Tiene 12 años, eludió los controles de seguridad, saltó por el alambrado y hasta le dijo una mentira a su papá, quien luego del tanto “Xeneize” y el pitazo final del juez lo vio como abrazaba al arquero y capitán del “Halcón”

Tiziano Carrizo ingresó a la cancha del Norberto “Tito” Tomaghello, una vez cerrado el partido entre Boca y Defensa y Justicia, tras el gol de Luis Vázquez.

La imagen lo ve al niño corriendo ante Ezequiel Unsaín, quien segundos antes sacudió el césped por el gol que sufrió en su contra y decretó la victoria “Xeneize”.

Carrizo estaba con su padre en la tribuna, pero minutos después le pediría ir al baño, algo que no sucedió. “Estábamos viendo el partido y mi hijo me dijo que iba al baño. A los minutos lo vi colgado en el alambrado y vi cómo saltó al campo de juego y fue corriendo a abrazar al arquero”, indicó el padre a La Red.

Pero Tiziano llegó a Unsain y según el propio niño: “Le dije que no llore, que en el fútbol se gana y se pierde”.

“También le dije que quería ser como él cuando sea grande y él me explicó que debo esforzarme mucho en la escuela, para subir siempre y nunca retroceder”.

Aunque el final de Tiziano para su padre fue la frutilla del postre: “Papá, cumplí mi sueño”.

Por admin