El presidente electo, Javier Milei, fue entrevistado en los medios tras las elecciones y ratificó medidas que fueron parte de su plataforma electoral como privatizaciones, ajuste fiscal y renegociar el acuerdo con el FMI. Medidas que tienen aroma a la década de los noventa. No es casual el economista elogió en varias ocasiones a Menem y a Cavallo. Milei confirmó que su plan económico será “de shock y con el compromiso de generar un equilibrio fiscal”, y habló de déficit cero. En 2001, Domingo Cavallo prometió “déficit cero” y terminó de hundir al país en la desocupación masiva y condujo a niveles de pobreza que superaron el 50%. Así, el menemismo profundizó un camino que ya había comenzado el plan económico de la última dictadura cívico-militar de 1976.  Por Mario Hernández


El presidente electo también sostuvo que privatizará los medios públicos, y reformará el Estado, que incluirá eliminación de ministerios.

La privatización de los servicios públicos fue una de las recetas de los organismos internacionales de crédito como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) a fines de los 80 y comienzos de los 90.

Ese proceso convirtió a las empresas estatales en un lugar de fabulosos negociados entre privados y funcionarios corruptos que terminaron empobreciendo el servicio y volviéndolo inaccesible para amplios sectores de la población. La contracara de esta tendencia fue el gran enriquecimiento de los sectores empresarios que resultaron adjudicatarios de las licencias.

En 1976, existían unas 148 empresas públicas, bajo el control del Estado nacional y unas 149 bajo control de Estados provinciales, municipales y mixtas. En 2001 sólo quedaban 15 en funcionamiento. Ahora Milei pretende ir por más.

También se hablaba de la “necesidad” de reducir el gasto público, de liberalizar los mercados, y con esos argumentos el país vivió años de ajuste que significaron, además del remate total de los servicios públicos, elevados índices de desocupación (sólo las privatizaciones dejaron 500.000 despidos) y de pobreza. Así como también el aumento de la injerencia del capital imperialista en la economía nacional.

Las privatizaciones de los servicios públicos se mantuvieron en su mayoría y ningún gobierno ni radical ni peronista lo cuestionó.

 La CGT rechazó las medidas de Milei

La cúpula de la CGT se reunió en pleno en la sede de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) comandada por Gerardo Martínez. El propósito de la reunión fue el de analizar el resultado de la elección y las primeras definiciones que dejó trascender el flamante presidente de la Nación Javier Milei.

El lugar elegido para el cónclave ya resultó un indicio de una de las preocupaciones que atraviesa a la Central en tanto el nuevo presidente adelantó que el ajuste que prepara tendrá como uno de sus principales blancos la obra pública que, adelantó, será suspendida en forma integral. De hecho, Guillermo Weiss, titular de la Cámara de la Construcción, reconoció que en el sector ya comenzaron los despidos de trabajadores.

De la reunión participó la denominada mesa chica integrada por los tres secretarios generales, Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, junto con el anfitrión Gerardo Martínez, el titular de la UPCN y secretario adjunto de la CGT Andrés Rodríguez, Jorge Sola del Seguro, Paco Manrique diputado electo y dirigente del SMATA.

También estuvieron Armando Cavallieri de Comercio, Omar Plaini de Canillitas, Sergio Sasia de la Unión Ferroviaria y Omar Maturano de La Fraternidad, entre varios otros dirigentes que forman parte del Consejo Directivo. No hubo mujeres a pesar de que el organismo, a partir del último Congreso, está integrado formalmente por la mitad de dirigentes femeninas.

La mesa de conducción estuvo engalanada con un cartel que rezaba “ni un paso atrás”, por los derechos laborales y la justicia social.

El intercambio de los dirigentes se sostuvo durante varias horas y, si bien no emitieron un comunicado formal, fue el secretario general Héctor Daer quien al salir dio precisiones sobre la actitud que asumirá la central en los próximos días. A priori buscó transmitir cautela y descartó “cualquier ultimátum de la CGT”. Con todo, adelantó la negativa a aceptar el no pago del aguinaldo a los trabajadores estatales tal como dejó entrever Javier Milei y “repudió” la suspensión de la obra pública.

También rechazó la política de privatizaciones orientada a los medios públicos, YPF y Aerolíneas Argentinas que también anunció el nuevo mandatario liberal.

Héctor Daer adelantó que “tenemos un eje de país que tiene que ver con el desarrollo, la producción y la creación de trabajo. Las definiciones que se están dando sobre ajustes y privatizaciones no van en ese camino”. El titular de la CGT aclaró “ser respetuoso de la decisión democrática del pueblo argentino” pero si bien reconoció que “quien se tiene que sentar en el sillón de Rivadavia tiene que respetar los contratos”, advirtió que “no son sólo con el FMI y los fondos buitres sino también con el pueblo argentino”.

Daer aclaró que “no hay un proyecto de país futuro que sea con menos trabajadores y que no genere un desarrollo a partir del Estado como instrumento de distribución y generador de equidad social en la República Argentina”.

Con todo, consultado por la prensa acerca de la estrategia general que adoptarán frente al nuevo gobierno señaló que “primero se tiene que sentar en el sillón de Rivadavia, y empezar a firmar todos los días para un lado y para el otro. Al rengo hay que verlo caminar. En el momento en que avancen en reformas que tengan que ver con los derechos sindicales y laborales individuales y colectivos” y cuando “las organizaciones sindicales que son afectadas por estos ajustes lo requieran, la CGT va a tomar una actitud, no tengan dudas”. Así las cosas, el abordaje del ajuste, a priori, será en una estrategia “caso por caso”.

El dirigente adelantó que no pedirán una reunión formal y que dejarán que la iniciativa la tome el propio gobierno: “preferimos que se haga una vez que asuman y en una audiencia formal con el funcionario que designe el Poder Ejecutivo”.

A la hora del análisis político que explica la derrota del candidato que sostuvieron en las elecciones generales, Daer eludió atribuir responsabilidades al gobierno que se está yendo. El titular de la CGT señaló que «estamos convencidos de haber participado de un espacio político para una sociedad más igual. Se dieron un montón de cosas. La macro economía se desestabilizó por la pandemia y la sequía y esa desestabilización nos llevó a la situación que estamos hoy».

 ATE rechaza anuncios de Milei y se declara en estado de asamblea permanente

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTAA) rechazó los anuncios de Milei que abren paso a un ciclo de miles de despidos y se declaró en estado de asamblea permanente en todos los organismos de la administración pública nacional, provinciales y municipales. Si bien espera el discurso frente a la Asamblea Legislativa, el sindicato ya convocó a una reunión de su Consejo Directivo Nacional con representantes de las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para el 14 de diciembre.

Así fue resuelto por la conducción nacional del sindicato, reunida en el Hotel Quagliaro en la Capital Federal para analizar el nuevo escenario político, económico y social tras el balotaje.

“No vamos a alejarnos ni un milímetro del mandato que nos dieron los afiliados. Antes de irse, el actual gobierno tiene que garantizar los aumentos comprometidos para noviembre y diciembre. Y al que viene, queremos decirle que vamos a defender con toda nuestra fuerza los puestos de trabajo y las políticas públicas conquistadas”, dijo Rodolfo Aguiar, Secretario General de ATE.

“No necesitamos esperar al 10 de diciembre para saber que esta Navidad y Año nuevo no serán fiestas. El presidente electo anticipó el remate de gran parte del patrimonio estatal. Cuesta imaginarse un escenario de corto plazo libre de despidos”, agregó.

El plenario de secretarios analizó cada una de las áreas estatales amenazadas por los anuncios de Milei y los puestos de trabajo ahí comprometidos. Los dirigentes avanzaron en la construcción de una jornada en todo el país de defensa de las políticas públicas del Estado junto con otras organizaciones sociales, sindicales y políticas.

Un aumento para los estatales

El gobierno nacional y los sindicatos de trabajadores estatales ATE y UPCN acordaron un aumento salarial del 19,9 % acumulativo para noviembre y diciembre y un bono de 70.000 pesos. Así, en el año paritario la mejoría total será del 172,4 %, según informó la Asociación Trabajadores del Estado.

Los empleados públicos percibirán un incremento salarial acumulativo del 10 % este mes y de otro 9 % en diciembre, lo que significará una mejora del 19,9 % y clausurará la negociación de este año.

ATE y UPCN aceptaron el ofrecimiento del Gobierno para el personal de la Administración pública nacional para cerrar el año paritario. «En esta última paritaria con el Gobierno saliente se decidió aceptar la oferta que, en un escenario muy complejo y atravesado por un proceso inflacionario que no dio tregua, permitió al sector público cerrar una de las paritarias anuales más altas», aseguró Rodolfo Aguiar, dirigente de ATE.

Para el sindicalista, el próximo gobierno tendrá que garantizar el pago del aguinaldo, el bono de 70.000 pesos y el aumento previsto para los haberes de diciembre, y reclamó «el cese de las amenazas sobre los derechos salariales y laborales». Aguiar sostuvo esos conceptos en respuesta a recientes declaraciones del presidente electo, Javier Milei, quien había puesto en duda el pago del medio aguinaldo.

El acuerdo salarial incluyó una suma fija no remunerativa, no bonificable, excepcional y por única vez de 70.000 pesos, que se liquidará con los haberes de diciembre al personal permanente y no permanente, aunque ese bono solo será pagado a aquellos que cobren un ingreso bruto al 30 de septiembre inferior a los 803.000 pesos, indicaron los gremios.

La organización sindical reclamó en la audiencia realizada en el ministerio de Trabajo «el inmediato pase a planta permanente de todos los trabajadores, según se había acordado con el Gobierno hace dos años».

El encuentro se realizó en la dependencia laboral de la Avenida Callao al 100 y por ATE participaron, además de Aguiar, Mercedes Cabezas y Flavio Vergara y la representante jurídica Mariana Amartino; por UPCN, el paritario Diego Gutiérrez; y, por el Gobierno, la secretaria de Gestión y Empleo Público, Ana Castellani.

Estatales de ATE le pidieron al Gobierno que adelante el aguinaldo

Tras las declaraciones de Javier Milei, que pusieron en duda el pago del aguinaldo en diciembre, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) solicitó al ministerio de Trabajo que adelante el pago del Sueldo Anual Complementario.

“Las declaraciones del presidente electo nos dejan ante un escenario de incertidumbre respecto al pago y por eso buscamos transmitir tranquilidad y certidumbre a los trabajadores”, señaló el titular de ATE, Rodolfo Aguiar, en un comunicado. El dirigente agregó que “no es una opción del Presidente obviar el pago del aguinaldo ya que sería una violación de un derecho de orden público” y sostuvo: “No liquidarlo pondría en riesgo la cobertura de necesidades básicas de carácter alimentario que cubre el salario”.

“¿No era que dentro de la ley todo, y fuera de la ley nada? El aguinaldo está reglamentado en más de una norma y se debe cumplir”, señaló al recordar una de las frases de campaña de Milei para marcar la obligatoriedad del pago de esta parte integral del salario.

Y concluyó: «El pago es un derecho conquistado en 1945, que se cumple ininterrumpidamente desde hace 87 años, incorporado a la Ley de Contrato de Trabajo 20.744. Además, la Ley 23.041 de orden público establece su pago en la Administración Pública Central y descentralizada, empresas del Estado, empresas mixtas y empresas de propiedad del Estado».

 Reclamo de trabajadores estatales por el pase a planta permanente

El viernes 24, trabajadoras y trabajadores estatales se hicieron presentes en la Casa de Gobierno de Santa Fe llevando carteles en reclamo por sus condiciones de trabajo y por respuestas sobre su situación. En diferentes ministerios y áreas del Estado peligra la continuidad laboral de sus trabajadores ya que abundan la precarización laboral y la informalidad en los contratos, que corren riesgo frente al cambio de gobierno. Incluso ya están anunciados más de 40 despidos en el Ministerio de Igualdad, Género y Diversidad.

Posteriormente se realizó una asamblea en la que se debatió cómo seguir esta lucha y continuar exigiendo el pase a planta permanente, algo que está contemplado en el acuerdo paritario actual. Definieron continuar con una asamblea el lunes 27, una nueva jornada de lucha el día martes 28 y proponer un paro el miércoles 29, moción que surgió y se votó gracias a la exigencia de las y los trabajadores al gremio ATE.

 Asamblea en el Ministerio de Trabajo 

En el ministerio de Trabajo se realizó una numerosa asamblea con la presencia de más de 200 compañeros y compañeras de todas las sedes de la Ciudad de Buenos Aires en el edificio central de Alem 650. La discusión giró sobre el mapa político a partir de las elecciones del domingo pasado, cómo se encuentran los trabajadores y trabajadoras frente a esta situación y cómo enfrentar los posibles ataques del nuevo gobierno.

La asamblea, arrancó al canto de “unidad de les trabajadores, al que no le gusta, se jode”, dando cuenta del clima unitario que marcó la tónica del encuentro y las resoluciones que se tomaron, ordenadas bajo la idea de que si tocan a une, tocan a todes. Desde el martes, se vienen realizando asambleas en diferentes Agencias Territoriales del Ministerio como en La Matanza, Lanús, La Plata, Bariloche, Mar del Plata, Tandil, entre otras, donde se votaron exigencias de pase a planta y urgentes renovaciones durante 2024 para dar respuesta a los miles de contratades que siguen padeciendo la precarización laboral gobierno tras gobierno.

El debate que cruzó las intervenciones incluyó una visión que pondera que el resultado electoral implica, para los trabajadores y los sectores populares, un elemento de derrota y que el nuevo gobierno se apoya en una posición de fuerzas para sostener un fuerte ataque ya que al momento de su campaña clarificó su programa y eso le da mayor sustento para avanzar en su plan.

La asamblea de conjunto debatió la necesidad de la unidad de las dos direcciones enfrentadas de ATE, el llamado al frente único a UPCN y el conjunto de las direcciones sindicales y luchas en curso.

Una primera oportunidad para mostrar unidad de los sectores que se están organizando, será la movilización que propuso en el último plenario de ATE Capital y que tiene transformarse en la primer gran acción contra el plan de ajuste y de ataques.

 Comunicado de medios públicos en respuesta al ataque de Javier Milei

Se trata del primer avance del presidente electo sobre la libertad de prensa.

La titular de Radio y Televisión Argentina (RTA), Rosario Lufrano; la titular de la agencia Télam, Bernarda Llorente, y la gerenta general de Contenidos Públicos, Jésica Tritten, señalaron que la intención de privatizar los medios públicos «demuestra un gran desconocimiento del rol que cumplen en la construcción democrática».

En respuesta a declaraciones realizadas por el presidente electo Javier Milei, las autoridades de los medios públicos sostuvieron que la posición en este tema del ganador del balotaje y dirigente de La Libertad Avanza (LLA) genera «preocupación» y «rechazo».

En un comunicado suscrito también por los directores ejecutivos de Radio Nacional, Alejandro Pont Lezica, y de la TV Pública, Claudio Martínez, los firmantes resaltaron que «los medios públicos son esenciales para el fortalecimiento de la vida democrática, la libre expresión, la diversidad de voces y la construcción ciudadana».

Además, destacaron que los medios del Estado entienden a «la información como un derecho y no como mercancía», dado que parten de una premisa que promueve «el diálogo con ciudadanos y no con consumidores».

En el pronunciamiento, firmado también por el vicepresidente de RTA, Osvaldo Santoro, se resaltó la impronta federal de los medios públicos ya que garantizan «cobertura en todo el territorio» de la Argentina.

También se recordó que la producción de los medios públicos alcanza «al territorio digital», a partir del desarrollo de redes y plataformas, con contenidos en los que confluyen «pluralidad, diversidad e inclusión».

En el documento, los titulares de los medios públicos del Estado Nacional recordaron que «el mandato de servicio público» para medios como TV Pública, Radio Nacional o Télam está «establecido por las leyes vigentes».

En cuanto a la gestión de los medios, los firmantes remarcaron el cumplimiento de prácticas establecidas como «la rendición de cuentas a la ciudadanía y a órganos de control».

Otro atributo valorado fue que los «contenidos formativos e informativos» de los medios públicos se rigen «por el interés público y no por estándares comerciales».

Asimismo, se resaltó la capacidad de las empresas públicas que actúan en el ámbito de la comunicación y el periodismo para visibilizar «contenidos y agendas ausentes o de poca presencia en la lógica comercial».

Finalmente, los directivos de los medios públicos recordaron el rol que cumplen la TV Pública, Radio Nacional y Télam (como también canal Encuentro, PakaPaka y DeporTV, señales de la Gerencia de Contenidos Públicos), en la búsqueda de «la soberanía informativa y cultural» y «la difusión de Argentina hacia el mundo».

Macri anuncia patotas en las calles contra las manifestaciones

Como la más clara advertencia de la impopularidad de las futuras medidas del inminente gobierno conjunto del presidente electo Javier Milei y su padrino político, Mauricio Macri, el ex mandatario advirtió que la alianza ultraneoliberal promoverá el enfrentamiento en las calles contra quienes salgan a protestar.

A menos de 24 horas del balotaje y en declaraciones en el canal TN, Mauricio Macri pronosticó enfrentamientos en las calles si hay protestas contra las medidas que tome el futuro presidente.

Además, en jerga de call center troll, calificó como “orcos” a quienes protestarán y aseguró que “los jóvenes no se van a quedar en casa” si hay manifestaciones.

“Hoy hay un mandato popular profundo”, que es “liderado por jóvenes”, dijo el empresario y ex mandatario durante la entrevista que tuvo con el ex corresponsal del genocida Antonio Domingo Bussi, Joaquín Morales Solá.

Esos jóvenes, a los que calificó como el “núcleo revolucionario” de la motosierra que propone Milei “no se van a quedar en casa si estos señores empiezan a tirar toneladas de piedras”. Y profundizó la provocación: “Los orcos van a tener que medir muy bien cuando quieran hacer desmanes”.

Es un buen momento para recordar que la deshumanización del adversario político para su posterior supresión, y la conformación de grupos paraestatales para el ejercicio de la violencia política sobre los sectores obreros y populares, son rasgos clásicos del fascismo.

“La sucesión de lo que ha hecho el gobierno de Alberto Fernández y la aceleración hacia el abismo que le dio el superministro (Sergio) Massa en estos dieciséis meses es fatal. El nivel de cepo al dólar es cien veces más complejo”, dijo el ex mandatario en la entrevista que realizó tras haberse reunido con Milei en el Hotel Libertador.

Luego vaticinó el ajuste extremo: “Al gobierno de Milei le espera la tarea muy difícil de desarmar todo este sistema extorsivo, mafioso y atemorizante”. Y siguió en ese sentido: “Tenemos seis meses por delante durísimos, donde el presidente electo tiene que estabilizar Argentina, tiene que hacer un shock fiscal bestial”.

Entre los que Mauricio Macri considera “orcos” sobre los cuales quiere ejercer la violencia estarán las y los trabajadores despedidos masivamente de áreas del Estado que ya anuncia Javier Milei en su plataforma electoral, movimientos sociales, organismos de Derechos Humanos, pagadores de tarifas sin subsidios y otra incontable cantidad de víctimas de las políticas de ajuste que ya se están empezando a anunciar.

Antes, por su parte, y ya como presidente electo, Javier Milei había dicho en sus primeras declaraciones que mantenía conversaciones con el jefe de gobierno porteño, Jorge Macri, para “garantizar el orden” en las calles de la Ciudad de Buenos Aires.

 El plan Milei: Una Reforma de la Administración del Estado y echar 1.5 millones de estatales

El Presidente electo, Javier Milei, propone una Reforma de la Administración del Estado. Sostiene que hay “sobreempleo” en la administración pública y asegura: “Reducir el empleo estatal en 1.5 millones de personas es posible y deseable”.

Javier Milei, el líder de La Libertad Avanza (LLA), propone en su plataforma electoral un fuerte ajuste en la administración pública y, en su plan de Gobierno, plantea una “Reforma de la Administración del Estado”.

Para Milei, “el Estado Nacional, Provincial y Municipal, como organizaciones que realizan tareas políticas y burocráticas, concentran un problema común a estas tareas, que es el sobreempleo estatal”.

En ese sentido, el candidato presidencial sostiene que “El sobreempleo estatal aborta el crecimiento del sector productivo privado”.

“La actitud populista con el empleo público ha llevado a la acumulación de millones de empleados innecesarios que se han convertido en un lastre costoso e improductivo para la sociedad”, señala.

Y agrega: “Reducir el empleo estatal en 1.5 millones de personas es posible y deseable, particularmente con los aumentos de eficiencia logrables con la eliminación de funciones innecesarias (burocráticas y políticas), con la eliminación de procesos que implican controles y regulaciones innecesarias sobre el sector privado”.

En el mismo programa, el economista sostiene que “no se puede dejar en la calle abruptamente a 1.5 millones de empleados públicos innecesarios” y por ello propone un plan de “transición” de 12 pasos que incluye la “capacitación y formación” y la jubilación de aquellos que estén próximos a cumplir los 65 años.

Advierten por despidos masivos en la construcción

Tras los dichos del libertario sobre el rol de la obra pública en el profundo ajuste fiscal que buscará implementar desde el 10 de diciembre, desde el sector de la construcción ya hablan de «despidos masivos».

Roberto Robledo, diputado provincial y Secretario General de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), sostuvo que «están en riesgo 300.000 puestos de trabajo».

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el empleo de la actividad de la construcción en la actualidad alcanza los 479.000 puestos registrados y se encuentra en un pico máximo histórico. De concretarse este panorama desolador, estaría comprometido nada menos que el 62% de la fuerza trabajadora total.

A las advertencias de Robledo hay que sumarles las recientes declaraciones de Gustavo Weiss, Presidente de la Cámara de Construcción, quién aseguró que «los telegramas de despidos ya empezaron a llegar».

«El problema es que la obra que se hace en un mes se paga, tras terminarse, alrededor de 60 días después. Entonces un trabajo que se hizo en noviembre se abona en enero o febrero. Por lo tanto, y en base a los dichos de Milei, esos contratos no se van a pagar, y ni hablemos de los pendientes, de los anteriores, que se suman. Esto es un proceso que ya comenzó«, enfatizó.

Las alarmas están puestas, entonces, no solo de cara al futuro, aquellos proyectos o iniciativas que no verán la luz en caso de un impulso en esta política, sino, sobre todo, en aquellas 2.329 obras en ejecución y 518 en circuito administrado, con propuestas ya presentadas, según el Ministerio de Obras Públicas, a cargo de Gabriel KatopodisÉstas estarán en las manos no solo de Milei, sino, sobre todo, de Guillermo Ferraro, quién será futuro ministro de Infraestructura y tendrá a sus órdenes cinco áreas: transporte, obras públicas, energía, minería y comunicaciones.

«La obra pública se termina»

Durante el raid mediático llevado adelante luego de imponerse en el balotaje ante el ministro de Economía, y también candidato de Unión por la PatriaSergio Massa, el libertario remarcó que «la obra pública se termina» ya que «no hay plata» por lo que la misma será privatizada y dependerá del financiamiento o el poder de negociación de cada intendente o gobernador, en medio de un mercado desregularizado, para realizar desde obras monumentales y que pueden comprometer a la matriz productiva, como puede ser una ruta o vías de ferrocarril entre ciudades, hasta las relacionadas con servicios básicos y elementales para la población en general, como cloacas o calles.

Esta tendencia relacionada con una desinversión en este aspecto profundizaría lo llevado a cabo por el actual «socio» de Milei, Mauricio Macri, quién, durante su gobierno, se dio un recorte en este aspecto del 62%, pasando de $1.956 millones durante 2015, el último año del mandato de Cristina Fernández de Kirchner, a los $726 millones con los que dejó el poder tras ser derrotado en las urnas por Alberto Fernández.

El Presupuesto 2024 presentado previo a las elecciones generales, y cuyo debate en particular por parte del Congreso de la Nación se postergó hasta revelarse la fuerza política que tomaría el control del Ejecutivo posterior al 10 de diciembre, que en este caso fue La Libertad Avanza, destaca que «la obra pública representa un rol clave en la recuperación económica del país y en el camino hacia el desarrollo».

La posibilidad de una interrupción total de las obras despertó alarmas tanto en extraños como en propios, quienes apoyaron la candidatura de Milei, por ejemplo, en el balotaje, como fue Maximiliano Pullaro, gobernador electo de Santa Fe, quién remarcó que la provincia «necesita rutas» ya que «es productiva, tiene campo, industria y puertos».

Tras arribar a la Quinta de Olivos, el libertario buscará aplicar lo que llama «el modelo chileno», que implica la incorporación de empresas privadas en materia de infraestructura pública. Este sistema de concesiones se diferenciaría del de licitaciones, vigente en el presente, en que el Estado le entrega al privado la responsabilidad de generar una inversión y a explotar, luego, ese recurso.

Por ejemplo, si una compañía lleva adelante una callepuede cobrar por su utilización durante una cantidad de tiempo a pactar. Sin embargo, el conflicto entra en el hecho de que muchas veces lo que busca el mercado, no es, necesariamente, lo que requiere el común de la población, como pueden ser cloacas, salas médicas en pueblos de pequeñas poblaciones o caminos rurales; que, al no ser rentables, no se consideran «imprescindibles». Esto, ha generado profundos cuestionamientos del otro lado de la Cordillera de los Andes.

Uocra denuncia más de 500 despedidos en Vaca Muerta y 10.000 parados por el freno de la obra pública

La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) de Neuquén salió a denunciar públicamente que ya registran 500 despidos en Vaca Muerta y más de 10.000 parados por el freno de la obra pública. Luego de las elecciones del domingo, y ante el triunfo de Javier Milei, creció la incertidumbre en Vaca Muerta, ya que el mandatario confirmó que quiere terminar con la obra pública.

Asimismo, el viernes la conducción nacional que lidera Gerardo Martínez, expresó su «profunda preocupación» respecto de «la incertidumbre provocada por las manifestaciones mediáticas del presidente electo, Javier Milei, sobre el futuro de la obra pública», y determinó el estado de alerta de la organización gremial.

El secretario adjunto de la Uocra Neuquén, Juan Carlos Levi, denunció que el jueves se notificaron 300 despidos y que el viernes se sumaron 200 más. Detalló que son de la calera de Techint y Loma Campana, de AESA y PECOM.

«Ayer eran 300 y hoy me desayuno 200 más, la verdad es que esto nos preocupa porque nunca nos había pasado algo así después de unas elecciones», explicó Levi.

El referente del gremio señaló que, en elecciones anteriores, siempre hubo diálogo y acuerdo con las empresas. «Ahora hay una gran incertidumbre y las empresas no quieren arriesgarse», manifestó.Por su parte, Levi detalló que después de las elecciones, «alrededor de 10.000 trabajadores están sin realizar su actividad porque las obras públicas están paralizadas».

Además, comunicó que, para ellos, como representantes de los trabajadores del sector de la construcción, es una preocupación muy grande. «Los compañeros confían en nuestra dirigencia, pero de todas formas estamos preocupados, tenemos que trabajar para que no haya más despidos».

«Siempre hubo comunicación con las empresas y hoy se cortó porque nadie sabe qué va a pasar después del 10 de diciembre. El número se va a incrementar, a fin de año vamos a superar la barrera de 1.000 compañeros sin trabajo», concluyó el referente de la Uocra.

Fuentes: Resumen Latinoamericano, Tiempo Argentino, Página12, La Izquierda Diario, InfoGremiales, argentina.indymedia, Red Eco Alternativo, Perfil

Por admin