Se produjo en la madrugada del día domingo en un barrio de Pablo Podestá. Cuatro casas incendiadas. Familias que perdieron lo poco que tenían. La solidaridad de los vecinos y la desidia estatal.

Raquel Lezcano

Andrea Benitez

Entre los damnificados se encuentran personas mayores, jóvenes, niños y bebés. Según pudo trascender habría cuatro heridos y dos con quemaduras; los mismos fueron trasladados al Hospital Bocalandro de urgencia.

Según cuentan los vecinos desde que comenzó el incendio pasada las dos de la madrugada se acercaron dotaciones de bomberos a apagar el incendio y personal de la municipalidad pero sin dar respuesta concreta hacia las familias que lo perdieron todo, como por ejemplo una vivienda en forma transitoria.

Inmediatamente los propios vecinos se organizaron y se solidarizaron para socorrer a las familias quienes continuaron por la tarde del día domingo, colaborando para remover los escombros limpiando el terreno para evitar que se propague nuevamente el fuego. Rescatando algunas chapas y tirantes para volver a construir.Mientras organizaban donde iban a pasar los días siguientes junto a familias y amigos del barrio.

En la provincia de Buenos Aires existen 702.152 viviendas precarias y 1.412.000 viviendas que no tienen gas natural y representan casi un 37% del total de hogares. El barrio La Esperanza, en el municipio de Tres de Febrero es una claro ejemplo, allí viven al menos 3350 personas y solo 150 viviendas poseen electricidad, agua corriente y gas natural. En cambio 230 viviendas sólo cuentan con alguno de estos servicios y aproximadamente 290 son casillas de chapa, madera y cartón sin ningún servicio esencial.

Este hecho lamentable, podría haberse evitado.Existen responsables políticos de la desidia estatal que lleva décadas tanto distrital como en la provincialmente. Este abandono lo padecen y lo sufren día a día las familias del Barrio La Esperanza.

El municipio de Tres de Febrero, comandado por Diego Valenzuela, quién es el principal responsable de esta situación debe invertir las prioridades en forma urgente construyendo viviendas para las familias; principalmente con los que sufrieron pérdidas en este incendio, con un plan de urbanización y servicios esenciales. Mientras el gobierno de la provincia de Buenos Aires de Axel Kicillof debe destinar los fondos para la construcción de viviendas para las barriadas populares.

Para dar respuestas concretas a esta realidad es que desde la izquierda planteamos un ingreso de emergencia de 30 mil pesos por persona, junto al no pago a los usureros del FMI se hace necesario que se apruebe el proyecto del impuesto a las grandes fortunas presentado por el Frente de Izquierda Unidad para que entre otras medidas se construyan 100 mil viviendas. La vida del pueblo pobre vale más que las ganancias de los empresarios y usureros.

Desde la agrupación La Marrón nos proponemos organizar la solidaridad desde las escuelas, para responder a esta urgente necesidad de clase, sin dejar de exigir que el gobierno municipal y provincial tienen que responder. Así mismo planteamos a la conducción del Suteba y a todos los sindicatos, que deben pelear por estas demandas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *