Las fuerzas de seguridad ocasionaron lesiones sobre los manifestantes. El uso que hicieron de un gas pimienta que produce lesiones en piel y en vías respiratorias genera preocupación. Mientras los diputados sesionaban en la cámara durante las primeras tres jornadas, jubilados, prensa, partidos y ciudadanía autoconvocada se manifestaron pacíficamente en contra de la aprobación de la Ley Ómnibus. Por hacer uso del legítimo derecho a la protesta fueron rociados los tres días, por los servicios de control del Estado con químicos de sprays de distinta procedencia. A tal punto, que el personal de salud pública vinculada a partidos políticos de izquierda, organizó postas sanitarias para atender estas heridas y las de los balazos de goma, en el lugar y de manera urgente. No obstante, el viernes atacaron incluso a una de las postas de primeros auxilios, bañando de gases a médicos, enfermeros y voluntarios, además de manifestantes. Aquí difundimos la información recabada sobre cómo proceder en caso de ser agredido/a con gas pimienta. Por Ana Victoria Fernández y Andrés Manrique para ANRed


Hemos padecido en carne propia la inflamación y el ardor en la piel y en vías respiratorias de aerosoles de tipo OC, o gas pimienta (con alta dósis de Capsaicina). Producto que ha sido incluso desaprobado por el comité científico militar norteamericano. El operativo policial montado para los días 31 de enero, 1 y 2 de febrero, y organizado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, con Patricia Bullrich a la cabeza, reunió a las cuatro fuerzas federales (Gendarmería, Policía Federal, Policía de la Ciudad y Policía de Seguridad Aeroportuaria). a la que sumó miembros del Servicio Penitenciario Federal. Su objetivo: defender el protocolo antipiquete que criminaliza el derecho a la protesta firmado por Milei el 14 de diciembre, a cuatro días de haber asumido el cargo.

La mayor novedad, en cuanto a herramientas contra la manifestación pacífica de los y las ciudadanas, fue el uso de aerosoles con gas pimienta de clase C, que las fuerzas estatales rociaron sobre los manifestantes de manera indiscriminada. La presión con que sale el gas, con un barrido de 5 metros y su composición oleaginosa lo vuelve más penetrante en piel y mucosas, más persistente porque es hidófugo (no se puede lavar con agua), y mucho más nocivo. Sobre el producto, dice Wikipedia: “un estudio del Aberdeen Proving Ground de 1993 sostiene que el aerosol de pimienta puede producir ´efectos mutagénicos, carcinogénicos, de sensibilidad, cardiovasculares y toxicidad pulmonar, neurotoxicidad, así como otras posibles fatalidades humanas.´ Hay un riesgo al utilizar este producto en una gran variedad de personas. Sin embargo, el espray de pimienta fue admitido a pesar de las reservas de los científicos militares de Estados Unidos después de haber aprobado las pruebas de la FBI. El jefe del Programa de Armas no Letales de la FBI, por entonces agente especial Thomas W. W. Ward, fue convencido, supuestamente, para recibir un soborno de 57.000 dólares por un fabricante de gas pimienta, a cambio de aprobar el producto Zarc de Capstun.”

Durante los tres días que le tomó a los diputados sesionar la primera parte de la Ley Ómnibus que pretendía derogar más de 600 leyes de un plumazo, se fue recrudeciendo el uso de las fuerzas. En los alrededores del Congreso las organizaciones y los manifestantes fueron reprimidos por un operativo desmedido. El despliegue intimidatorio, de amenaza y disciplinamiento como método, hirió a manifestantes y a ciudadanos de a pie, conglomerados en los alrededores del histórico edificio para expresar su desacuerdo con la ley.

La policía, obediente y prolija, no dejó a nadie afuera. Reprimió a periodistas, a representantes de organizaciones de derechos humanos y derechos civiles, a militantes de diferentes partidos políticos, a autoconvocados, a diputadas y diputados que en un momento salieron a la calle, y a jubilados. Los policías utilizaron armas de fuego, tal como lo hiciera el gobierno de Mauricio Macri en 2017 ante las manifestaciones contra la ley previsional. Disparos de balas de goma, bastonazos, empujones, amenazas y el uso de un gas irritante sin precedentes fueron las herramientas para atropellar la libertad de expresión y manifestación sobre veredas, calles y plazas. Violando las garantías constitucionales que velan por el derecho a la protesta (arts. 14 y 19 de la Constitución), reprimieron amparados por un decreto ilegal e ilegítimo.

Gases pimienta y sus efectos

Los gases pimienta (CTS MK-9)  están en el foco de la preocupación, tras constatarse las lesiones provocadas sobre las personas agredidas durante la represión.

Los agentes químicos irritantes se utilizan para disuadir o incapacitar temporalmente a una persona. Sus efectos suelen desaparecer poco tiempo después de la exposición del sujeto al gas, y las sustancias más comunes utilizadas son: CN, CS, OC/pimienta y el PAVA.

Fuente: Anmistía Internacional

¿Cómo funciona?

Los químicos trabajan sobre los receptores de la temperatura y el dolor. El agente OC es un aceite, de modo tal que penetra con mayor rapidez en la piel, aún en pequeñas concentraciones. En contacto con el agua, sudor o grasitud se disuelve y se transforma en un ácido, lo cual genera quemaduras de distinto grado. Boca, ojos y nariz son muy afectados por su naturale humedad, incluso generan daño en los tejidos si reaccionan en combinación con químicos del cuerpo.

La exposición a los gases lacrimógenos pueden comprometer mayor o menormente los sistemas de acuerdo al tiempo de exposición; la concentración; el abandono del área; la condición médica anterior o vulnerabilidad

¿Cuáles son los principales síntomas?

Se irritan los ojos, producen lagrimeo y cierre involuntario de párpados por ardor, dolor, enrojecimiento. Si se aprietan los ojos puede producirse temporal ceguera temporal y visión borrosa, lesiones que dañan la córnea.

En el sistema respiratorio se produce dolor por la inflamación casi instantánea en vías respiratorias. Tos, dificultad para respirar. Si se contrae mucho para toser, puede dificultar el ingreso de aire. La exposición a estos químicos puede precipitar enfermedades.

En la piel se produce ardor, enrojecimiento, picazón, alergia, ampollas, quemaduras. (El enrojecimiento puede durar horas o días)

En términos psíquicos, desorientación y agitación que pueden llevar a ansiedad, temor o pánico. En casos de exposición prolongada se registraron casos de estrés post traumático.

Para el sistema cardiovascular, se observa el aumento en el ritmo cardíaco y en la presión; con afecciones cardíacas preexistentes son más vulnerables.

Mucosagastrointestinal: Irritación de nariz, ardor, inflamación y estornudos. Dolor, salivación excesiva, náuseas y vómitos.

Efectos en embarazo o feto: pruebas en animales indican posible causal de abortos.

Traumatismos: cualquier impacto directo puede causar lesiones graves e incluso la muerte, lesiones en cabeza y cuello, hematomas, laceraciones y fracturas. 

¿Qué hacer si estuviste expuesto/a a los gases pimienta?

Las postas sanitarias organizadas por médicxs y enfermerxs de la salud pública que integran partidos políticos han cumplido un rol importante durante las manifestaciones en la atención urgente de las personas heridas durante la represión. Además, fueron los que advirtieron sobre los efectos nocivos de los gases, al prestar testimonio sobre las personas que atendieron, y sobre las derivaciones de urgencia que tuvieron que hacer en determinados casos.

Tras la reiteración de la violencia represiva en las jornadas de manifestaciones, personal voluntario de la salud decidió dar talleres para informar a manifestantes instrucciones sobre qué hacer en caso de ser gaseados.

El OC (gas pimienta), no se enjuaga ni elimina del cuerpo si lo lavamos con agua. La persona afectada deberá removerlo con un líquido grasoso, como óleo calcáreo que tiene aceite, o con leche entera  (no descremada porque debe contener grasas) o con una solución jabonosa o detergente que ayude a emulsionar. La leche en polvo entera también  sirve si se reconstituye en la proporción correcta.

Asimismo, agregaron que el agua con bicarbonato, o el Mylanta líquido o similar, al ser alcalinos neutralizan los síntomas y pueden servir para aliviar el dolor provocado por el ácido del gas, pero no sirven para remover el producto, ya que son muy acuosos.

Paso a paso

  1. Primero ponerse guantes para no quemarse las manos. Para evitar los efectos más nocivos del gas, debemos procurar que no entre en contacto con los ojos. Secar al paciente  con rollo de cocina o servilleta de papel descartable. Siempre limpiar de adentro hacia afuera y  de arriba hacia abajo. Si es la cara, se comienza por la frente, para que no chorreen restos del producto en los ojos. Hay que secar lo más rápido posible, con delicadeza porque la piel queda muy irritada y duele. Las servilletas de papel o rollo de cocina contaminado deben tirarse, no reutilizar. Esto evitará que se desparrame el producto en el cuerpo.
  2. Remoción del producto  por arrastre (de adentro hacia afuera y de arriba hacia abajo) limpiando con leche entera  u óleo calcáreo Si la leche está bien fría es mejor para aliviar los síntomas de quemazón. No debemos colocar crema `para quemaduras en esta etapa porque después no vamos a poder remover los restos del gas pimienta, va a absorberse aún más al colocar la crema. Recién luego de varias horas o al día siguiente luego de no tener más restos del producto, sí se puede aplicar. (Platsul o similar)
  3.  Será conveniente sacar toda la ropa que pueda haber sido afectada por el producto (se recomienda llevar remera de repuesto) para que no siga en contacto con la piel la ropa contaminada.
  4. Cuando la víctima llegue a su casa, puede darse una ducha con jabón o detergente y agua bien fría para aliviar la quemazón- (el jabón o el detergente ayudan a sacar lo poco que haya quedado del producto).

Generalmente los efectos del gas disminuyen al día siguiente a su exposición. Asimismo, advierten que el uso de limón no sirve para el gas pimienta, se usa para contrarrestar los efectos del gas lacrimógeno.

Foto: Andrés Manrique (ANRed)

Otras advertencias indicadas por los y las profesionales fue no llevar lentes de contacto a la movilización porque en caso de ser gaseado, retiene mucho más los gases en contacto con los ojos y luego esos lentes hay que descartarlos. Es aconsejable llevar anteojos. Para proteger la vista usar antiparras de uso industrial, resistente a los golpes. Las antiparras protegen más que los lentes porque sellan arriba y abajo para que no ingrese el gas por esos huecos.

Además, si llegara a entrar gas pimienta en la boca, se recomienda hacer buches con leche y escupirla, no tragarla. Y en caso de que haya ingresado a la boca, debe acudir de inmediato a la posta sanitaria porque puede producir severa dificultad respiratoria. En caso que se usen los gases combinados con gas lacrimógeno, una vez que haya terminado la represión, se puede morder un limón, si hubiera entrado por boca el producto.

Si cae gas  pimienta en los ojos, dejarlos cerrados, no abrirlos. El lavaje ocular se hace con solución fisiológica estéril pero teniendo cuidado porque su exceso puede irritar aún más la piel de la cara. Colocarla sólo en los ojos. También se puede colocar leche fría con los ojos cerrados en el cuenco del globo ocular.

Por otro lado, si la exposición fue a gases lacrimógenos (además de diferir en la composición química, el gas pimienta es un spray que se apunta a los ojos, el gas lacrimógeno es técnicamente un aerosol y se lanza con cilindro al suelo, de donde emana el ‘humo’), se recomienda usar barbijo o remera tapando boca y nariz, mojados en agua o con vinagre para disminuir el pasaje del gas. Las bombas de gas lacrimógneo se pueden apagar colocándolas en un recipiente con agua. Tener precaución de usar guantes si se va a tocar alguna, porque las latas salen disparadas a alta temperatura, y queman.

A foja cero la Ley Ómnibus

Ayer, tras fallar las negociaciones entre legisladores oficialistas y la oposición dialoguista por pedido del bloque de La Libertad Avanza, la Ley Ómnibus volvió a comisión.

En las afueras del Congreso se vivió con alegría la noticia. No obstante, las organizaciones políticas, sociales, de derechos humanos, culturales, ambientalistas, asambleas barriales, jubiladxs y feministas llamaron a seguir en alerta y movilización para lo que venga.

Por admin