El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof,  lanzó el Instituto Provincial de Asociativismo y Cooperativismo (IPAC), para fortalecer a las cooperativas bonaerenses y puso como responsable a Gildo Onorato, dirigente del Movimiento Evita e integrante del partido La Patria de los Comunes que conducen Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro.

El acto se desarrolló en el Salón Dorado y contó con la presencia de la primera plana del Evita. Además de Pérsico y Navarro, estuvieron  Eduardo Ancona y los legisladores Juan Marino y Federico Maggioli. También estuvieron Daniel Menéndez, quien es subsecretario de Economía Popular, y Federico Ugo, quien es director provincial de Desarrollo Local en el ministerio de Desarrollo para la Comunidad, que comanda Andrés Larroque.

El nuevo IPAC estará bajo la órbita del ministerio de la Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, que conduce Augusto Costa. El objetivo del organismo será generar políticas públicas que potencien al sector cooperativo bonaerense. Al cerrar el acto, Kicillof recordó que el gobierno de Cambiemos había declarado «una suerte de guerra santa» contra las cooperativas y hasta «querían cobrarle Ganancias». Y reflexionó: «Combatían las cooperativas pero nunca entendieron qué eran».

El mandatario aseguró que las cooperativas cumplen «un rol productivo pero también social» en el entramado provincial y que, como ocurrió bajo el macrismo, hoy las cooperativas también están «bajo el ataque» del presidente Javier Milei. «Trataron de destruir a las cooperativas pero son indestructibles porque forman parte de la provincia. Por definición, en una cooperativa el excedente o se reinvierte en el negocio o se traduce en una mejora para los trabajadores. Es decir que es un régimen de avanzada y es un instrumento poderosísimo que se basa en el vínculo social», señaló.

Kicillof destacó que “con este instituto estamos jerarquizando las políticas públicas destinadas a un sector que tiene una larga tradición en la provincia de Buenos Aires, donde forma parte del entramado productivo y cultural de muchos de nuestros pueblos”. “El cooperativismo no es solamente un hecho vinculado a la producción, es también un instrumento que genera vínculos sociales y mejora las condiciones de vida de las y los trabajadores”, explicó. 

“Estamos cumpliendo con el mandato que nos otorgó nuestro pueblo: no vamos a distraernos con discusiones de teorías económicas, nuestro compromiso es defender la producción y el trabajo de las y los bonaerenses”, concluyó.  

En este marco, Kicillof agradeció al Movimiento Evita por sumarse a la gestión y «fortalecer» el gobierno provincial con la experiencia de los movimientos sociales. Y entonces envió un mensaje de unidad en medio de la reorganización del peronismo y de los chispazos por el liderazgo de cara a 2027. «Nosotros creemos que cuando se habla de unidad no tiene que ser una cuestión de cúpula, de dirigencia o de acuerdos ante escribanía; cuando se habla de unidad tiene que ser unidad en la acción, unidad en el trabajo, unidad política y unidad de objetivos», lanzó.

Estuvieron presentes los ministros de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque; de Trabajo, Walter Correa; y de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez; la directora ejecutiva del Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU), Romina Barrios; la intendenta de Moreno, Mariel Fernández; los intendentes de Ramallo, Mauro Poletti; y de Mar Chiquita, Walter Wischnivetzky; funcionarios y funcionarias bonaerenses; legisladores y legisladoras nacionales y provinciales

Por admin