La CGT, las dos CTA y gremios de viales, prensa y estatales, entre otros, advierten que rechazarán una quita de los derechos laborales

Por Alejandro Di Biasi

La llegada de Javier Milei a la Casa Rosada es lo más parecido a una montaña rusa, tanto en la campaña electoral como en la definición de su gabinete. Ahora lo que está en duda es si la batería de promesas ajustadoras se puede llevar adelante. Como diría un politólogo, los gobiernos no hacen lo que quieren, sino lo que pueden. Sin embargo, Javier Milei llegó a la presidencia con la “motosierra“; es decir, eliminación del Banco Central, privatizaciones, recortes de ministerios, reforma laboral, férreo control de las calles para evitar cortes y el fin de la obra pública; medidas que erizan la piel de las organizaciones gremiales.

Por ahora, las medidas anunciadas por los sindicatos no pasan de una advertencia con la declaración del “estado de alerta y movilización”, en lo que podríamos denominar un llamado de atención hasta que el libertario desembarque en Olivos, donde anunció que armará su centro de operaciones. 

Los miembros del gabinete que se están anunciando tampoco generan confianza para los sindicalistas. Algunos del área laboral son perfectos desconocidos o con antecedentes no gratos como Patricia Bullrich y ni que hablar de la presencia a plena luz del día de Mauricio Macri, sin cargo específico pero moviendo los hilos. Así y todo, prefieren guardarse cualquier reacción en virtud del fuerte caudal electoral con el que Minnie cuenta hoy por hoy.

CGT: “Rechazo a la pérdida de los derechos de los trabajadores” 

Aunque no lo admitieron públicamente, la CGT comenzó a tender puentes con referentes de La Libertad Avanza (LLA), aunque en la reunión de mesa chica que se hizo el jueves en la sede de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), dejaron en claro que defenderá los derechos laborales y la matriz sindical. Sin ánimo combativo, pero tampoco con el cuchillo entre los dientes, el encuentro contó con una veintena de dirigentes, que se mostraron con un prolijo cartel que rezaba: “Ni un paso atrás”. 

El cotitular de la CGT, Héctor Daer, señaló que “bajo ningún punto de vista aceptará la pérdida de derechos de los trabajadores”. Indicó que “las urnas le dieron a Milei la potestad de gobernar y a otros, de representar a un sector de la sociedad que apostó por otro camino” y advirtió que “tampoco vamos a aceptar que no le paguen los salarios a la gente”, en referencia a los estatales.

Uno de los objetivos de Milei es avanzar con una reforma laboral

El también titular del gremio de Sanidad informó que hasta que Milei asuma la presidencia no le pedirán una reunión para analizar la situación laboral. El titular del gremio de la construcción (UOCRA), Gerardo Martínez, era el elegido para gestionar un encuentro, ya que se vio con el libertario en plena campaña electoral para analizar el fondo de desempleo de la actividad. La decisión de paralizar la obra pública generó que el gremio disponga el estado de alerta y movilización, complicando el vínculo entre las partes.

Más allá de quien encabece las gestiones, desde la central obrera esperarán que Milei asuma y hasta podrán atención en el nivel de movilización que habrá ese 10 de diciembre. Mientras tanto, algunos gremios aceitan el diálogo con integrantes de la mesa chica libertaria, para intercambiar ideas sin que esto signifique un compromiso de colaboración.

Las dos CTA en contra de las políticas de privatizaciones y despidos

Por su parte, las dos CTA (de los Trabajadores y Autónoma) se pronunciaron contra las iniciativas de Milei y coincidieron en declararse en “estado de alerta y movilización” ante los anuncios de ajuste privatización y despidos”. 

La Central de los Trabajadores de la Argentina, liderada por Hugo Godoy y Ricardo Peidro, expresó su rechazo a “la posibilidad de regresar a las políticas de entrega y fracasos permanentes, que produjeron más pobreza y desocupación”, y advirtió sobre “cualquier intento de avanzar sobre los derechos de los trabajadores y sus condiciones laborales y salariales”. En ese marco, convocó para el 29 y 30 próximos a su conducción nacional, que integran los secretarios generales del país, para continuar el debate ante “un escenario conflictivo” y añadió: “La central respeta la voluntad de la mayoría expresada en las urnas y se compromete a avanzar hacia la unidad del campo popular para enfrentar esta nueva etapa”.

En tanto, el secretario General de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional, Hugo Yasky, recordó que las medidas que propone Milei, y que implican afectar al patrimonio nacional, “tienen que pasar por el Parlamento”. Señaló que “el Parlamento tiene que seguir funcionando y muchas de las medidas que signifiquen terminar con leyes existentes o medidas que impliquen el patrimonio nacional tienen que pasar por el Congreso”.

Respecto a la privatización de YPF y de los medios públicos y la derogación de la ley de alquileres, que el presidente electo planteó, Yasky consideró que “sería un retroceso enorme para la Argentina y sería el indicio de que hay un gobierno dispuesto a saquear al país”,  y comparó estas propuestas con las políticas llevadas adelante por los expresidentes Carlos Menem y Mauricio Macri.

Además, destacó que Vaca Muerta “es una oportunidad para la Argentina” y opinó que privatizarla sería “convertirla en una oportunidad de negocios para las empresas multinacionales”. 

Los gremios están en estado de alerta y movilización ante las medidas que pueda anunciar Milei

ATE, Viales y trabajadores de los medios públicos en alerta

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) también se declaró en estado de alerta y movilización y convocó a una reunión del Secretariado Nacional para el 11 de diciembre, un día después de la asunción y cuando se conozcan algunas de las iniciativas de la nueva administración. El secretario General de ATE nacional, Rodolfo Aguiar, expresó que “no es muy promisorio que se empiece a hablar de privatizaciones y desguace del Estado” y dijo que “ATE, como a lo largo de toda su historia, deberá una vez más estar a la altura de las circunstancias y defender los derechos adquiridos de todos los trabajadores”,

En tanto, los trabajadores de prensa de medios públicos, como la TV Pública, Radio Nacional y Agencia Télam, están llevando a cabo ronda de asambleas frente a la amenaza de privatización, que traería aparejado el despido del personal.  Además, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) también se encuentra en alerta para evaluar la situación de los trabajadores

Por otro lado, la secretaria General del Sindicato de Trabajadores Viales Graciela Aleñá, afirmó: “No vamos a perder la obra pública, ni Vialidad, ni el trabajo. Y estamos para contenernos entre todos, estar juntos y unirnos”. También se encuentran en alerta y están llevando a cabo asambleas en los lugares de trabajo para interiorizarse de la situación que atraviesa el sector.

El secretario general de la CTA Autónoma bonaerense, Oscar de Isasi, participó de una serie de reuniones con los trabajadores del astillero Tandanor, quienes se encuentran en estado de alerta luego de las diferentes expresiones Milei, y futuros funcionarios de su Gabinete, en favor de privatizar las empresas públicas. Afirmó que “la inmensa mayoría del pueblo votó pensando en estar mejor, haya votado a quien haya votado. Suponer que el cierre de empresas del Estado o que la privatización de las mismas va garantizar ese bienestar, es a mi criterio un error”.

Por admin