El delantero de Estudiantes de Buenos Aires Juan Pablo Ruíz Gómez pasó por los micrófonos del programa El Pilar del Fútbol de Unión de Radios (FM 88.9) el pasado miércoles, en el cual analizó como ve a su actual equipo de cara al tramo final de la Primera Nacional y repasó lo que fue su primera experiencia en la máxima categoría del fútbol nacional: “Sabía que iba a correr de atrás, pero me quede a pelearla, porque pensaba que alguna chance podía llegar a tener,  pero me tocó solamente participar en reserva”.

“Ni bien tuve la oportunidad de ir a Central Córdoba no lo dudé, porque es un sueño para todo jugador llegar a Primera División y tenía las expectativas muy altas”, comenzó su relato el futbolista de 26 años, quien, a pesar de haber quedado relegado del equipo a medida que llegaron nuevos refuerzos, aclaró: “No estoy arrepentido de nada porque sirve como experiencia, pero si necesitaba mucho volver a sentir el ritmo de juego y sentirme importante”.

Como consecuencia de la falta de minutos dentro de la cancha, el joven nacido en Lomas de Zamora se vio obligado a buscar un nuevo destino y, aunque tuvo varias ofertas de la Primera Nacional, cuando apareció la oportunidad de regresar al Matador la tomó sin titubear: “Volver a Estudiantes es una mezcla de sensaciones. Una de las cosas que ayudaron a que tome esta decisión fue que tuvimos familia y claramente tenía la cabeza puesta en eso. Me queda una espina por no poder lograr el objetivo que me había puesto, pero si el día de mañana tengo la posibilidad de volver a la máxima categoría del futbol argentino sería hermoso”, imaginó.

Por otra parte, el jugador del Pincha de Caseros realizó un análisis del funcionamiento del equipo en estas últimas cinco fechas (4 victorias y 1 derrota) y remarcó: “No creo que haya un equipo que esté superando las expectativas como lo estamos haciendo nosotros. No me siento menos que los otros rivales, nos tocó ir a jugar a Morón, que es una cancha difícil, y no nos sentimos superados en ningún momento. Creo que en el segundo tiempo quedó evidente que ellos nos respetaron”, consideró Ruíz Gómez, quién al pensar en la recta final del campeonato no pudo evitar imaginar la posibilidad de un ascenso a la Primera División: “Va a ser muy difícil, pero la esperanza está. Si seguimos por el camino en el que estamos, al final del torneo vamos a estar peleando el campeonato o, al menos, el reducido”, proyectó el joven delantero.

Con respecto al enfrentamiento contra Temperley por la fecha 21, que será el próximo sábado a las 16 en el estadio Ciudad de Caseros, Juan Pablo Ruíz Gómez explicó que el equipo se siente bien a pesar de la derrota con Deportivo Morón: “Nos fuimos conformes por la manera en que perdimos, porque en ningún momento dejamos de intentar. Sabemos que vamos a enfrentar a un rival duro porque está peleando arriba, pero nosotros tenemos que hacernos fuertes de local, creo que podemos sacar provecho de este partido”.

Por: Matías Alejo Lentini.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *