En una charla a sala llena, la antropóloga Rita Segato analizó el momento histórico, sus causas y la crueldad como pedagogía. “Debemos corregir errores fundacionales de nuestros Estados en América Latina. Si no lo hacemos, seguirán traicionándonos”, aseguró. Por Canal Abierto.


“Llamo pedagogías de la crueldad a todos los actos y prácticas que enseñan, habitúan y programan a los sujetos a transmutar lo vivo y su vitalidad en cosas. En ese sentido, estas pedagogías enseñan algo que va mucho más allá del matar, enseñan a matar de una muerte desritualizada, de una muerte que deja apenas residuos en el lugar del difunto”.

El fragmento que antecede es parte del libro Contra-pedagogías de la crueldad que la antropóloga Rita Segato publicó en 2018, un resumen de sus clases dictadas en la Facultad Libre de Rosario en agosto de 2016. Con él, la pensadora señaló a la crueldad como un elemento que gana terreno entre lo soportable y que nos vuelve insensibles. Un complemento sensorial a un capitalismo que concentra riqueza y expulsa personas; esas que, nos enseñan a diario, no merecen ni empatía.

“Vine de una forma intuitiva advirtiendo que algo estaba mal, que algo no iba a funcionar”, sostuvo Segato este viernes frente a una sala colmada, en el marco de una charla titulada “Combatir la crueldad” convocada por Ni Una Menos y otras organizaciones sociales y feministas en el Auditorio de ATE Nacional.

Y es que este ejercicio de la crueldad, este desprecio por la vida, obtuvo un lugar central en la retórica gubernamental de la mano del gobierno de Javier Milei, que sobrevino como el arenero de un tobogán de desencantos.

Foto: Marita Costa / ATE Nacional.

Cronología de la crueldad

Todas y todos nosotros estamos siendo sometidos a una pedagogía de la crueldad. El umbral de tolerancia para el sufrimiento del otro se va modificando. A veces veo representada la crueldad de una forma un poco simplista, como que la gente es mala, es cruel. Pero esto tiene una historia”, advirtió la antropóloga.

Y continuó: “Vivimos en el siglo de la envidia, el rencor, el resentimiento. El voto a Milei es un voto del resentimiento. ¿A qué? A que no se hayan cumplido ni las promesas de la Modernidad ni las de la democracia”.

Para ella, “no sólo tenemos que hablar de la desigualdad de género, sino de la desigualdad racial”. “Debemos corregir errores fundacionales de nuestros Estados de toda América Latina. Si no lo hacemos, los Estados seguirán siendo sospechosos y seguirán traicionándonos. Es un problema que nos lleva a andar en círculos”, sostuvo.

Segato, quien vivió un largo período en Brasil donde vio la llegada del bolsonarismo, aseguró que este in crescendo de crueldad se siente en el cuerpo como “una toxicidad” que mata. “Eso envenena el aire que uno respira. ¿Cuál es el antídoto? El humor”, concluyó.

También rescató el valor de la palabra: “Creo que el pensar en conversación ayuda. Eso falló: la comunicación, el esfuerzo del nombramiento. Todos trabajamos para sentir que la vida es indolora. Hay que nombrar el dolor, hay que decirlo. La palabra, yo creo, nos salva”.

Foto: Marita Costa / ATE Nacional.

Fuente: https://canalabierto.com.ar/2024/04/17/el-voto-a-milei-es-un-voto-del-resentimiento-a-que-no-se-hayan-cumplido-las-promesas-de-la-democracia/

Por admin