Celebrado en el hotel Four Seasons de Buenos Aires, Javier Milei cerró la jornada del 26 de marzo de la segunda edición del IEFA LATAM FORUM (Foro Económico Internacional para las Américas). Presentado como Doctor por Cristina Pérez, la mujer del Ministro de Defensa, el Señor «Doctor» Presidente de la Nación, habló 54 minutos sin pasión, sin convicción, sin vida. El énfasis lo cargó apenas cuando hizo mención a las decisiones represivas tomadas con Bullrich y Pettovello, sus ministras estrella. Citó a Ludwig von Mises y a Murray Newton Rothbard, dos economistas de extrema derecha, para decir nada. Casi se entusiasma cuando se refirió a su declarado enemigo político, el populismo, y al analógico círculo rojo de Belliboni. Y se sonrió cuando tuvo que explicar lo que hacen los burócratas políticos: “entre meter el dedo y meter el brazo”, ante un auditorio que no sabemos si guardaba silencio porque no daba crédito a lo que estaba escuchando, o porque no había podido entender a cuento de qué el No Doctor Presidente les hablaba del negocio de la vaselina en ese contexto, sino más que para justificar el uso metafórico de su fijación anal. Cincuenta y cuatro minutos preparando un cóctel de opiniones, justificaciones y motivos que ni a oscuras -tal como solicitó el mandatario que estuviera la sala- se pudieron tragar los propios aplaudidores.

Por Andrés Manrique (ANRed)


“la derecha siempre es a favor del dolor”

Carlos Busqued

Los primeros cien días de la gestión muestran fisuras al interior y exterior del círculo de la presidencia. Todas las medidas del Ejecutivo, disfrazadas de necesidad y urgencia, han profundizado la pobreza a una velocidad inédita. Bajo el lema de Cooperación para un mundo sostenible, intentó justificar con herramientas básicas de la retórica un decreto que viola la Constitución. Estamos ante un mandatario peligroso. Además de necio y soberbio, está demente. Goza de un nivel de imprecisión sobresaliente. Es vago en el uso del idioma castellano; vacío de conceptos, repleto de agujeros teóricos, lagunas argumentales, pataleos y caprichos embrionarios. Un hombre que es Doctor porque un Instituto como la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas, bastión del liberalismo (ESEADE, “libre como vos”), le regaló el Doctorado en 2022. De la mano de Alberto Benegas Lynch (hijo) recibió el diploma “por haber exaltado los valores de la libertad económica del mercado”, sin contar con un trabajo que respalde esta titulación; y sin verdadera trayectoria. ¿Recuerdan a Juan Carlos Blumberg, el ingeniero que no fue? Oh casualidad, también estaba dentro del círculo de Mauricio Macri.

El No Doctor es también precoz en su argumentación. Señala dificultades, reparte culpas, esgrime penas e inventa condenas. Parte de premisas discutibles, entre las cuales se cuentan algunas falsas y otras directamente absurdas, que derivan en conclusiones inválidas, sin ninguna base empírica o al menos demostrable. No es contrafáctico, es contranatura.

(0´55´´) “Buenas tardes -dijo y respiró hondo-. Bueno (silencio), si se trata de explorar las oportunidades (pausa y silencio), digo (pausa) claramente (silencio) uno tendría que esperar hablar de temas de crecimiento (pausa).”

Interrupciones y silencios de más de tres segundos entre palabra y palabra al comienzo de un discurso denotan a un enunciador con dificultades para expresarse. Indican la necesidad de ganar tiempo para buscar cómo va a acomodar lo que quiere decir. Y esto se da o bien porque el enunciador no confía en lo que está diciendo, o porque no cree en lo que tiene para decir.

El No Doctor -que hizo maestrías en las cuales jamás presentó una tesis- caracteriza la situación económica del país con dos que vienen del inglés: el “boom” y el “boost” o “burst” (no se le entiende, como si algo le estuviera pasando en la articulación de las palabras). El uso de una jerga técnica, en otro idioma, confiere al discurso pretensión de autoridad. Dime de qué te jactas y te diré lo que no tienes.

Luego describe lo que hizo desde que asumió el mandato, para lo cual emplea verbos reflexivos (“se hace”). Los verbos impersonales desdibujan al sujeto que habla; despersonalizan el discurso y borran toda responsabilidad sobre lo que se dice, ergo sobre lo que se hizo, y por lo tanto sobre las decisiones que tomó.

(1´56´´) “Y por eso cuando se lleva adelante la corrección de los precios relativos lo que se genera es una retracción de la actividad y el empleo.”

La supresión del sujeto, a la vez que despersonalizar lo que se dice, produce un efecto de verdad. Si no hay sujeto que sostenga el discurso no hay a quién discutirle o rebatir las mentiras. No es fácil cuestionar lo que “hay que hacer” o “lo que debió hacerse” si el responsable se esconde.

El No Doctor, luego de enunciar decisiones que “se tomaron”, pasa al uso de un nosotros inclusivo y mira a la audiencia. En ese momento, menciona a su oponente, el populismo, que en su pensamiento cachivachesco pegotea al socialismo y al asistencialismo; como si las desinencias le produjeran un cortocircuito.

(2´46´´) “El populismo no es gratis. Los salarios promedio, en la década del ´90 eran us 1800 (…) significa que los argentinos en esta aventura populista hemos perdido el 80 porciento de nuestros ingresos. Es decir, esa es la verdadera catástrofe. La consecuencia de esto es que tenemos más de 50 porciento de pobres y 10 porciento de indigentes, un poco más también. Esto significa que el país que produce alimentos para 400 millones de seres humanos y que tiene una presión fiscal sobre el sector productor de alimentos del 70 porciento, es decir que el Estado se queda con el alimento de 280 millones de seres humanos, tiene 5 millones de argentinos que no les alcanza para comer. Lo cual constituye una verdadera catástrofe.

Construido un enlace causal que no explicita, con conclusiones imposibles de entender que no derivan de causas, da por hecho una serie de resultados desde un esencialismo sin responsabilidad. Soporta conclusiones sobre hipótesis y premisas falsas. La lógica, disciplina científica que el No Doctor ponderó tantas veces, llama a esto argumento inválido por falaz, y falaz por inválido. Desde el discurso, el Estado es responsable de la pobreza y la indigencia, y nadie entiende por qué, pero no importa, porque aquí basta una oración para dejar de lado complicidades entre los empresarios y la justicia, entre las decisiones de los dueños de los medios de producción, de la tierra, de la mano de políticos, y tomadas a espaldas del Estado y de la población.

(4´30´´) “Yo voy a describir la herencia que recibimos y las medidas que estuvimos tomando durante estos cien primeros días de gobierno y… no, no es para llorar, o sea no es para llorarla, porque la realidad es que siempre, si hubo algo que nos quedó claro con, con el jefe es que…”

Aquí el sujeto enunciador asume la primera persona. Manifiesta que va a describir algo, pero señala una emoción: el llanto. Y a continuación, agrega: “la realidad es que siempre” Se hace imposible entender a qué realidad se refiere y cuánto dura el siempre del No Doctor; de qué “siempre” está hablando si asumió sin plataforma política, sin equipo, sin programa, y hace tres meses. ¿Siempre es desde su primera aparición como panelista de la tele, hace algunos años? ¿Cuál es ese “siempre”? Y, más importante aún: ¿a qué jefe se refiere: a Macri, a Jehová, a Axel, a Elon Musk?

Confundir la lectura del mundo con el mundo mismo, además de ser un problema epistemológico profundo y de manifestar una importante distorsión cognitiva (resultado de alguna enfermedad mental), da también a entender que el enunciador pretende construir una especie de verdad como una mercancía; un producto del cual puede adueñarse.

 El inventor de una nueva dimensión del tiempo

(4´55´´) “…es que si verdaderamente llegábamos a ganar es porque esto estaba verdaderamente en una situación desastrosa. Porque que un liberal libertario y que abiertamente lo dice llegue al poder es porque justamente la situación no iba a ser una situación fácil. Es decir, nos iban a dejar la cosa bien bien difícil, porque si no seguirían ganando los populistas.”

Hacer énfasis en la verdad, relativizándola dos veces en la misma oración, señala la falta de seguridad de quien la profiere. Si es verdaderamente, la verdad se vuelve de él, y deja de ser verdad, lo cual queda confirmado en la oración que sigue, donde se refiere a él con una tercera persona del singular. Acto seguido, el sujeto de la enunciación por tercera vez cambia el pronombre y, con el uso de la primera del plural, instala el discurso en un futuro desde el cual pone en duda y cuestiona lo que efectivamente ocurrió “si llegábamos a ganar”. La conjugación verbal con que indica el momento en que sucedieron los hechos en un pasado que ocurrió, pero en el que todavía pareciera no creer: “si llegábamos a ganar” salta a un futuro de una situación que “no iba a ser”. El sujeto sin pasado y sin futuro enuncia desde un momento indefinido que tampoco es el presente: ¿será esta la manera de percibir el tiempo de los seres clonados, y se la habrá transmitido la herencia clonada de su mastin, el perro que le habla desde las fuerzas celestes?

(5´22´´) “Y para que la gente despertara de la manera en que lo está haciendo evidentemente tenía que ser una situación muy complicada. Así es que casi les diría que nosotros siempre estuvimos preparados para recibir esta papa caliente, y eso lo pueden ver porque, digamos, si no hubiéramos tomado medidas rápidas ya habríamos volado por los aires varias veces.”

¿Quiénes son la gente, a quiénes se refiere? El uso del “despertara” en subjuntivo (modo verbal que expresa posibilidad, expectativa, contingencia) sumado al “está haciendo” en gerundio (que indica acción en curso) al que le adosa lo que debía pasar hacen que el “despertar” se vuelva poco más que opaco. Sería un despertar potencial que ocurrió en un futuro que no va a ser; algo así como hablar de lo que podría suceder en un futuro sin pasado existente. Aquí comenzamos a entender, empíricamente, por qué a tantas personas con formación en psicología y psiquiatría les preocupa la salud mental del No Doctor.

Motosierra y licuadora: herramientas analógicas del No Doctor Panelista

(13´36´´) “En ese, en ese sentido nosotros además iniciamos un proceso de saneamiento del Banco Central. Y la realidad es que nosotros creíamos que íbamos a, nuestro objetivo era alcanzar el déficit cero en el año 2024, y la verdad es que estábamos perfectamente y absolutamente convencidos de llevar adelante un ajuste fiscal, el cual obviamente tiene mucho de motosierra y tiene mucho de licuadora. Digamos, si lo queríamos hacer rápido había que usar las dos cosas. Y hay mucho de licuadora. Y mucho más en realidad de motosierra.”

Antes de ocuparnos del lugar que estas máquinas ocupan en su discurso, el No Doctor Panelista arma otra curiosa estructura gramatical: “Y la realidad es que nosotros creíamos que íbamos…” Y si la realidad es aquello que “nosotros creíamos” no sólo hay distancia con respecto a la acción, sino en cuanto a la realidad misma. Luego, usa los adverbios de modo: ”…perfectamente y absolutamente…”, donde lo perfecto y absoluto que califican su convicción, revelan toda la impotencia de lo que nombran. Una disfunción, la impotencia, que queda confirmada con “el digamos”, la muletilla predilecta del No Doctor Panelista de la Nación.

En cuanto a las herramientas que menciona, en medio de una epidemia de dengue que ya mató a casi 200 personas, con los hospitales colapsados de casos, y a cuyo Ministro de Salud nadie le conoce la cara… decía, en cuanto a la licuadora y a la motosierra, son herramientas que sirven para triturar, amasar, cortar, partir, picar y procesar. Eso.

Pocos minutos después de poner en pie de igualdad «lo social” con «la asistencia”, emparentando categorías que no se corresponden, enumera los “logros”, entre los cuales menciona la política social:

(15´45´´) “eliminamos las transferencias discrecionales a las provincias. También digamos echamos 50 mil empleados públicos. No sólo eso, sino que además se dieron de baja contratos y fíjense que ahora están cayendo más contratos, y van a caer 70 mil contratos. Además, eliminamos 200 mil programas sociales entregados de manera irregular, y en ningún momento descuidamos la la… la política social porque en el medio duplicamos la AUH, duplicamos la Tarjeta Alimentar, multiplicamos por tres la asistencia en el Plan Mil días, o sea a las mujeres embarazadas. (…) Es decir que también tuvimos una fuerte perspectiva social en lo que estábamos haciendo.”

Habla de las organizaciones sociales como “los Belliboni de la vida”, en directa referencia a Eduardo Belliboni, dirigente del Partido Obrero. Acusa a las organizaciones de mafiosas y extorsivas. Dice: “Con lo cual o sea lo que ustedes estaban haciendo es financiar a delincuentes y que además arruinaran el funcionamiento de la calle.” Aquí el sujeto enunciador pasa del impersonal a una primera del plural, a la que opone la tercera, reinstalando la clásica disputa entre nosotros y ellos.

(21´ 08´´) “Y es más, Belliboni nos amenazó con que iba a juntar en la plaza 50 mil personas, con lo cual evidentemente tenía pensado llevar 100 mil. Nosotros desde la Nación aportamos 12000 efectivos. No recuerdo cuál es el número que aportó la ciudad pero fue tremendo porque había más efectivos policiales que gente, con lo cual fue un éxito rotundo que en ese momento se coordinó entre la Ministro Bullrich, Pettovello y el Ministro de Infraestructura, donde además en los medios de transporte público se presentaba, digamos el que corta no cobra y las líneas para hacer las denuncias y ahí digamos empezamos también a ordenar la calle. (…) le quitamos poder de fuego porque ahora no pueden extorsionar a la gente para que vayan a hacer esto, (…) Porque además hoy además el que corta no cobra y además el que las hace las paga y eso está funcionando a la perfección.”

La dilapidación del erario público, consecuencia del craso error para interpretar la coyuntura, destinada al operativo y a la movilización de tropas es considerada un “éxito rotundo” para el No Doctor Panelista. Habría que enviarle la factura millonaria de esta maniobra a él y a los integrantes más estrechos de su gabinete. ¿Los economistas, Rothbard o Mieses, habrían aplaudido esta genialidad?

(24´12´´) “no existe registro histórico a nivel mundial que un gobierno haya hecho un ajuste de 11 puntos del PBI en tres meses. Y para desgracia del club del helicóptero y de todos los que nos desean que nos vaya mal. En especial a todos los que le cortamos los curros. Porque hay un dicho que dice: “donde hay un kirchnerista pataleando es porque se cortó un curro”. Bueno, es así. Y no kirchneristas también, si no miren, digamos, algún otro grupo económico importante (hace el gesto de soplar una trompeta con la derecha, una trompeta que es el clarín) se imaginarán de quién hablo. Bueno, pero están muy enojados porque llegó Elon Musk (dice y sonríe)

El magnate, dueño de X, es además dueño fundador de The Boring Company, una empresa excavadora que podría estar interesada en realizar obra pública para un Estado como el argentino. Cuesta creer que aprobaría lo que dice El No Doctor Panelista. La obra pública se ha usado con múltiples fines, considerala enemiga es otro problema que no va a transparentarla, sino todo lo contrario. Habrá que ver qué decisión tomará el No Doctor si Musk o Caputo, o Rocca quieren hacer negocio con sus empresas, y qué les responderá el No Doctor en ese momento.

(38°04´´) Yo suelo decir que me he atado a la política del déficit cero como Ulises al palo mayor, con la ventaja de que yo además tengo a mis ministros que le pegan tiros a las sirenas, con lo cual vamos, vamos bien.

Nada que aclarar. Oscuro y violento, el No Doctor Panelista hace gala de su manejo del twit. Los lugares comunes y la falta de imaginación para desplegar su performance hacen que se convierta en un pelele, en una especie de marioneta manejada por un robot de precario desarrollo motriz.

El No Doctor Panelista X menciona números como si fueran interruptores que no conllevan consecuencias. Y casi promediando el discurso entra a una zona más oscura que el auditorio, que él mismo pidió que atenuaran. Y la zona del discurso es muy extraña porque menciona a una canasta de monedas que se autorregularía. No hace falta ser economista para entender que esto así no funciona sino para los que operen ese mercado.

(45´ 15´´) “Cada uno va a tener su propia moneda, equivalente a tener una canasta de monedas donde los ponderadores los determine endógenamente la gente. En lugar de determinarlo un burócrata a dedo, ¿si? Lo cual, que siempre lo va a hacer mal, y si lo hiciera bien tendería que ser este resultado y para eso lo hacen los agentes así que no necesitamos ningún burócrata metiendo el dedo en ningún lado porque en realidad ya saben dónde termina el dedo y más que el dedo termina siendo el brazo donde meten. Digo, si tuvieran un negocio de vaselina estarían más felices festejando. Entonces en ese contexto, lo interesante además es que vamos a poder abrir el cepo.”

La falta de tacto, el innecesario uso del doble sentido, y su fijación anal promovió ciertas risas en una audiencia desconectada de lo que el orador decía. Es decir, se quemó solo, como hacen los maníacos o los sociópatas.

 (46´ 47´´) Y a pesar de las instituciones inmundas que tenemos, como la economía está muy descapitalizada como consecuencia de más de 20 años de populismo. Es decir, aún así podemos crecer, y generar crecimiento económico genuino y sin inflación, y todo esto lo podemos hacer a pesar de la política, (…) a pesar de todas las porquerías que nos hacen.

Parece una ironía, pero no lo es. Sigue insistiendo en hacer a pesar de la política, cuando el No Doctor X hoy representa la máxima investidura del Ejecutivo, que hasta donde sabemos es la de ser Presidente de la Nación, es decir, ocupar el sillón de Rivadavía.

(49´55´´) “lo que pasó con el DNU es maravilloso en términos de principio de revelación. Dejaron todos los dedos sucios. Están por un lado los Orcos, que son orcos, no pueden esperar otra cosa, digamos, que comportamiento de orcos, porque son orcos. Está la gente que verdaderamente quiere el cambio. Y están los farsantes delincuentes que dicen que quieren el cambio, pero en realidad se disfrazaron de querer el cambio pero son tan delincuentes como los orcos, pero les da vergüenza estar con los orcos, entonces, digamos, eh, digamos se esconden entre las formas pero en el fondo son la misma porquería que los orcos.”

A esta altura ya no sabemos si alguien lo está escuchando, y quizás el No Doctor X también lo sospecha, y por eso arremete. Acá, además del aparato fonador, usa sus manos y algo del cuerpo para increpar desde un nosotros contra un ellos:

(50´55´´) Hoy ustedes tienen que con el voto quedaron claros quiénes son los que están en contra del progreso, quiénes son los delincuentes, quiénes son los que están a favor del curro y del robo, y que están en contra de devolverle la libertad a la gente y que están en contra de que haya mercados competitivos y que están en contra de dejar los curros para que devuelva la guita la gente.”

Su adversario está conformado por delincuentes “que están en contra de dejar los curros para que devuelva la guita la gente.” El orador confiesa, sin quererlo, en la superficie del discurso, lo que vino a hacer: “que devuelva la guita la gente.” Gente conformada por clases trabajadoras (medias y/o bajas). No dice nada de las cifras billonarias que “la casta”, ahora sus socios, han fugado y siguen fugando en paraísos fiscales (Panamá Papers…). Acá casi nos da pena  porque es tal la subestimación de su auditorio, que al público ya ni ganas les queda de aplaudir incluso aquello que seguramente les convenga. Pero el No Doctor insiste con el ataque:

 (51´25´´) Porque no les va a ser gratis en la elección de medio término. Lo van a pagar con los votos esos delincuentes se van a quedar afuera. Y eso nos va a permitir que en las elecciones de medio término hagamos una elección muchísimo mejor (…) a partir del 11 de diciembre del ´25 y además le vamos a meter las 3000 reformas que están pendientes y que no podemos sacar por este conjunto de delincuentes que son la máquina de impedir (…) Es decir, pese a que estamos peor en el presente, el 50% de los argentinos está convencido que de acá para adelante vamos a estar mejor. No solo eso, el 70 % de los argentinos creen que vamos a derrotar la inflación.

¿De dónde salen estas cifras, cuáles son las fuentes que está citando el No Doctor X? La inflación es un fantasma vencido cuando te caíste hace rato del mercado y da lo mismo que cueste $700 (19/12/2023) o $3600 (22/03/2024) porque la fuente de tus ingresos (llamado trabajo) es lo que fue dado de baja.

¿A cuántas personas piensa sacrificar por un índice? Desfinanciar entidades, desregular el mercado que en manos de monopolios viola todo acuerdo es su forma de hace política. Está claro por dónde ha trazado el camino. Se interesa por vaciar instituciones, destruir puestos de empleo, interrumpir programas, cancelar trayectorias, aplastar derechos, abolir garantías, beneficiar a los fuertes, masacrar a los trabajadores.

(55´31´´) Por lo tanto lo que quiero decirles es que hay fut, hay esperanza. ¿Saben por qué hay esperanza? Porque la gente se despertó. Decidieron dejar de ser corderos y decidieron ahora ser leones. Por lo tanto, hay esperanza porque los argentinos están abrazando las ideas de la libertad. Por lo tanto no sólo que yo les voy a decir que vamos a estar mejor. Ellos ya saben que vamos a estar mejor. Por lo tanto argentina sí tiene futuro porque ese futuro es liberal.

Alguien asesoró al No Doctor X. Alguien le dijo que no tenía que cerrar abajo, que tenía que terminar su discurso con un llamado al triunfo. Y la fórmula discursiva “por lo tanto”, que da en primera instancia la apariencia de una lógica causal, deriva en una serie de conjeturas con las que pretende convencer a su auditorio, por más indemostrables que sean. Al menos, parece que no repitió el discurso, tal y como hizo en Davos, hace unos meses, donde repitió pasajes enteros de la charla que había dado en la TED del 2019.

Lo que quiera sostener de acá en más no es sino un eslogan propagandístico que alienta la publicidad de algo que no existe.

Agregamos unas líneas a la nota porque entre el comienzo de la elaboración y el momento de su publicación siguen lloviendo las noticias de cientos de trabajadores cuyas dependencias han sido cerradas, sin previo aviso; con un mensaje de correo electrónico, antes del comienzo del fin de semana de Pascuas, manifestando un grado de cinismo que sólo recordamos durante los noventas, o entre los altos jefes militares de Las Juntas.  

Por admin