La Universidad di Tella (UTDT), publicó un estudio en el que confirmó que la pobreza  creció en los últimos meses y alcanzó al 43,7% de la población. Se trata del “índice más alto desde 2020”,confirmó el informe realizado por el codirector de la maestría en Econometría, Martín González Rozada.

De a un millón por mes, los argentinos caen en la pobreza como consecuencia de la disparada de la inflación y la devaluación del peso. A este paso, a fines de febrero habrá más de 23 millones de personas en condiciones de pobreza, es decir, con dificultades serias para llegar a cubrir sus gastos del mes. Es un escenario dramático.

En los últimos tres meses, cayeron en la pobreza 3,6 millones de argentinos más y, a enero, hay 46,8% de pobres, lo que representa unas 22 millones de personas, según un trabajo de la Universidad Di Tella.

En apenas tres meses, por la devaluación y el salto del valor de la canasta básica, se agregaron 3,6 millones de nuevos pobres, provenientes de la clase media profesional y asalariada. Tener empleo y ser profesional ya no evita caer en la pobreza en la Argentina.

La pobreza subió del 38,5% en el tercer trimestre del año pasado, al 46,3% en el cuarto trimestre de 2023. Es un aumento de 7,8 puntos, enorme desde el punto de vista estadístico. El cálculo es de Martín Rozada, director de la Maestría en Econometría de la Universidad Di Tella, quien agregó que para enero la proyección estaría dando un 46,8% de pobres. Equivale a 21,8 millones de personas si se proyecta esa tasa a todo el país, incluyendo la población rural.

En el informe, señalaron que la Canasta Básica Total (CBT) promedio de la región del Gran Buenos Aires (GBA) para mismo semestre se estimó en $131.202 por adulto equivalente. “Esto es un aumento interanual de 186,3%. Para el promedio del ingreso total familiar (ITF) se proyectó para el semestre un incremento interanual de 160,2%”, afirmaron.

En tanto, la inflación de enero registró un alza del 20,6% en relación al mes anterior. Si bien el resultado fue cinco puntos porcentuales menos que en diciembre, los precios generales de la economía se dispararon un 254% en la comparación interanual: esto quiere decir que la suba de los alimentos sigue marcando la delantera y, por lo tanto, la pobreza también sigue en aumento.

Esto quiere decir, además, que en enero una familia tipo -integrada por dos adultos y dos menores de edad- necesitó reunir ingresos por 596.823 pesos para no caer bajo la línea de pobreza.  Mientras, para no ser considerados en situación de indigencia, una familia necesitó reunir ingresos por 285.000 pesos.

Por admin