En declaraciones al programa “LIBRE ALBEDRÍO”, que se emite por FM 88.9, el talentoso cantante Juan Antonio Ferreyra, mejor conocido como JAF, analizó su carrera musical y contó cómo se las arregla para hacer música en medio de la cuarentena.

Es un momento muy dificultoso, no estábamos preparado para esto pero sabemos que no hay mal que dure cien años. 

Soy muy afortunado porque tengo el apoyo de todos mis fanáticos, de toda la gente que me conoce hace tantos años. 

Es muy importante para los argentinos sentir que estamos comunicados porque eso nos va a dar una fortaleza, una unión de pensamiento, porque también podemos darles una palabra de aliento a aquellos que anímicamente están en un momento tal vez de bajón por algún motivo. 

Con este aislamiento obligatorio he dejado el automóvil que no lo puedo manejar, la motocicleta también, aunque tanto el auto como la moto los arranco todo el tiempo para que funcionen. Más que nada me manejo en la bicicleta.

Cuando comenzó la cuarentena en marzo yo venía laburándome todo gracias a Dios y a mis fanáticos, entonces dije que tenía que realizar una actividad que me permita mantenerme en condiciones, como tocar la guitarra y cantando frente a mis fanáticos. Esto lo hice durante doce miércoles seguidos desde mi Instagram y Facebook. Ahí se llenaba de gente.

Si de esta manera uno puede llevar una gota de energía positiva a la gente, entonces eso sirve, es constructivo y a mucha gente le cae bien. 

Conozco muy bien cómo viene la mano a nivel social, económico, cultural, emocional, de toda la gente que son mis fanáticos. Con un valor de cien mangos, trato de acompañar estos momentos super chotos que tenemos, provocados por una fuerza mayor. 

El laburador independiente, si no labura, no entra guita a casa; entonces el gobierno, cualquier gobierno, tiene que estar dispuesto y preparado para que en un momento de catástrofe de fuerza mayor como es éste que está pasando en este momento, bancar a la población los suministros básicos y necesarios para que la gente la pase bien estando dentro de su casa.

Empecé bien de abajo con un disco que tuvo un sonido feísimo pero en ese momento no había nadie que bancara así que pusimos un par de mangos y se grabó eso. Tiene unas canciones fenómenos pero la grabación se hizo en dos días, todo al toque. 

En 1995 rescindí el contrato con la compañía discográfica porque no me gustaban las cosas como se estaban haciendo. A partir de ahí comencé a laburar una vez más como artista independiente, cosa que es muy dificultosa en nuestro país. Desde ahí, no paré nunca de tocar hasta hoy que me encuentra haciendo un laburo que nunca había hecho que es a través de una comunicación cibernética. 

Lo que no puede darte una transmisión por streaming, por Zoom o cualquiera de estas porquerías modernas es la enorme posibilidad del intercambio energético, cuando estás enfrente del otro y que no hay nadie en el medio. Eso es irreproducible. 

La actuación en vivo no va a ser superada por ninguna comunicación cibernética gracias a Dios. 

Al estar tanto tiempo en contacto con la gente, vas entendiendo diferentes costumbres o pensamientos de distintos lugares pero que finalmente te das cuenta que son pensamientos muy compartidos por todo el mundo. 

Ese tipo de pensamientos comunes para mucha gente los expreso a través de mis canciones. Es un gran privilegio poder hacer eso porque finalmente después encuentro gente que me dice ‘vos en esta canción estás cantando justamente lo que yo siento’ y eso es algo muy bueno para mí. Estoy muy agradecido al destino que me haya permitido escribir canciones que son populares.

En este momento hay muchas incógnitas por parte de los jóvenes. Me refiero a los que son menores de edad pero que ya hoy están haciendo cosas muy buenas a nivel artístico. ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *