El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se solidarizó anoche con los trabajadores que fueron despedidos masivamente en los últimos días por el gobierno de Javier Milei y rechazó la “militarización” en las dependencias públicas para impedir el ingreso de las personas cesanteadas. 

En un durísimo tuit cuestionó el rol del presidente Milei: “En el medio de una epidemia de dengue, un Estado Nacional desertor y ausente que no cuida a nadie”  y consideró que “con Milei como presidente, el Gobierno solo está presente para despedir trabajadores, subir tarifas, poner techo a los salarios y defender privilegios”. 

“Amanecimos con el Conicet y otras dependencias públicas casi militarizadas. Vimos hoy un espectáculo tan triste como cruel que quedará en la memoria como una de las imágenes más representativas de este tiempo tan oscuro”, reflexionó Kicillof. 

De ese modo, el gobernador se refirió a la decisión del Gobierno nacional de apostar uniformados en los ingresos al Conicet, al Servicio Meteorológico Nacional, al ministerio de Educación, la Anses, la Cancillería, la secretaría de Trabajo y el ex ministerio de Ciencia y Tecnología, entre otros organismos para impedir que los empleados despedidos puedan ingresar. 

Finalmente, Kicillof expresó su solidaridad “con todos los trabajadores despedidos” y apuntó: “Nuestro compromiso es hacer todo lo que esté en nuestras manos para proteger los derechos del pueblo bonaerense y para atenuar la agresión de Milei sobre los derechos y la vida cotidiana de las familias”.

Ya en horas de la tarde, el gobernador bonaerense  recorrió los avances de las obras de saneamiento y adecuación del cauce del Río Luján, que están siendo financiadas con crédito internacional. En ese marco aseguró que en la provincia «la obra pública no se paraliza», como sí ocurre a nivel nacional, que desde diciembre frenó 900 proyectos que estaban en marcha en territorio bonaerense.

«Recuperamos el crédito internacional para estos trabajos, que se habían perdido, y hoy vemos que las máquinas siguen trabajando para llevar adelante una obra histórica, esperada hace muchos años, en el Río Luján», dijo el gobernador, quien recorrió la zona junto a la ministra de Hábitat y Desarrollo Urbano, Silvina Batakis, y el intendente local, Leonardo Boto. Las intervenciones del Comité de Cuenca del Río Luján (COMILU) se desarrollan a lo largo de 42 kilómetros y benefician a más de 100 mil vecinos y vecinas, además de generar empleo en la región. La inversión de 8.864 millones pesos para mitigar las inundaciones y permitir el desarrollo turístico en la zona.

La tensión con la Casa Rosada nunca cedió y sumó un nuevo conflicto en la previa del fin de semana largo por el recorte dispuesto en el decreto 280/2024 que afectó las transferencias a las cajas previsionales de 13 provincias, entre ellas a Buenos Aires. En este marco, Nación convocó sólo a los gobernadores aliados a una nueva reunión para este jueves con Nicolás Posse, jefe de Gabinete, y Guillermo Francos, ministro del Interior de la Nación para acercar posiciones en torno a la nueva ley Bases, el reclamo de la recomposición del impuesto a las Ganancias y las transferencias correspondientes a los fondos fiduciarios. Quedaron afuera Kicillof, Llaryora y Zilliotto.

El mandatario repitió que la provincia está atravesando una situación «muy difícil» como consecuencia de las medidas adoptadas por «un gobierno nacional que se ausenta y deserta de sus responsabilidades». Y aseguró que «el único ganador de este modelo es el sector financiero: con una pequeña parte de todos esos recursos podrían terminar las obras que pararon en las escuelas, los hospitales y las rutas», añadió.

Por admin