El maestro se excusó en la altura y en el calendario, expresó que confía en los jugadores y que ahora hay que esperar que pase el tiempo. No está en sus planes “tirar la toalla”.


Uruguay cayo ante Bolivia por goleada en la altura de La Paz y continúa afuera de la zona de clasificación para el Mundial de Catar 2022. La Celeste acumuló su cuarta derrota consecutiva y pasa por un momento muy crítico.

A esta situación se refirió el entrenador Óscar Tabárez tras el duelo y expresó que “no es un momento de hablar mucho, todos habrán visto lo que pasó. Nosotros esperábamos algo distinto en nuestro cálculo de probabilidades. No hay otra cosa que mirar hacia adelante, que el tiempo haga lo suyo y sacar las conclusiones de este período. En la medida en que no aparece un resultado positivo todo lo bueno que se ha hecho no se reconoce. No podemos entrar en eso, ni quedarnos en el estado que estaba el vestuario: una gran desazón. Yo estoy así también”.

“Ahora son cuatro partidos que quedan, cada vez depende menos de nosotros, pero de la parte de la que nos podemos ocupar lo haremos para ver cómo hacemos para tener una mejor expresión”, agregó el maestro.

¿Dónde estuvo el error?

– “Más allá de que ciertas cosas que sucedieron hoy era posible que pasaran, lo que hace Bolivia acá lo hace con muchos equipos. No supimos detener esos intentos salvo un lapso esporádico en el segundo tiempo. Se dio lo de siempre: muchas presión en los primeros 20 minutos y al final ellos forzaron el ritmo porque especulan con que el equipo rival está cansado. No hay discusión por el resultado del partido y como se vieron las cosas”.

¿Es el momento más bajo de Uruguay?

– “Sí, lo es. Hubo otros difíciles, pero siento que no se ve la reacción. Tuvimos una serie de partidos que marcó el calendario, todos difíciles. Con cualquier calendario se pueden perder, pero todos juntos determinaron que fuera peor. Esto pasa por ganar partidos. Recién para el año que viene es el reinicio y yo creo en estos jugadores. Lo único que queda es mirar para adelante y seguir peleando. La manera de revertirlo va a depender de un pensamiento y de salir en el momento en el que estamos. No estamos acá para dar explicaciones. Para muchas cosas que pasaron no tenemos —no tengo— soluciones mágicas. Muchos jugadores no pudieron estar, y disminuyeron mucho la opción en cuanto al plantel”.

¿Dejará el cargo?

Al cierre de la conferencia llegó la pregunta que el maestro ya sabía que era inevitable, pero tampoco flaqueó en la respuesta. “No, porque yo soy un profesional de esto, tengo contrato y ahí dice todo lo que tengo que hacer. Ese tipio de decisiones se toman a otro nivel y se respetarán como se hace siempre, porque no sé quién me puede exigir eso a mí, sobre todo después del tiempo de trabajo que yo estuve acá, no considero irme tirando la toalla, no quiero hablar más porque voy a decir algo de más”.
RELACIONADAS

Por admin