Por Alfredo Silletta

Mientras que el gobernador Axel Kicillof evita confrontar con el presidente Javier Milei y se concentra en su gestión, desde la Casa Rosada una alta fuente señala que el presidente expresa sin tapujos que “lo odia, lo detesta” al gobernador y para disimular un poco su posición cuestiona su gestión como ministro de Economía durante el periodo de Cristina Kirchner.

En la gobernación reconocen que no hay diálogo y que solo están enviando lo que corresponde por ley de Coparticipación y el dinero que se gira en concepto de Fondo de Seguridad, pero no estaban actualizando por inflación el Consenso Fiscal. Más allá que no haya diálogo directo entre el presidente y el gobernador, tampoco tienen respuesta los ministros que se comunican con sus colegas de la administración nacional.

El presidente desprecia a los gobernadores, incluidos los aliados, a los legisladores pero especialmente al gobernador bonaerense con quien seguramente no podría mantener una discusión académica sobre economía. Algún ministro (¿Guillermo Francos?) le explicó al presidente que si “la Provincia de Buenos Aires se incendia, el fuego llega inevitablemente a la Casa Rosada”.

Milei prefiere continuar “jugando” con las redes sociales y ha decidido en las últimas semanas, además de criticar a la mujeres periodistas, poner en el centro a Kicillof. En primer lugar utilizó una fake del gobernador en X (ex Twiter) para atacarlo:  “Estimado Gobernador Kicillof, creí que no era necesario recordarle que Usted fue parte de la cartera de economía de un gobierno que inició el ciclo de estancamiento del PIB y caída en términos per-cápita pese a contar con términos de intercambio fabulosos. A su vez, tampoco debemos olvidar su pésima gestión en el acuerdo con El Club de París y la coronación de su mala praxis en materia financiera con su catastrófico accionar en el caso de YPF. Tampoco, los argentinos de bien nos vamos a olvidar de su accionar liberticida durante la pandemia”.

El gobernador no se preocupó en contestar el blooper del presidente pero si respondió a las políticas nefastas de su gobierno y convocó a todo el peronismo a la Casa de la Provincia para apoyar el paro y la movilización del 24 de enero. En sus declaraciones fue contundente: “Delegar facultades legislativas al Ejecutivo sea por 2 años, uno o quince minutos es una vulneración a la división de poderes. No tiene precedentes. Los que se llenaron la boca hablando de la cuestión republicana, estarían por vocación propia entregando a un Ejecutivo la facultad de legislar. Es una aberración.

Este gobierno fue elegido con una serie de promesas de campaña diametralmente opuestas a lo que está pasando hoy” y explicó: “Estamos ante un plan de ajuste convencional, lo dijo el propio Javier Milei en una reunión con gobernadores de todas las provincias: es un plan de ajuste como tantas veces se aplicó en la Argentina y sabemos que los planes de ajuste en nuestro país históricamente los pagan los trabajadores, los jubilados y la clase media.”  Por último agregó: “El ajuste no es a los gobernadores, es a las provincias y a los pueblos de las provincias. Cuando cortan recursos para las provincias, obras en las provincias, lo que sufre es la educación, la salud y la seguridad que están a cargo de las provincias”.

La ministra Patricia Bullrich y el vocero Manuel Adorni se sumaron a las críticas y apuntaron al gobernador por la toma de tierras en La Matanza que culminó con cinco personas muertas: la dirigente del PRO habló de “permisividad” de la provincia en las usurpaciones y el vocero ironizó que “evidentemente, el Estado tan presente no está”. Por estas horas están “carancheando” con la muerte de Uma, una nena de 9 años baleada en un asalto.

Carlos Bianco, ministro de Gobierno, es claro y contundente sobre la intención del presidente Milei de ahogar la provincia de Buenos Aires: “Hay una decisión política general de hacer un ajuste muy fuerte sobre las transferencias del Estado Nacional a las provincias y que, en particular, se enfocó el recorte en Buenos Aires, porque eso es lo que dicen los números. Si ellos se piensan que esto es un problema para debilitar al gobernador Kicillof, no es así: el problema es que están ajustando al pueblo bonaerense”.  Y agrega sobre el impacto del brutal ajuste: “Están licuando los ingresos, los salarios y también los ahorros. Ese impacto se verifica en la calle con menos consumo, por ejemplo, las ventas con Cuenta DNI cayeron un 30% en comparación con la misma época del año pasado, a pesar de los descuentos. Cayó un 30% el gasto real”. 

En las últimas horas, Axel Kicillof confirmó que participará de la movilización del 24  y lo hará como “un ciudadano más”, sin subirse al escenario,  junto a intendentes del Gran Buenos Aires. Anunciaron que participaran Mario Secco, Jorge Ferraresi, Fabian Cagliardi, Julio Alak, Julián Álvarez, Federico Otermin, Leonardo Nardini, Mayra Mendoza y Federico Achaval, entre otros.

Por admin