Las/os trabajadoras/es del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) están en alerta ante los inminentes despidos masivos en el organismo público. Se trata de 1129 trabajadoras y trabajadores que se encuentran en la planta contratada (el 58%), que se encuentran vulnerables dado que el 31 de marzo vencen sus contratos, y se estima que un 20% (130) de los mismos no van a ser renovados. «Desconocemos los criterios que están eligiendo para hacer el recorte. Además, nuestros Directores Nacionales han puesto sus renuncias a disposición de las autoridades del Ministerio de Defensa y aún no han sido confirmados», denuncian. Y agregan: «esta situación pone de manifiesto que estas modalidades precarizadas son simplemente una relación laboral de dependencia encubierta. Cada despido, atenta con la continuidad de la generación de información meteorológica, climática y ambiental de calidad, fundamentales para cumplir con las prioridades de nuestro organismo, como lo es la reducción de impactos ante fenómenos meteorológicos extremos sobre la seguridad de las personas, el medioambiente y la productividad de las economías regionales», señalan. Por ANRed.


Los y las trabajadoras del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitieron este viernes 22 un resumen del estado de situación que se vive en el organismo público ante inminentes despidos masivos en el área.

«¿Cuántos somos y porque nos estamos movilizando? Somos 1129 trabajadores y trabajadoras, y considerando lo que está sucediendo en toda la Administración Pública Nacional, sabemos que la planta contratada, es decir el 58% (654), compuesta por Ley Marco Art.°9 y Decreto 1109/2017, resulta ser la más vulnerable frente a los inminentes despidos, porque el 31 de marzo vencen esos contratos, y se estima que un 20% (130) de los mismos no van a ser renovados. Desconocemos los criterios que están eligiendo para hacer el recorte», denuncian las y los trabajadores del organismo, fundado por Sarmiento en 1872 y que es un organismo descentralizado de carácter científico técnico con alcance en todo el territorio bicontinental, con más de 150 años de actividad.

En la misma línea, amplían: «además, nuestros Directores Nacionales han puesto sus renuncias a disposición de las autoridades del Ministerio de Defensa y aún no han sido confirmados. Porque esta situación pone de manifiesto que estas modalidades precarizadas son simplemente una relación laboral de dependencia encubierta. Porque cada despido atenta con la continuidad de la generación de información meteorológica, climática y ambiental de calidad, fundamentales para cumplir con las prioridades de nuestro organismo, como lo es la reducción de impactos ante fenómenos meteorológicos extremos sobre la seguridad de las personas, el medioambiente y la productividad de las economías regionales. Porque detrás de cada despido hay una historia de vida que no debe ser minimizada», remarcan.

Imagen: Plan B Noticias.

Asimismo, las y los trabajadores detallan cuál va a ser el impacto de la reducción: «para que el SMN cumpla su misión, es necesario el trabajo que realizan los Observadores y Observadoras a lo largo de las 125 estaciones sinópticas de superficie y de observación de altitud a lo largo y ancho de nuestro país, incluyendo la Antártida. Esa labor se lleva a cabo los 365 días del año. Su reducción deteriora la calidad de la información meteorológica e influye negativamente en el conocimiento del estado “real” de la atmósfera. ¿Sabías que para que los aviones vuelen tiene que existir un pronóstico aeronáutico que lo habilite? Los Pronosticadores y Pronosticadoras Aeronáuticos trabajan, junto a Auxiliares de Pronóstico, las 24 horas, los 365 días del año. Su reducción impacta en el buen funcionamiento de la aviación y afecta la seguridad operacional. En este mismo sentido, menos Pronosticadores y Pronosticadoras en la oficina del VAAC (Volcanic Ash Advisory Center) Buenos Aires, implica una menor capacidad de monitoreo continuo de su área de responsabilidad, que cuenta con 143 volcanes potencialmente activos, y la seguridad operacional en la aviación», informan.

En cuanto al impacto que este recorte tendrá en las alertas meteorológicas, destacan: «el pronóstico que ves en la web y replican múltiples medios, lo hacen Pronosticadores y Pronosticadoras que trabajan junto con los auxiliares de pronóstico las 24 horas, los 365 días del  año. Su reducción impacta directamente en la emisión y calidad del pronóstico, de las alertas que conforman el Sistema de Alertas Tempranas (SAT) y de los Avisos a Corto Plazo (ACP), atentando con la necesidad de mejorar continuamente esta información que es utilizada además, por instituciones que toman decisiones ante eventos de alto impacto, como lo son las Defensas Civiles Nacionales, Provinciales y Municipales».

«La Argentina mantiene una presencia ininterrumpida en la Antártida desde 1904 – agregan – El SMN forma parte de esa historia, contribuyendo a la Soberanía Científica Nacional. La presencia del SMN en el continente blanco es imprescindible porque brinda el apoyo meteorológico en las operaciones logísticas, además del desarrollo de actividades científicas propias. La Antártida es el lugar clave para medir el cambio climático, la reducción en el área de Proyectos Antárticos perjudica nuestra soberanía científica. En la Antártida se miden variables del campo geomagnético, radiación solar, ozono y contaminantes y aerosoles atmosféricos (relacionado gases de efecto invernadero)».

En tanto, a nivel comunicacional, remarcan la importancia del área comunicativa del SMN: «la rueda deja de girar si la información ‘se queda’ en el SMN. El despido en el área de Comunicaciones Meteorológicas y Operaciones afecta la recepción y calidad de los mensajes emitidos por estaciones meteorológicas y oficina de pronóstico y nos lleva al incumplimiento de compromisos internacionales«.

Imagen: Télam.

En cuanto al área del Banco de Datos y la Biblioteca Nacional de Meteorología, para los trabajadores y trabajadoras, los despidos en dicho espacio «menoscaba información centenaria climática de nuestro país e implica la pérdida del repositorio digital, el museo y quedarnos sin acceso a la historia del Organismo. Asimismo, consideran que «el despido de las áreas de Climatología, Agrometeorología, Hidrología, Ciencia e Investigación implica detener el avance en desarrollos de productos, la continuidad de proyectos de investigación y la provisión de servicios con valor agregado». También, dado que «es derecho de toda la población acceder a la información que genera el SMN», consideran que «la reducción en el área de Prensa y Comunicación Ciudadana socava el acceso a la información oportuna y de calidad para la toma de decisiones, a la promoción, difusión y concientización de los fenómenos meteorológicos».

Con respecto al engranaje con el área Tecnología y Sistemas, consideran que «es clave para contar con el soporte tecnológico imprescindible para garantizar la gestión de la infraestructura tecnológica, el desarrollo y mantenimiento del software, la seguridad informática y el apoyo técnico». Por lo que destacan que «su reducción afecta al normal funcionamiento del organismo».

Servicio Meteorológico Nacional / Foto: argentina.gob.ar.

También, señalan: «tenemos el honor de ser Centro Regional de Instrumentos, cuya función es la de garantizar la calidad y trazabilidad de las mediciones meteorológicas. La reducción en el área de Laboratorio e Instrumental afecta a la correcta calibración de los instrumentos, degradando la calidad y trazabilidad de los datos medidos».

En la misma línea, consideran que «la reducción del área de Capacitación genera una discontinuidad en el proceso de formación continua de los profesionales, incurriendo además en la disminución de los cursos que se dictan a nivel regional».

Por último, «pero no menos importante», señalan, «para que todas estas actividades puedan desarrollarse con normalidad se requiere del apoyo administrativo». Por lo cual valorizan el Centro de Información Meteorológica, Asuntos Jurídicos, Mesa de Entradas, Gestión de Proyectos, Gestión de Calidad, Tesorería, Presupuesto, Contabilidad, Recursos Humanos, Liquidación de Haberes, Comercio Exterior, Asuntos Internacionales, Seguridad e Higiene, Infraestructura y Servicios, Transporte, Compras y Contrataciones, Gestión de las Redes de Observación, Patrimonio y Abastecimiento».

Por admin