El episodio fue denunciado por un vecino de la ciudad balnearia a través de un descargo en las redes sociales. “Hay que revisar y rechazar la concesión a privados de la venta ambulante”, resaltó el testigo.

Después del episodio racista que sufrieron dos hermanas afrodescendientes en un boliche de Necochea, la ciudad balnearia volvió a quedar en el centro de la polémica cuando un vendedor ambulante de origen senegalés fue echado violentamente de la playa.

“Observé cómo dos policías, dos inspectores de tránsito de la Municipalidad y dos personas particulares perseguían y matoneaban a un vendedor africano que caminaba por la orilla con una pila de gorros en su cabeza”, relató Fabián, vecino de la ciudad y testigo de la escena.

“Al acercarme, escucho a uno de los policías que, entre empujones y agarrando el brazo del vendedor, le repetía con bronca: ‘Esto no es Uganda, te tenés que ir’. Al preguntar qué pasaba, el policía me dice que no me meta, que el hombre les faltaba el respeto, y le respondo que veo todo lo contrario”, agregó.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat