Entrevista a Roberto López Belloso, poeta, periodista, coordinador de la Fundación Mario Benedetti, editor y autor del libro Eduardo Galeano, un ilegal en el paraíso, a los 81 años del nacimiento del creador de Las Venas abiertas de América Latina

“Una de las cosas importantes al pensar en Eduardo Galeano es no pensar en el Galeano de más o menos cincuenta, sesenta años, escritor consagrado que ha estado bajo los reflectores en los últimos años, sino en un Galeano de dieciocho años que era uno de los periodistas más osados e innovadores de un Uruguay que estaba en ese momento dominado intelectualmente por la generación del 45 y Galeano, con veinte años menos que todos esos popes de Marcha, de Época y de otros periódicos del momento, instaura en Uruguay una nueva forma de hacer periodismo. Esa nueva forma de hacer periodismo, muy emparentada con lo que en Argentina hacía Rodolfo Walsh o lo que hacía Truman Capote en Estados Unidos, es lo que lo lleva a hacer grandes reportajes en Bolivia, en Paraguay, en Uruguay, y eso es el germen de Las venas abiertas de América Latina, libro que este año está festejando sus cincuenta años”

“Lo que hace Carlos Quijano es de una gran audacia y es colocar como jefe de redacción de Marcha a un Galeano de diecinueve años. Eso habla de la puntería de Quijano a la hora de elegir a su equipo de colaboradores y habla también de lo que era esa generación. Creo que la influencia de Quijano para Galeano está en el rigor periodístico, rigor que usa también para sus libros más literarios. Eduardo era una persona sumamente preciosita en la búsqueda del detalle y en la confirmación del dato, por lo tanto esa prosa de pequeñas viñetas que uno ve y que parece que sale naturalmente por la diosa inspiración de la pluma del narrador, en realidad tiene detrás muchísimo trabajo y esa ética del trabajo periodístico creo que la aprende con Quijano”

“Si miramos la trayectoria de Eduardo Galeano, es una trayectoria literaria pero que tiene como género esencial la crónica y el periodismo. No olvidemos que si bien Eduardo escribe algunas novelas y algunos cuentos de ficción que están dentro de lo más olvidable de su producción, son anteriores a Las venas abiertas de América Latina, toda la obra de Galeano que tuvo un éxito a nivel mundial, traducida a más de quince idiomas con libros que son esenciales para el canon literario latinoamericano, como por ejemplo la trilogía Memorías del fuego, es de no ficción, obra de crónica, obra, en definitiva, de periodismo de alto vuelo”

“Creo que Los nadies es una hermosa explicación de porqué Galeano establece ese vínculo, ese puente con los lectores y lectoras de cualquier parte. Creo que ahí está el manejo casi perfecto del idioma -porque afortunadamente la perfección no existe-, la capacidad de sintetizar, de decir muchísimo con pocas palabras y sobre todo la puntería para llegar a aquellos elementos que tienen que ver con las cuestiones más crudas de la realidad y presentarlo de una manera novedosa, una manera que encuentra la belleza en cuestiones tan tremendas como las que cuenta en su texto Los nadies”

“Creo que la revolución cubana y la sandinista fueron procesos muy importantes para Eduardo, pero hubo un primero que fue la situación de Guatemala. Esa situación tuvo un impacto muy fuerte en los intelectuales uruguayos comprometidos y pienso por ejemplo en Idea Vilariño. Los primeros poemas políticos de Idea Vilariño son sobre Guatemala. El primer libro importante de Galeano, que recientemente reeditadó Siglo XXI con un excelente prólogo de Pedro Daniel Weinberg, es sobre Guatemala. Eduardo se va a la montaña guatemalteca, entrevista a los líderes guerrilleros. Creo que ahí hay un germen muy importante de su obra que indudablemente después explica muchísimo su relación tan estrecha con, por ejemplo, Rigoberta Menchú”

“Cuba impacta sobre toda la generación del 60 y creo que la relación más entrañable que establece Eduardo es con la revolución nicaragüense, por eso también la fuertísima decepción que tiene cuando estaban aquellos primeros indicios de lo que hoy se convirtió en la tragedia nicaragüense de parte de la ex dirigencia sandinista volcada hacia un ejercicio personalista del poder y, sobre cómo impacta la obra de Galeano a la vez en los procesos políticos, creo que sobre todo con Las venas abiertas de América Latina, se transforma en un autor de referencia para entender la realidad y si bien Carlos Marx decía que ya está bien de interpetar la realidad, ahora es momento de transformarla, muy probablemente también el viejo aguafiestas estaría de acuerdo en que para transformar la realidad no deja de ser importantísimo interpretarla bien y ahí Galeano fue y sigue siendo una herramienta central”

“La obra de Galeano es cuestionadora del estado actual de las cosas, de los privilegios, por lo tanto aquellos que están interesados en que esas desigualdades se mantengan, naturalmente van a cuestionar su obra. Diferentes son los cuestionamientos que vienen del mundo académico, que son cuestionamientos de tipo técnico. Se ha dicho que desde el punto de vista de la economía política, de la sociología, incluso de la historiografía más tradicional, hay obras de Galeano que reflejan o tienen elementos que no son técnicamente adecuados. En ese caso la respuesta es que Galeano no estaba haciendo con ninguna de sus obras un tratado de economía política ni un tratado de ciencias sociales; estaba haciendo crónica, literatura de no ficción.

Por

Abrir chat