En un intento por exhibir la supuesta cantidad exorbitante de dinero que el Estado gastaba en publicidad, Javier Milei mandó a su portavoz a “denunciar” la lista de deudas en pauta publicitaria que el Estado mantiene pendientes: serían unos $ 12.000 millones entre los años 2020 y 2023.

El anuncio no cayó nada bien en las huestes de Héctor Magnetto, cabeza visible del Grupo Clarín, ya que todo hace suponer que la lista en cuestión incluya al holding periodístico, teniendo en cuenta su posición como principal grupo mediático del país.

En esa dirección, el vocero presidencial, Manuel Adorni, anunció a través de sus redes sociales que en los próximos días se publicará la lista completa de los medios y agencias a los que se les adeuda el pago de la pauta oficial durante la administración anterior.

La decisión de suspender las pautas oficiales por un año completo se tomó apenas dos días después de la asunción de Milei como presidente, lo que tuvo un impacto significativo en la relación entre el Estado y los medios de comunicación.

Se interpreta que el objetivo no apunta como fin último confirmar que están licuando esos pagos dejando pasar los meses, sino exhibir las supuestas fortunas que el Estado Nacional gastaba en publicidad, un tema que obsesiona a los libertarios. Y por supuesto, Clarín debería aparecer al tope de esa lista por la sencilla razón de que es el grupo de medios más grande de Argentina.

Y no es casualidad que, en este contexto, el presidente, en uno de sus habituales ataques de furia, haya tildado al Grupo Clarín como “el gran operador argentino”.

De esta manera, Milei decidió escalar la pelea con Clarín pese a la cobertura mayoritariamente favorable que le dispensa el grupo. Por ahora, las razones del enojo del presidente con Clarín son un misterio que desconcierta a la política y a los medios.

Sabido es que Milei tiene una tolerancia bajísima a las críticas, y sus ataques furibundos a medios y periodistas son cosa de todos los días. Por ejemplo, estos días llegó a lanzar una ofensiva contra Clarín por un simple tuit que mencionaba su enojo con el periodismo.

Furioso, posteó en las redes: “Muy interesante como titula el gran operador argentino respecto a lo que señalé del periodismo, dado que las mayores agresiones a mi persona acusándome de antidemocrático han salido de periodistas del diario Clarín y de su señal de cable TN. HIPÓCRITAS Y CÓMPLICES”.

El mandatario intenta instalar la teoría de que Clarín supuestamente lo ataca porque él permitió que desembarque en el país el servicio de internet satelital de Elon Musk, por lo que se convertiría en un serio competidor para los servicios que presta el grupo argentino a través de Fibertel.

Por admin