En los comicios de la provinica se enfrentarán las listas “Adelante Buenos Aires”, que postula a Maximiliano Abad, y “Protagonismo Radical”, que lidera Gustavo Posse. En la Ciudad, tres sectores se enfrentan: dos de ellos encolumnados detrás de Lousteau y un tercero enfrentado al economista, que pidió a la Justicia -sin éxito- aplazar la interna.

El radicalismo bonaerense y el porteño elegirán este domingo a sus autoridades en comicios internos que se realizarán en ambos distritos bajo un estricto protocolo sanitario para evitar contagios de coronavirus entre los afiliados al partido.

Unos 650 mil afiliados a la Unión Cívica Radical (UCR) en la provincia de Buenos Aires están habilitados para votar hoy, aunque se espera que sólo un 20 por ciento de ese total concurra a las urnas, tras una larga campaña entre virtual y presencial y con dos listas que polarizaron la atención.

En los comicios se enfrentarán las listas “Adelante Buenos Aires”, que postula al jefe del bloque de Juntos por el Cambio en la Legislatura platense, Maximiliano Abad, y “Protagonismo Radical”, que lidera el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

Se trata de las elecciones internas que debían realizarse en octubre del año pasado, pero debieron suspenderse por la pandemia de coronavirus.

El Gobierno nacional exceptuó del cumplimiento del Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (Dispo) a los involucrados en la celebración de las elecciones radicales y fijó un protocolo para la realización de los comicios que se celebrarán en el marco de la pandemia.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires, unos 112.200 afiliados elegirán a sus representantes en las 15 comunas del distrito y en una disputa que enfrenta a tres sectores: dos de ellos encolumnados detrás del senador Martín Lousteau y un tercero enfrentado al economista, que pidió a la Justicia -sin éxito- aplazar la interna.

En una pelea bastante opacada por la compulsa en territorio bonaerense, la UCR porteña elegirá nueve representantes por comuna (130 en total), incluyendo un presidente comunal del partido, más ocho convencionales que votarán en un plenario al próximo presidente del partido en el distrito.

Los primeros anotados para competir son los integrantes del oficialismo partidario -que conduce el porteño Guillermo de Maya-, apoyados por dirigentes como los históricos Enrique Nosiglia y Rafael Pascual, el diputado nacional Emiliano Yacobitti y la rama universitaria de la UCR.

En la vereda de enfrente está la agrupación “Radicales por Argentina”, que conduce el expresidente de Boca Daniel Angelici, acompañado por los legisladores porteños Martín Ocampo y Ariel Álvarez Palma y el exdefensor adjunto de la Ciudad José Palmiotti, entre otros.

Ambas listas apoyan el liderazgo de Lousteau en el distrito (que tiene su propia agrupación, Evolución, al margen de esta disputa) y, por eso, la pelea será solo para ver quién se queda con el control en cada comuna, y ubicar más delegados al Comité porteño, entre los que luego deberá surgir el reemplazante de De Maya.

En medio de lo que parecía una pelea cerrada entre las tropas de Angelici y de Nosiglia por ver cómo se distribuye el poder porteño detrás de Lousteau, un tercer grupo pidió a la Justicia que suspendiera los comicios hasta que no se instrumentara que, en el mismo acto eleccionario, fueran votados también los delegados al Comité Nacional y a la Convención partidaria, todos con mandato vencido por la pandemia.

Esta semana el Comité UCR Capital respondió la medida convocando para el 28 de noviembre a votar los delegados a los órganos nacionales del partido.

Por

Abrir chat