El titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Juan Carlos Pirovano, confirmó que no piensa dar marcha atrás con los despidos. Además adelantó su plan de cerrar la plataforma digital Cine.AR, terminar el apoyo a festivales de cine y privatizar el Gaumont. Por ANRed 


Tras el despido de 170 trabajadores que se desempeñaban bajo la modalidad de monotributo, la junta interna de ATE-INCAA tuvo una reunión con el nuevo presidente de la entidad que fomenta el cine argentino Juan Carlos Pirovano. Allí anunció el cierre de las plataformas digitales y televisivas como Cine.AR que proyectan películas nacionales, confirmó que no brindará más apoyos a festivales de la industria cinematográfica nacionalvenderá el histórico cine Gaumont y sumará más despidos a los 170 dispuestos en esa área.

El brutal recorte fue anunciado durante esa reunión que el funcionario mantuvo ayer con la Junta Interna de ATE en el INCAA. Inmediatamente, el gremio lo calificó como “una declaración de guerra a todo el cine nacional” y se declaró en “estado de alerta y movilización”.

La medida va de la mano con la intervención en Télam y los intentos fallidos de atacar a toda la cultura en la fracasada «Ley Omnibus».

Detalles del brutal anuncio

Según un comunicado de la Junta Interna, Pirovano “negó la posibilidad de dar marcha atrás con la medida” con el argumento de que el INCAA destinaba más del 60 por ciento de su presupuesto en sueldos.

Luego “enfatizó su pretensión de continuar en una segunda etapa con nuevos despidos de planta transitoria, retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas para la planta permanente”.

Ante ese anuncio de vaciamiento, siempre según el relato del gremio, se le propuso gravar las plataformas de difusión de material audiovisual nacional a fin de generar fondos para el organismo, pero la respuesta fue peor.

“¿Por qué tener un canal de televisión y una plataforma?”, dijo Pirovano en alusión a Cine.ar y Cine.ar Play. Entonces planteó la eliminación de esos canales.

También el cierre de programas de apoyo de financiamiento a producciones nacionales y la clausura y venta del tradicional Cine Gaumont, uno de los pocos que en la ciudad de Buenos Aires proyecta films nacionales, y que muchas de ellas que por su popularidad también se proyectan en salas comerciales, se pueden ver por un precio mucho mas accesible.

Además adelantó “la finalización de cualquier tipo de apoyo” a los festivales nacionales. Calificó de “innecesario” al Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, uno de los eventos más grandes de la industria y del que a lo largo de sus 69 años participaron figuras de primer nivel internacional.

Pirovano también habló de restarle apoyo a Ventana Sur, el mercado de cine en que, con apoyo del Marché du Film del Festival de Cannes, la Argentina promueve la comercialización de producciones nacionales y latinoamericanas.

La respuesta de los trabajadores

Desde la a Junta Interna de ATE en el INCAA calificaron a esa serie de anuncios como “una nueva embestida a la soberanía audiovisual” y “una declaración de guerra a todo el cine nacional”. Por este motivo, impulsó una campaña de recolección de firmas y apoyos a fin de evitar el desguace del organismo.

Los representantes de los trabajadores también convocaron a todas las organizaciones sindicales, asociaciones de directores, realizadores, productores, guionistas, técnicos, referentes de la cultura, actores y actrices a adherir a la campaña de firmas del petitorio: http://forms.gle/oBFxHeDyC6dDkwodA.

El gremio también llamó a la comunidad audiovisual a declararse en estado de alerta y movilización, y coordinar con la mayor unidad de todos los sectores las acciones necesarias para frenar el vaciamiento.

Por admin