La diputada por el Frente de Izquierda (FITU),Myriam Bregman, en su intervención en el tratamiento de la Ley de Bases. La referente mencionó un repaso de las consecuencias de aprobarse la Ley en debate. Una  aprobación de la reforma laboral que beneficiaría a los «poderosos mientras perjudica a los trabajadores». Destaca que esta reforma es en realidad una «contra reforma» que precariza aún más el trabajo, reduce derechos laborales y facilita el despido. Bregman denunció la complicidad de ciertos políticos que, en lugar de defender los derechos de los trabajadores, contribuyen a crear un discurso que responsabiliza a estos últimos por la crisis. Por ANRed.


Fragmento del discurso de Myriam Bregman:

La verdad es que escucho a quienes me preceden en el uso de la palabra y no lo puedo creer, porque estamos viviendo una catástrofe social y económica, como pocas veces se vio, y no entiendo de qué hablan. Tenemos un presidente que creo, nos quiere hacer creer que lo votaron al grito de escuela austríaca”. Quiero que no aplica en la teoría de Rothbard, por favor. Bueno, la verdad que no. Como muestra la marcha universitaria de hace unos días no lo votaron por eso. Lo votaron después de años de frustración, de enojo, con quienes venían gobernando.

Entonces, la primera pregunta que hay que hacer en ese contexto, si partimos desde ahí, es si esta ley mejora o empeora la catástrofe social y económica que estamos viviendo. Y la respuesta es dual. Para los de arriba, para el poder económico, la mejora. Le da en blanqueo, le crean un régimen especial como el RIGI (régimen de incentivos para grandes inversiones), le bajan bienes personales. Para los de abajo, la empeora categóricamente, empeora la situación del pueblo trabajador. Por eso, en estas descripciones que se hacen, ¿qué tiene, qué no tiene esta reforma?: les cuento alguna de las cosas que le agregaron, le agregaron la contra reforma laborable, le agregaron la reforma previsional, le agregaron el cobro de ganancias, le agregaron un ataque furioso a los monotributistas, entre otras cosas. Por eso, yo me pregunto también porque les gusta tanto llamarla Light, la verdad que han hecho una buena estrategia en vender esta ley, una ley ómnibus light. Para los de arriba es dulce y para los de abajo es heavy. De light no tiene nada, yo le pondría reforma Heavy contra el pueblo trabajador.

Los gobernadores que veíamos recorrer los canales de televisión ahora no están. Sacaron el tema de las retenciones quedó afuera la discusión del agronegocio y chau… si ustedes ven un gobernador me avisan, yo no vi a ninguno más. Dejaron de llorar, calculadora en mano; están viendo cuánto se llevan del impuesto a las ganancias de los trabajadoras y trabajadores de este país.

Por el otro lado, también desapareció la parte de la reforma laboral que irritaba a la cúpula de la CGT, no está más. Yo no sé si esa es la explicación para que no siquiera haya organizado una suelta de globos acá en la puerta del Congreso. Lo que me preocupa no es lo que sacaron sino fundamentalmente lo que queda en esta reforma laboral. Algo nos tienen que decir, o van a seguir guardando silencio, o van a hacer como que acá no ha pasado nada, que se va a cambiar toda la legislación laboral del país, tal cual la conocemos y no ha pasado nada. No sé, hay cosas que nos tienen que explicar; estamos viviendo un ataque que no se veía desde Martínez de Hoz. Desde aquel momento en que la dictadura se hizo cargo del gobierno civil y militar le dieron a Martínez de Hoz las distintas áreas del Estado, y se preocuparon especialmente por reformar la ley de contrato de trabajo. Estamos ante un ataque terrible al empleo público. Los trabajadores estatales quedan totalmente desprotegidos, sujetos a la arbitrariedad de sus jefes, aunque estés embarazada, ni las licencias por embarazo van a respetar. Lo menciona especialmente, privatizaciones y desguaces de organismos. Yo trabajé en un banco que se privatizó en los 90, no me van a contar lo que significa pasar por un proceso de privatizaciones y mi compañero Cristian Castillo lo explicó muy bien hoy. La desocupación que va a crecer, por poner un solo ejemplo, todas las modificaciones que hacen al sistema de contratación de la obra pública, ya del día de hoy la UOCRA que está denunciando miles de despidos. Y prácticamente, de hecho, eliminan el sistema jubilatorio tal cual lo tenemos hoy. Nueve de cada diez mujeres no se van a poder jubilar con el sistema que tenemos, 7 de cada 10 hombres tampoco (…).

Por admin