La Academia jugó casi todo el partido con dos jugadores menos, aguantó hasta el final y un gol del chileno Díaz significó el 1-0 final.

De los clásicos más picantes que podamos recordar. Un partido completamente diferente al que imaginábamos se dio en Avellaneda. 

Todo cambió cuando a los 40 del primer tiempo, Gabriel Arias vio la roja directa por tocar la pelota con la mano afuera del área. 

Sebastián Beccacece metió a Javier García por Barbona, reacomodó al equipo y Racing aguantó hasta ir al vestuario y poder pensar cómo encarar el complemento.

Pero la cosa se complicó todavía más: segundos pasaron del complemento para que Sigali vea también la roja por un dudos codazo, que parecía para menos.

De igual manera, como le pasó también ante Boca, Independiente no se pudo hacer protagonista teniendo superioridad numérica.

Y a nada del final, el chileno Marcelo Díaz clavó el 1-0 que hizo delirar a todos en el Cilindro. Una explosión increíble.

Tras ese gol, todo se desvirtuo. El Rojo también terminó con 9: rojas a Romero y Cecilio Domínguez, que no se bancaron la derrota.

Épico todo.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat