Xeneize” podría perder para la definición a gran parte de su estructura (Esteban Andrada, Carlos Zambrano, Frank Fabra, Jorman Campuzano, Sebastián Villa y Edwin Cardona) y “La Academia” a un valor irremplazable como su arquero Gabriel Arias y otro titular indiscutido como Eugenio Mena.

“Por el momento no hay fecha para la reprogramación de los partidos”, le confió a Télam una fuente de la Liga Profesional, aunque su vicepresidente, Cristian Malaspina, ya admitió que la intención es jugar en el sexto mes del año antes de la caída de los contratos profesionales el 30 de junio.

De manera extraoficial se mencionó la posibilidad de que las semifinales se disputen el 2 de junio y la final el domingo 5, pero ese fin de semana regirán las mismas restricciones sanitarias de los próximos 9 días, lo que haría imposible la organización.

El estadillo de brotes en los planteles de la primera división, fue de un gran impacto deportivo como la que vivió River Plate.

La ventana de las Eliminatorias Sudamericanas será entre el jueves 3 y martes 8 de junio con la séptima y octava fecha. De inmediato comenzará la Copa América (13 de junio al 10 de julio), por lo que se mantendrá la misma problemática de los futbolistas convocados a las selecciones nacionales.

A todo ese panorama de incertidumbre se suma lo que ocurrirá a partir de la semana próxima con la definición de los grupos de la Copa Libertadores y Sudamericana, que contempla nueve partidos en Argentina.

River y Boca definirán en la última fecha su clasificación a los octavos de final en la Libertadores, del mismo modo que lo harán Newell’s Old Boys de Rosario, Independiente, Rosario Central y Arsenal en la Sudamericana.

Por

Abrir chat